Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La primera vez que escuché esa palabra fue en una conversación sobre las dinámicas de mi familia paterna. Mi interlocutora definía ese nicho compuesto por mujeres fuertes y dedicadas en su mayoría a los trabajos del cuidado como un matriarcado. Nunca entendí por qué me chocó tanto esa palabra tan bienintencionada, la consideré engañosa e inexacta, y aunque la incomodidad lleva rondándome años, hasta hace pocos días encontré la razón.

En Mujeres del Alma Mía, Isabel Allende reflexiona sobre su camino en el feminismo y habla de su familia, de los hombres machistas que la educaron y de su madre Panchita, una mujer educada para ser una esposa abnegada que nunca se cuestionó su rol en la casa, que se dedicó a sus hijos y a su esposo porque eso era lo que se esperaba. No más, no menos.

En su disertación sobre la familia tradicional chilena, Allende dice que las madres se hacen cargo de los hijos propios y los ajenos cuando se hace necesario, se refiere a ellas como fuertes y organizadas y dice que hasta el más obtuso de los hombres entiende a Chile como un matriarcado porque, según ellos, son las mujeres las que mandan en las casas. Nada más lejos de la realidad.

María Moliner define el matriarcado como la “organización social o familiar basada en la superioridad de la influencia o autoridad de la madre”. Si bien esta definición es posiblemente la que más se acerca al imaginario colectivo, está llena de imprecisiones. Lo que puede verse como influencia o autoridad de la madre no es más que una serie de maniobras logísticas para hacer funcionar el mandato del padre. En este orden de ideas, decisiones como los horarios, la compra y el manual de convivencia del hogar recaen sobre la madre, pero se enmarcan en la figura del hombre y sus labores productivas.

Así como el feminismo no es lo contrario al machismo, el matriarcado no es toda forma de organización donde la autoridad, los privilegios o el rol central de liderazgo es ejercida por las mujeres, tampoco es un sistema que otorga dominios casi ilimitados al sexo femenino. El matriarcado realmente es una palabra rimbombante para describir el momento vital de toda mujer en que se tiene que hacer cargo de la vida que construyó junto a un hombre y que él sí tuvo la oportunidad de abandonar, así sea momentáneamente, por algo que parecía más importante.

Reivindicar las labores del cuidado va más allá de hacer trampas lingüísticas para disfrazar un problema. Implica hacer un esfuerzo consciente por equilibrar la doble jornada, reducir la carga mental e interiorizar que, como plantea Silvia Federici, “eso que llaman amor es trabajo no remunerado”.

(Visited 517 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Psicóloga de la Universidad El Bosque y máster en Políticas Sociales y Acción Comunitaria de la Universidad Autónoma de Barcelona. He trabajado en temas de participación ciudadana y Derechos Humanos.

Más posts de este Blog

  • Vida

    Los niños solos

    Uno de los elementos que más ha llamado la atención durante la crisis de refugiados que viajan de Centroamérica(...)

  • Opinión

    La vida cuadritos

    Con el aumento de la xenofobia en los últimos meses, muchas imprecisiones han empezado a surgir en la conversación(...)

  • Vida

    Transformar la historia de la migración

    Cuando todo empezó, las noticias mostraban videos de familias cruzando por el río, con los colchones a cuestas, la(...)

  • Opinión

    ¿Matriarcado?

    La primera vez que escuché esa palabra fue en una conversación sobre las dinámicas de mi familia paterna. Mi(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

[caption id="attachment_1685" align="aligncenter" width="950"] En las calles, en los centros comerciales,(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar