Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

«Yo no era como ellos, yo me di cuenta muy rápido de dónde estaba y a los siete años ya sabía que me iba a ir. No sabía cuándo ni a dónde. A mí me preguntaban: ¿qué quieres ser cuando grande? Y yo decía: extranjera».

El sonido de las olas, de Margarita García Robayo, contiene tres novelas cortas atadas por el mar y la vida en el Caribe. Pero también por algunos de los temas que incomodan a la escritora, quien en diversas entrevistas ha afirmado que la molestia es uno de sus motores a la hora de escribir.

Aunque las tres novelas fueron escritas en momentos diferentes y distantes entre sí, al leerlas se percibe una columna vertebral que soporta al libro que las compiló. No solo por los asuntos que subyacen a las narraciones, sino por la presencia de elementos que conectan a las tres protagonistas: una niña, una adolescente, una joven adulta. Todas, en la etapa de vida que experimentan, miran su entorno con extrañamiento, se sienten ajenas y buscan huir. Parece que afuera de ese ecosistema hay oportunidades de cambio, de escalamiento, y eso impulsa en medio del hartazgo de la cotidianidad.

Hasta que pase un huracán relata la historia de una mujer que está dispuesta a todo por irse del país, valiéndose del simbolismo de su cuerpo como medio. Persigue un imaginario de progreso común entre los latinoamericanos, porque la sociedad de su origen está atascada y ella permanece en el hastío. Esa búsqueda es tan compleja como desgastante, al punto de someterla a una vida en trance que observa cómo los que se van carecen de esa necesidad visceral de huida, mientras ella, que sí la tiene, advierte un estancamiento derivado de las mismas dinámicas locales.

Lo que no aprendí es la novela más larga y está compuesta por dos partes. En la primera narra Catalina, una niña de once años que quiere saber más de su papá: su verdadero trabajo, lo que habita su mente y el aura mística que despierta en la comunidad. Su mamá, una mujer difícil y arrebatada que tampoco entiende a su esposo, insiste en el ocultamiento y se encarga de abrir más interrogantes en la curiosidad de la protagonista. Como sus preguntas no hacen eco en la familia, ella busca por otros lados: libros, vecinos y sueños que le den información. En la segunda parte narra una adulta que, por un encuentro familiar en circunstancias de estremecimiento, cuestiona la reconstrucción de los recuerdos. En vista de que cada miembro de la familia tiene una versión diferente de los sucesos, su deseo de escribir -porque ella es escritora- batalla con el raro mecanismo mental que clasifica hechos y los alberga como quiere en los anaqueles de la memoria.

Finalmente, Educación Sexual es un relato construido a manera de folletín y atravesado por la historia de unas adolescentes educadas en un colegio del Opus Dei. Allí, la formación en sexualidad, a todas luces condicionada por la prohibición, se sustenta en la culpa y en la difusión de recursos audiovisuales dignos de pesadillas en las noches. La protagonista, que mantiene vínculos ambivalentes con sus amigas, vive para sobrellevar el fastidio que supone su contexto desde la expectación marginal.

Las tres novelas cortas comparten miradas al racismo, a la figura del padre, al clasismo, a las desigualdades, al abuso sexual, a la migración y al ambiente sociopolítico que ha reforzado la idiosincrasia de lugares extrapolables a cualquier rincón de América Latina. También coinciden, desde el punto de vista formal, en la experimentación e hibridación literaria. Lo que en la edición es etiquetado como novela corta, transita las fronteras del ensayo, del cuento largo y juega incluso con la autoficción. Esa condición anfibia que no solo explora la intimidad sino que solapa contextos y fenómenos colectivos, es uno de los aspectos más interesantes de la pluma de Margarita. Su construcción de imágenes, propia de una observadora precisa, revela y sacude a partes iguales.

(Visited 131 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Máster en Escritura Creativa, Magíster en Estudios y Gestión del Desarrollo, Politóloga e Internacionalista. Leo, escribo, doy clase. Organizo talleres y un club de lectoescritura.

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Hubo vida

    «Recuerdo los días en que me llegó a gustar vivir. Parece que la vida fue hace mucho, cuando me(...)

  • Libros

    Dieciséis relatos de Anaïs Nin

    La intemporalidad perdida, de Anaïs Nin, compila dieciséis cuentos que nunca se habían publicado en español. La escritora francesa(...)

  • Sin categoría

    Bogotá está herida

    Hace unos meses, en un taller de escritura, me inspiré en Bogotá para incursionar en la poesía. En uno(...)

  • Libros

    Más al sur: una crónica sobre los suicidas

    Las crónicas acercan los fenómenos y los convierten en realidades próximas al lector, extrapolables a su contexto. En eso(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Recordemos que el Parque Nacional Natural Gorgona es un joya colombiana(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar