Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Los roles tradicionales de género suelen materializarse en deberes impuestos a las mujeres que se traducen en sentimientos de culpa, porque dichas tareas no pueden cumplirse o, simplemente, no se disfrutan. El ser mujeres no nos hace mágicamente buenas esposas, hijas ni vecinas; fallar en alguna de estas responsabilidades heredadas por la tradición judeocristiana es señalado por los entornos cercanos y por la sociedad en general.

Más allá de las reflexiones y de la subjetividad del sentimiento de culpa, esta palabra conoce la literalidad cuando de criminalidad se trata y es allí donde la influencia directa de los roles tradicionales de género se hace más evidente.

Un compilado de escritos sobre mujeres privadas de la libertad en Uruguay indaga sobre distintos fenómenos carcelarios y tipos de reclusas. El libro empieza describiendo las condiciones de las presas políticas durante la dictadura y termina analizando la situación de vida de mujeres presas por microtráfico.

Las mujeres condenadas por microtráfico son mayoría en las prisiones femeninas y mixtas en Uruguay. Serrana Mesa, analizó las causas por las que las mujeres buscan en el expendio de droga una salida a los problemas económicos encontrando que la mayoría de estas venían de lugares violentos en los que la distribución de los trabajos basados en los roles tradicionales de género era muy marcada. Adicional a esto, habla de los “círculos particulares de vida” haciendo alusión a los espacios de la vida social que pueden cooptar las personas siendo estos muy limitados en situaciones donde alguien depende económicamente de su maltratador.

Sin tener a donde ir, sin educación o algún tipo de independencia económica, las mujeres buscan ayuda en el Estado encontrando programas sociales que, reportan ellas, se convierten en trampas administrativas en donde se culpabiliza su situación, bien sea de madre trabajadora que busca un jardín público o de mujer “vaga” que pide bonos de canasta para alimentar a su familia.

Es así como entre el mito de la mala madre y la intención de romper el ciclo de la violencia, las mujeres se sumergen en un delito que termina siendo una muestra más de la violencia, ahora simbólica, a la que se encuentran sometidas. Vale la pena mencionar que en el microtráfico las mujeres suelen estar expuestas a violencia sexual y psicológica, y cuando son privadas de la libertad sufren violencia moral y física por parte de los agentes del Estado.

Una investigación de DeJusticia (2016) muestra que la realidad en Colombia es muy similar a la uruguaya, pues el 84% de las mujeres privadas de la libertad en nuestro país están condenadas por delitos de drogas.

El modelo punitivo de lucha contra las drogas condena a las mujeres como pieza minoritaria del eslabón, mientras los grandes capos —generalmente hombres— siguen visitando los barrios más vulnerables en busca de mujeres que son fácilmente reemplazables en la calle, pero que en la cárcel cumplen condenas que no dimensionan el contexto o motivación para el delito, impactando la posibilidad de generación de ingresos en sus familias: el 92% de reclusas por delitos de drogas son madres cabeza de familia.

La culpa de las mujeres que viene casi impuesta con los roles de género se torna medible cuando se habla de lucha contra las drogas y derechos humanos en la cárcel. Una deuda de los estudios de género es abrir este debate y empezar a generar mesas de concertación de penas y tratamiento de las mujeres privadas de la libertad, que no sean necesarias las vías de hecho como cuando esta discusión se dio por primera vez, que las presas eran militantes de los Tupamaros.

(Visited 321 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Psicóloga de la Universidad El Bosque y máster en Políticas Sociales y Acción Comunitaria de la Universidad Autónoma de Barcelona. He trabajado en temas de participación ciudadana y Derechos Humanos.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Paternidad: responsable y compartida

    Desde 2019 se presentó en Colombia el proyecto de ley sobre licencia compartida que, entre otras cosas, busca aumentar(...)

  • Opinión

    De Guantánamo y lo que no existe

    Hace unos días empecé a oír “The Other Latif”, un podcast que cuenta la historia de un periodista que(...)

  • Vida

    Los niños solos

    Uno de los elementos que más ha llamado la atención durante la crisis de refugiados que viajan de Centroamérica(...)

  • Opinión

    La vida cuadritos

    Con el aumento de la xenofobia en los últimos meses, muchas imprecisiones han empezado a surgir en la conversación(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

"Si se abriesen todas las puertas de la percepción, todas las(...)

2

El informe anual de Consumer Reports sirve como orientación para no(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar