Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hace poco leí la noticia sobre el premio que recibió el Gimnasio La Fontana en Bogotá por, básicamente, hacer felices a sus estudiantes. Sí, el país de la India reconoce centros estudiantiles por los niveles de felicidad en el entorno, en los profesores y en los padres de familia. El galardón se llama Great Place to Study.

Y entonces pensé en lo acertada que resultó la idea que desarrollé en mi tesis de Maestría, que en pocas palabras es identificar esos factores que permiten que un niño sea feliz aprendiendo pero no de la manera anacrónica como lo estamos haciendo, sobre todo en Colombia y especialmente en las veredas más apartadas.

Aprender no es someterse a las reglas y no pensar, no. No todos aprendemos con el mismo método y no a todos nos interesan los mismos temas. Homogeneizar el pensamiento es lo que nos ha llevado siempre a aparecer en el último puesto de los estándares educativos internacionales.

Es así como creo importante compartirles algunas de las sugerencias que plasmé en mi escrito académico hace casi dos años y, que quiero que ustedes lean:

  1. Reestructurar  el rompimiento del ciclo educativo que se fundamenta en la falta voluntad política y las relaciones con los agentes claves en la ejecución de una línea educativa (docentes, padres de familia, comunidad y actores políticos), para elevar los estándares de participación ciudadana entorno a la educación en los territorios.
  2. Se hace necesario reforzar la educación rural desde la infraestructura, la alimentación escolar, capacitación docente, mejora salarial docente, aportes del sector privado, de organizaciones y fundaciones sin ánimo de lucro, acciones afirmativas para la resolución de conflictos y un enfoque especial dadas las características propias del campo colombiano.
  3. Es urgente implementar el componente de felicidad en la educación escolar, tanto rural como urbana, con el fin de reducir indicadores de deserción y asegurar el interés de los estudiantes en las distintas áreas del conocimiento, a partir de técnicas que tengan en cuenta la multiplicidad de inteligencias y métodos de enseñanza alternativos y modernos.

Esta última sugerencia es la que menos le ha interesado, por lo menos, al Estado colombiano porque es costosa e implica plantearse un nuevo modelo educativo y, además lo obliga a revisar los contenidos académicos integrales para los niños y los jóvenes. En este argumento me encuentro con la posición de Guillermo Carvajal, quien afirma que la escuela que tenemos en occidente es aburrida y está empeñada en enseñar cosas que no son muy útiles para la sociedad de hoy; también coincido con él en insistir que el modelo actual que implementamos está diseñado para simplemente obedecer, que en otras palabras es la imposición del conocimiento y la castración de la creatividad.

Por eso reitero que la única manera de asegurar calidad de vida a los colombianos de las nuevas generaciones está en brindar una educación integral y actualizada que les permita desarrollar plenamente sus talentos y capacidades.

¡Dejemos de obedecer!

Twitter: @Lore_Castaneda

(Visited 3.125 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Máster en Gobierno UCM. Abogada Rosarista. Directora General de Fundación Jornal. Columnista de opinión. Asesora y analista en asuntos políticos. Trabajo por una niñez feliz y en paz.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Circunstancias

    No es lo mismo ser mujer en Latinoamérica que en cualquier otra parte del mundo. Tampoco es lo mismo(...)

  • Colombia

    Son diez

    Recuerdo con mucha nostalgia y orgullo la primera entrega de una biblioteca en Icononzo, (Tolima). Todo comenzó apoyando un(...)

  • Colombia

    Una vez más, Icononzo

    Estaba muerta del susto. Era mi primera vez en una pasarela de moda. Había una alfombra roja y varios(...)

  • Bogotá

    Los grandes también se van

    Era un martes cualquiera de finales de octubre, un martes lluvioso y gris... un día muy bogotano. Me iba(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Canadá es uno de los mejores países en calidad de vida,(...)

3

Si usted, apreciado lector, es amante del buen vino y de(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar