Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Tomado de: el-nacional.com
No es el apocalipsis. Es un conflicto que se debe abordar sin milenarismos. Es Libia. Un país al norte de África, habitado por gente que se viste y piensa muy diferente a nosotros. Gente  de quienes nos hemos forjado una idea desdibujada, como que últimamente  todo lo de Libia también nos sugiere el infierno por su incomprensibilidad, por su lejanía, por nuestra enajenación.  

Por Andrés Braun.
Y es que efectivamente Libia  no es un país de iglesias profanas, sino de mezquitas; no es un país de shakiras y gagas, sino  de mujeres envueltas en misteriosos telares que han aprendido a hablar con las miradas. Libia es el Islam. Un país amalgamado y enriquecido por las transiciones más impensadas. Una tierra capaz de parir reyes anacrónicos -uno en pleno siglo XX, el Rey Idris I- y  hasta  guerrilleros beduinos, incansables, como  Mu´ Ammar Al-Gadafi: aprendiz del canto de la soledad,  dibujante de  sueños en la arena.
 Libia es sinónimo de carácter, pero también de sutileza y de calidad de vida. ¿O quién niega  la hermosura de una ciudad como Trípoli? Bengazi:  sede de una magnifica escuela de leyes que enseña en árabe y en inglés, y que forma abogados de Alá, perfectamente educados en las nociones más complejas del derecho occidental, pero que lo miran de lejos y con recelo. 
Desde los últimos cincuenta años,   Libia ha figurado de la mano de Gadafi como un país con  una postura geopolítica clara, alineada al panarabismo e identificada  por  su rechazo a cualquier tipo de intervención  de las potencias occidentales. Gadafi,  más que un dictador, ha sido un ideólogo que ha sorprendido al mundo entero, ha  redactado  tres volúmenes al peor estilo de los agobiantes tratados de Lenin, y sin embargo totalmente alejados del marxismo, del liberalismo, de occidente. 
Su libro se llama el Libro Verde: una doctrina extraña  
Un tipo curioso este Gadafi, quién además de  expulsar a los italianos, logró un mate al rey Idris, y luego emprendió una agresiva carrera diplomática contra la OTAN, es decir, fue agresivo, determinista, maniqueo y resonante. Mostró los dientes, hacia afuera. ¿y hacia dentro? En su país todo esto se tradujo  en un sin número de expropiaciones; en una sharia, o ley coránica implacable como una daga. Y sin embargo también se ha reflejado  en una inversión social considerable, capaz  de ubicar a Libia como el país  con el mejor ingreso  per cápita  en toda la región del Magreb.  
Y es que justamente por todo esto Libia ha sido considerada como una piedra en el zapato para las pretensiones occidentales.  Y contra lo que se dice ahora, Libia sí que tiene petróleo y mucho. Detalle que sus enemigos siempre han tenido muy presente, pues el reciente  periodo de ocupaciones y bombardeos no es sino la voluntad de definir una partida cazada hace tiempo y  que quedó en tablas: a un lado Gadafi, al otro la OTAN. Ambos juegan sucio, ambos se prueban al máximo: la OTAN pagando amantes que envenenan a sueldo; Gadafi enamorándolas. 
Por supuesto, el líder libio  también ha cometido incontables errores, como eso de quemar libros y merecer el apelativo del “rostro duro de los árabes”. Pero si por allá llueve, por aquí no escampa. Me refiero a la postura  occidental, siempre tan frágil e hipócrita, que tampoco puede explicar del todo el hecho de que Francia haya sido durante mucho tiempo el principal proveedor de armas al régimen que hoy declara como su principal objetivo.  
Concluyo con lo siguiente: escribí  este artículo hace tiempo atrás. Ahora  no sé muy bien qué pasó con Libia. A duras penas sé de un invierno que se lo tragó todo. 
Andrés Braun
Columnista invitado LA LUPA
lalupaopinion@gmail.com

(Visited 141 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Director ejecutivo de Clout, agencia de influence marketing. Más de diez años de experiencia en consultoría de opinión pública y manejo reputacional para empresas en Colombia y Ecuador.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este fin de semana, en el parque Simón Bolívar, de Bogotá,(...)

2

Hoy tengo un compromiso con mi sentir, más que con la(...)

3

Sucede mucho, posiblemente más de lo que uno quisiera. Y no(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar