Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La narradora observa Cartagena, su ciudad natal, desde el alfombrado blanco de Nueva York. Reconoce que no puede responder muchas preguntas ni explicar lo que ocurre en su lugar de origen. Los extranjeros que conocen Cartagena le hablan de una ciudad diferente, glamurosa, de postal con fotos de la muralla. Pero ella no reconoce ese relato miope del que se aleja sin ganas de volver. En busca de un horizonte, pasa por Barranquilla, Bogotá y otros rincones del mundo, pero la vida la devuelve por el efecto de la nostalgia y de los ciclos que nacen y mueren.

La personalidad de los pelícanos, de Teresita Goyeneche, es una crónica que intenta descifrar la naturaleza de Cartagena a partir de una comparación —heredada del padre— con los pelícanos. La autora investiga y escribe para desvirtuar la comparación, pero la realidad local, sumida en un sistema de corrupción al servicio de los clanes políticos tradicionales, le hace difícil el trabajo. La pasarela de las administraciones distritales, desde que los alcaldes son elegidos popularmente, ha estado a medio camino entre el Palacio de la Aduana y la cárcel.

La subjetividad del texto está atravesada por los recuerdos de su infancia en un barrio de clase media (Pie de La Popa), y por los quiebres que introducen a su imaginario, durante la adolescencia de los amores pioneros, la aspereza de la situación económica y racial de la ciudad. Mientras los turistas recorren el centro amurallado a caballo, el mercado de Bazurto hierve entre el pescado y la fruta descompuesta. Mientras el núcleo histórico es habitado por las flores de las casas coloniales, la champeta nace para aliviar a los oprimidos por el color de su piel.

Las dualidades de opulencia y miseria, privilegio y segregación, son las heridas que expulsan de su ciudad a la autora, pero también los imanes de la reflexión que la atraen de vuelta. Por medio de una prosa íntima y cargada de anécdotas, Teresita Goyeneche se empeña en evidenciar la ceguera inherente al imaginario fantasioso sobre Cartagena, y en demostrar que los pelícanos no son aves de carroña.

(Visited 250 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Máster en Escritura Creativa, magíster en Estudios y Gestión del Desarrollo, politóloga e internacionalista. Leo, escribo, doy clase. Organizo talleres de escritura y clubes de lectura.

Más posts de este Blog

  • Libros

    La espera y el maldeniña

    Maldeniña es la segunda novela de Lorena Salazar Masso. Está protagonizada por Isa, que vive en un hotel de(...)

  • Libros

    Nada que decir

    Nada que decir, de Silvia Hidalgo, es la historia de una mujer que, en el hartazgo de su matrimonio(...)

  • Libros

    Ese río

    En una excursión a la isla, Enero, el Negro y Tilo pescan una raya y se la llevan en(...)

  • Libros

    Las amigas de las amigas

    Detrás de los zapatos de Carrie, cada vez más disonantes en el ecosistema contemporáneo, la segunda temporada de And(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Cuando ponemos en el buscador la palabra Resiliencia, resulta en común(...)

2

En uno de mis viajes recurrentes a Medellín, ciudad que amo(...)

3

Mi vida adulta comenzó el día que vi cuánto pagaba de(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar