Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

¿Por qué no es posible hablarle en castellano fluido? “Hola, Surita pruciosa (Hola, Sarita preciosa). ¿Ken es la bundusón de la casa? (¿Quién es la bendición de la casa?) ¿Ken es la ñeñeca cunsuntida? (¿Quién es la muñeca consentida?) A mer, ¿ken, ken? (A ver, ¿quién, quién?)”.

¿Qué sentido tiene cambiar la voz? ¿Para qué inventar un nuevo idioma remplazando consonantes y vocales? ¿A cuento de qué me expreso como si fallaran mis facultades mentales? Me he dado cuenta de la cara de bobo que pongo, exagerando la risa como si me acabaran de poner botox y ‘pelando’ los dientes como si fuera una hiena.

Me había prometido nunca hablarle así a Sara, pero hoy me resulta imposible cumplir con ese compromiso. También había jurado que jamás recurriría a ese jueguito al que todo ser humano acude para sacarle una sonrisa a un bebé: cubrirse detrás de una puerta, de una cobija o de las propias manos y entonces aparecer sorpresivamente (“¿On ta bebé?”).

Sudo en mi desesperado intento por llamar su atención. Bailo en frente de ella como si estuviera haciendo casting para ‘El Factor X’, me boto al piso como un perro bobo para que me busque con la mirada y hago ruidos y muecas como un maniático para capturar su mirada esquiva y pasajera. Cuando al fin se queda viéndome, con cara de seria, es como si dijera de manera indiferente: “¿O sea que qué? Todo eso que usted está haciendo… ¿para qué o como por qué?”.

Mis esfuerzos no paran ahí. He desempolvado mi memoria musical para entonar canciones legendarias como “Pin Pon es un muñeco”, “El Payaso Plin Plin”, “Arroz con Leche” y “Tengo una muñeca vestida de azul”. Incluso, inconscientemente, he llegado a adaptar otro tipo de canciones que ni siquiera pensé que me sabía: “Surita cunsuntida, pungana den cheno, pomo un fanonito qui pusho mi Nio (Sarita consentida, colgada del cielo, como un farolito que puso mi Dios)“.

Todo lo que ella hace es único, precioso, magnífico, increíble, digno de ser retratado como lo demuestran las 84 fotos y los 32 videos que tengo de Surita… perdón, de Sara… quien a sus escasos siete meses de vida ya cuenta con un detallado registro multimedia de los momentos más importantes de su existencia, como la inolvidable experiencia de la primera compota -desparramada a lo largo y ancho su babero rosado- y el piecito derecho que siempre anda desnudo porque se le cae la condenada media.

 

“Si vieran lo inteligente que es”

Yo la veo emocionarse con alguna de mis payasadas, mientras agita las piernas y los brazos descoordinadamente, expidiendo babas por entre esa jetica sin dientes y untada de papilla. Inevitablemente, esa imagen me produce una repugnancia incontenible: “¡Tan miminaaaa! (¡Tan divinaaaa)!”. Por Dios… yo ni siquiera uso la palabra ‘divina’.

Aún no he contado lo peor. Cargo las fotos y videos en el celular mostrándoselas a todo el que dé papaya, como quien anda con bebé prestado: “Vean, esta es Sarita… ¿linda o no?”. Y no me conformo con enseñar una o dos fotos, sino que tengo que socializar todo el álbum, intentando convencer a mi aburrida audiencia de que la próxima imagen es mejor que la anterior: “Pero miren esta… ahí se está chupando el dedo del pie… uy, no, pero esta sí es chévere, porque está sacando la lengua… ahhh, no, pero vea, esta sí que es campeona, con el gorrito de vaquita… humm, ¿ya le mostré la foto en la que se está chupando el pie?”.

También he caído en el cliché de hablar de Sara como si desde ya demostrara cualidades de genio que ningún otro bebé tiene: “¡Jah! Si vieran lo inteligente que es… Es que ella es ‘súper-entendida’ y es más jodida que quién sabe qué… Claroooo, ella sabe cuando la mamá no está… bobita no es… Hum, es ‘china’ es más avispada”.

Todos quieren cargarla, darle tetero y cambiarle el pañal. En las reuniones familiares no hay quien se resista a coger sus bracitos y piernitas carnosas, a jalarle sus cachetes con algo de desespero, a darle decenas de besos, a apretujarla y a zangolotearla -así dice mi abuela: “¡Dejen de zangolotear a la niña!”-.

Incluso, ya tenemos identificada a una tía que logra sacar de quicio a Sarita, porque la abraza como el zorrillo apestoso de los Looney Tunes (Pepe Le Pew, el mismo que agarra de manera exasperante a la pobre gatica), mientras le dice con su fastidiosa voz nasal: “¿Ken es la ñeca? ¿Ken es la moshura? (¿Quién es la muñeca? ¿Quién es la hermosura?)”, como si mi sobrina fuera a decirle: “¡Yo! ¡Yo! ¡Pero suélteme, fastidiosaaaaa!”.

Cuando me quedo detallándola, me pregunto por qué nos idiotiza de esa manera. La veo mueca, calva, sin cintura, con gorditos en todo el cuerpo y me doy cuenta de que la queremos tanto, simplemente, por el hecho de existir. Sarita no nos da nada a cambio. Nuestro amor por ella es tan infinito como desinteresado. Pero me he dado cuenta de que también es uno de los sentimientos más egoístas y egocéntricos que un ser humano pueda tener, porque consiste en un amor que se profesa por la propia sangre y por la de nadie más.

 

*Próximo miércoles, desde las 7 a.m.:
‘Carta abierta sobre una exnovia (primera parte)’


facebook.com/Agomoso

¡Ojo! En los próximos días les avisaré cómo pueden comprar mi libro en su versión digital, para que lo descarguen desde cualquier lugar del mundo. Será a través de libranda.com. Esperen noticias.

*Por ahora, no sea líchigo. Compre mi libro “A usted también le ha pasado, ¡admítalo!” -de Intermedio Editores- incluye 18 artículos EXCLUSIVOS (vea aquí los títulos). ¡El prólogo es de mi mamita! Lo encuentra en Panamericana, Librería Nacional (aquí, compra on-line), Prodiscos, Entertainment Store y La 14, entre otras.

*Si se lo perdió…

‘Cuando las mujeres pelean con la comida’

‘Nota a los lectores: los días de este blog están contados’

‘Algunos hombres no bailamos por gusto, sino para ‘levantar’ ‘

‘Si yo trabajara con una moto, también me metería entre los carros’

‘Así me agarré con mi novia en un trancón de dos horas’

‘Estoy llegando a los 30 y no tengo maestría’

‘Testimonio (inventado) de una reina de belleza pobre’

‘¿Sufre usted de torpeza social?’

‘Cuando uno se aburre del trabajo’

‘Si quiere conquistarla… pertúrbela’

‘He aquí el porqué las mujeres no pagan la cuenta’

‘Mi novia es una bruja’

‘La primera vez de un turista colombiano en Estados Unidos’

‘Viajando en avión por primera vez’

‘Cuando los gordos hacen ejercicio’

‘Mis ‘archienemigos’: los zancudos’

‘¿Por qué los hombres feos despreciamos a las mujeres feas?’

‘¡Alerta! ¡Mi mamá tiene cuenta en Twitter!’

‘¡Déjenme fumar en paz!’

‘Esta es la columna (que me imagino) de Daniel Samper Ospina si hubieran ‘hackeado’ la cuenta de otro Daniel Samper Ospina’

‘Esta es la historia (que me imagino) de la entrevista ‘in english’ a Carolina Cruz… ‘and the music’ ‘

‘¿Es ud. adicto a la impuntualidad? Yo sí’

‘Cuando una mujer se aprovecha de un hombre’

‘Si yo fuera empleada del servicio… sería igual de confianzuda’

‘Yo era un patito feo, inmundo; ahora soy un pato, a secas’ (del libro ‘A usted también le ha pasado, ¡admítalo!’)

‘Las costeñas me intimidan’ (del libro ‘A usted también le ha pasado, ¡admítalo!’)

‘Si yo fuera taxista… sería igual de atravesado’

‘Celos de madre’

‘Trabajo como ‘independiente’ y… ¡me estoy volviendo loco!’

‘La necesidad tiene cara de olla – Yo hice fila con sobres de Ricostilla’

‘Malentendidos entre hombres y mujeres – Segunda parte’

‘Malentendidos entre hombres y mujeres – Primera parte’

‘Chistes tontos de la infancia’

‘Las ‘supervacaciones’ de mi mamá me aburren’

‘Todo nos gusta regalado’

‘Nos fascinan las ‘lobas’, ¿por qué a ellas no les gustamos los ‘lobos’?’

‘La bendita maña de decir mentiras’

‘El amor al carrito nuevo’

‘Cosas que nos pasan a los hombres en baños ajenos’

‘Sudando en el peor puesto del TransMilenio: la puerta’

‘Sobreviviendo a los lectores criticones de mi blog’

‘Almuerzos de mujeres: ideales para entenderlas mejor’

‘Cuando los hijos regañan a sus papás como niños chiquitos’

‘Mujeres que le tienen fobia al motel’

‘El arte de ‘levantar’ en la oficina’

‘Sobreviviendo como asalariado a la reestructuración de una empresa’

Shows de mujeres que hacemos los hombres’

‘Esta es la historia (que me imagino) de unos taxistas que golpearon a un par de pasajeros’

‘¿Cuándo será mi última ‘faena’ entre sábanas?’

‘Si yo fuera celador, sería igual de insoportable’

‘Salí del país, me unté de mundo y ahora soy mejor que ustedes’

‘Querido Niño Dios: te pido que mi familia no me avergüence en la fiesta de Año Nuevo’

‘Que alguien me explique los gozos de la novena de aguinaldos’

‘Manejo como una dulce anciana’

‘Mi tía, la invencible, tiene el superpoder de la intensidad’

‘Muéstrame tu foto de perfil en Facebook y te diré cómo eres’

‘¿Por qué los colombianos nos creemos “la verga”?’

‘¡Deje el resentimiento contra los ricos!’

‘Soy muy cobarde; le tengo pavor a las peleas’

‘Yo no entendía por dónde orinaban las niñas; dudas que muchos teníamos, pero nos daba pena preguntar’

‘Mi abuela es más progresista y liberal que sus hijas’

‘Es cierto y es un karma: los hombres pensamos siempre en sexo’

‘Respuesta masculina a cosas que ellas nos critican en la cama’

‘Carta de un hombre que no ve fútbol, ni le gusta, ni le importa’

‘A mí me tocó aprender a bailar con mis primos’

‘¿Por qué las mamás pelean cuando hacen oficio?’

‘Así es, aún vivo con mi mamá’

‘Si su nombre es ‘guiso’, usted tiene pasado de pobre: att. Jáiver’

‘Salir con… colombiana vs. extranjera’

‘Volví con mi ex… suegra, pero no con mi ex novia’

‘Qué miedo empezar una nueva relación’

‘Me salió barriga; ahora sí salgo a trotar’

‘Así se sufre una temporada sin trabajo, ni novia, ni plata pa’ viajar’

‘Qué difícil ganar una beca cuando no se tiene pasado de ñoño’

‘Mi mamá habla un mal español; mi papá, un pésimo inglés’

‘Sí, soy metrosexual… y usted también, ¡admítalo!’

‘Conquistar a las mujeres de hoy requiere más que sólo actitud; aliste una hoja de vida impresionante’

‘¿Cómo se atreve mi ex novia a casarse?’

 

*ESTE BLOG APARECE EN LA SECCIÓN ‘DEBES LEER’, EN LA PESTAÑA VERDE DE ELTIEMPO.COM. TAMBIÉN PUEDE USAR EL LINK CORTO: bit.ly/agomoso

(Visited 361 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Andrés Gómez Osorio. Escritor. Confundido.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Sin duda alguna, la pandemia reveló nuestros peores miedos al obligarnos(...)

2

Imagina que te vas de viaje a tierras muy lejanas y(...)

3

Con el cambio de marcación en Colombia de 10 dígitos para(...)

11 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. CarlosAntropoHisterico

    Cuan cierto, todos tenemos una afinidad con nuestros bebes, con los sobrinos, primitos chiquitos, hermanitos, y sobre todo, hijos, y tranquilo, la cara de idiota todos la ponemos, (unos más que otros, como en su caso) pero no hay dicha más grande que ver crecer ese manojito de babas y llanto y ver su desarrollo, sus logros y la alegria de las cosas tan sutiles como el hacer un “solito”. Chato, interesante la reflección, y nos estamos poniendo serios. Deseo leer su nueva etapa que nos plantea.

  2. andressan122

    Muy cierto, sobre todo la ultima parte “Pero me he dado cuenta de que también es uno de los sentimientos más egoístas y egocéntricos que un ser humano pueda tener, porque consiste en un amor que se profesa por la propia sangre y por la de nadie más.”

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar