Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La narradora de Geografía doméstica, de Margarita Cuéllar, pasea al lector por los rincones de su casa y lo pone a pensar en los objetos y en los espacios. La pandemia la llevó a preguntarse por todo lo que ocurre en la cocina, en la sala, en las habitaciones, como consecuencia de la función de la estufa, el sofá, las cortinas, los relojes y todos los artefactos que hacen de una casa un lugar ambivalente. Por un lado, supone un refugio físico; por otro, demanda unas labores que pueden ser avasalladoras.

Con la contemplación de los objetos, la narradora atraviesa recuerdos de su infancia, de su maternidad, de su paso por Nueva York. Revisar valijas es encontrar fotos y regalos que conservan memorias y materializan el paso del tiempo. Igualmente es un listado de interrogantes a propósito del envejecimiento, del ser mujer, del feminismo, de la relación entre el adentro y el afuera. La vida también ocurre adentro, en la domesticidad, no solo al otro lado de la mirilla.

De todos los objetos, los textiles son los que más vinculan a la narradora con lo material. Desde niña tiene una fascinación por los hilos, las telas, los tejidos y la capacidad subversiva de un remiendo o de una pieza cosida (pañales de tela, banderas, pañuelos). De hecho, encuentra tan pedagógico que las palabras texto y textil tengan la misma raíz —basta pensar en la cantidad de metáforas textiles para narrar—, que decide crear un espacio universitario alrededor del bordado y la costura. En un entorno académico con poco espacio para sentir, es disruptivo poner a los estudiantes a hacer lo que hacían sus abuelas o las mujeres de su linaje.

La novela se recorre como un álbum familiar. Uno se detiene en los detalles, asocia las imágenes a un momento concreto, piensa en su propio techo, en sus recuerdos y en los lazos que ha construido con lo inerte a la hora de habitar la casa. Ese álbum es físico y uno siente nostalgia: lo digital nos ha arrebatado el tacto. Las cosas heredadas, coleccionadas, compradas o simplemente acumuladas aparecen en la mente y uno se pregunta dónde las tiene guardadas —si es que no las ha botado—. El libro contiene aproximaciones a otros referentes literarios, películas y piezas de arte para ahondar en la visión crítica —pero reivindicatoria— de la casa: el lugar al que uno de verdad siempre vuelve.

(Visited 248 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Máster en Escritura Creativa, magíster en Estudios y Gestión del Desarrollo, politóloga e internacionalista. Leo, escribo, doy clase. Organizo talleres de escritura y clubes de lectura.

Más posts de este Blog

  • Libros

    La espera y el maldeniña

    Maldeniña es la segunda novela de Lorena Salazar Masso. Está protagonizada por Isa, que vive en un hotel de(...)

  • Libros

    Nada que decir

    Nada que decir, de Silvia Hidalgo, es la historia de una mujer que, en el hartazgo de su matrimonio(...)

  • Libros

    Ese río

    En una excursión a la isla, Enero, el Negro y Tilo pescan una raya y se la llevan en(...)

  • Libros

    Las amigas de las amigas

    Detrás de los zapatos de Carrie, cada vez más disonantes en el ecosistema contemporáneo, la segunda temporada de And(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Cuando ponemos en el buscador la palabra Resiliencia, resulta en común(...)

2

En uno de mis viajes recurrentes a Medellín, ciudad que amo(...)

3

Mi vida adulta comenzó el día que vi cuánto pagaba de(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar