Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Estela estalló, como estalló Chile, su país, así que da su testimonio con rabia. Le cuenta a las autoridades todo lo que es importante en su versión del hecho: la muerte de la niña que cuidó por siete años. Advierte que es una historia más compleja y antigua de lo que ella pudo constatar y por eso insiste en la relevancia de las minucias para hablar de los comienzos: ¿qué marca el inicio de los acontecimientos?, ¿dónde y cómo se traza el punto de partida? Un suceso siempre empieza antes de lo visible.

En Limpia, la última novela de la escritora chilena Alia Trabucco, Estela García se defiende, en lo que parece un interrogatorio, con los detalles de lo que vivió en la casa de Los Señores a las afueras de Santiago. Por su posición de trabajadora doméstica es señalada e inculpada, entonces se vale de la ironía en su narración para confrontar los estereotipos de clase social. No le preguntan nada, pero ella relata las formas del trato vertical que se disfraza de generosidad, los secretos de una familia privilegiada y las negociaciones con la niña, Julia, para poder llevar las riendas de la casa. El paso del tiempo en su vida, medido en la utilización de kilos de sal, le cedió demasiado terreno a la rutina en detrimento de la cordura.

De la vida de Julia lo cuenta todo. Estela conoce su talante para reconocer el lugar que le corresponde en la jerarquía del hogar, las manifestaciones de su ansiedad y sus comportamientos de adulta sin equilibrio. Llegó a la casa antes de que la niña naciera y asumió su cuidado, casi por completo, en todas las etapas. De hecho, menciona cómo rozó el terreno de la disputa con la madre por la propiedad de la crianza. Simbólicamente, claro, pues la imposición de la autoridad materna fue el recurso que siempre dirimió la única relación posible entre Estela y la familia: la servil.

Además de narrar las distancias abismales entre ella y sus jefes, Estela habla de sus años en la casa de familia como un retrovisor de la relación con su propia madre: una mujer cálida y supersticiosa que nunca quiso que ella se fuera a trabajar a Santiago. Una piscina, una perra, un asalto y otros elementos les dieron la razón a los presentimientos de su madre, aunque después de la tragedia Estela sabe que su monólogo es solo una formalidad.

(Visited 287 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Máster en Escritura Creativa, magíster en Estudios y Gestión del Desarrollo, politóloga e internacionalista. Leo, escribo, doy clase. Organizo talleres de escritura y clubes de lectura.

Más posts de este Blog

  • Libros

    La espera y el maldeniña

    Maldeniña es la segunda novela de Lorena Salazar Masso. Está protagonizada por Isa, que vive en un hotel de(...)

  • Libros

    Nada que decir

    Nada que decir, de Silvia Hidalgo, es la historia de una mujer que, en el hartazgo de su matrimonio(...)

  • Libros

    Ese río

    En una excursión a la isla, Enero, el Negro y Tilo pescan una raya y se la llevan en(...)

  • Libros

    Las amigas de las amigas

    Detrás de los zapatos de Carrie, cada vez más disonantes en el ecosistema contemporáneo, la segunda temporada de And(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

¡Eh, hablemos de algo real! A medida que vamos recorriendo el(...)

2

La innovación empresarial es clave para la continuidad de las empresas(...)

3

Desde que anunciaron esta continuación han llovido opiniones, muy especialmente en(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar