Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Era un martes cualquiera de finales de octubre, un martes lluvioso y gris… un día muy bogotano. Me iba a ver con mis amigas de la universidad en un restaurante de Chapinero, pero pasadas las cinco de la tarde recibí la llamada que nadie quiere contestar y asimilar: mi tío había fallecido de manera sorpresiva y ya no había manera de devolverlo a la vida. Sentí que era un mal sueño, bueno aún lo siento.

Mi tío era un ser único. Valiente, trabajador, responsable, callado, amoroso a su manera (como yo) y claro, un hombre muy sabio que no se guardaba nada y que siempre cantaba que no era monedita de oro para caerle bien a todos. Pero a pesar de ser uno de los mejores hombres que he conocido, no todos comprendían sus maneras de ver el mundo. Por la ignorancia de muchos, sufrió lo que nunca quise que viviera; injusticias, señalamientos y malos tratos. Pero con mi familia (incluyo a Otus) lo defendimos hasta el último día, porque hoy más que nunca quisiera decirle que no se merecería tanto dolor, que él nunca tuvo culpa.

Él, como muchos colombianos, sufría de una enfermedad silenciosa que le carcomía sus pensamientos. Su salud mental lo hacía vivir en mundos distintos, complejos y oscuros. Lo vi llorar, lo vi desesperarse, pero eso sí, peleó hasta el final como un titán, tal como lo dice Ali A.K.A Mind en su canción.

Aprendí mucho de él y aunque era de pocas palabras, su vida fue una enseñanza enorme para mi. Lo respeté todos los días de mi vida y eso sí, aún lo sigo queriendo. Para mi sorpresa, en medio de sus silencios entendí que me parezco a él en muchas cosas. Quizá veíamos el mundo de una manera muy parecida porque valoramos lo realmente importante, la familia; mi tío hizo lo que pocos hacen, el mayor de los cuatro hermanos cedió su futuro por ellos -estudien para que no sean como yo, dijo alguna vez-, ese es el acto más grande de amor que he visto en mi vida.

Con seguridad puedo decir que soy lo que soy por él. Mi tío nos abrió los caminos, nos dejó una vida con más oportunidades, nos enseñó que si tienes 10 pesos, 8 serán para los que amas, y me dejó un legado que él no imaginó, entender que la salud mental no es un juego, que todos podemos sufrir de ese mal de la cabeza que nos doblega cuando menos lo imaginamos.

A pesar de su intempestiva partida, él no se imagina cuánto lo voy a extrañar, cuánto quise aprender más de él. Pero ya solo me queda darle las gracias, porque por él jamás voy a apagar mi radio, nunca dejaré que les hagan daño a los míos y siempre pero siempre me sentiré orgullosa de él.

@Lore_Castaneda

(Visited 253 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Máster en Gobierno UCM. Abogada Rosarista. Directora General de Fundación Jornal. Columnista de opinión. Asesora y analista en asuntos políticos. Trabajo por una niñez feliz y en paz.

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Una vez más, Icononzo

    Estaba muerta del susto. Era mi primera vez en una pasarela de moda. Había una alfombra roja y varios(...)

  • Bogotá

    Los grandes también se van

    Era un martes cualquiera de finales de octubre, un martes lluvioso y gris... un día muy bogotano. Me iba(...)

  • Bogotá

    Resistencia

    Sí, resistir se volvió el verbo de los jóvenes que a pesar de ver cómo matan a sus contemporáneos(...)

  • Bogotá

    Hasta encontrarlas

    Podría llenar este espacio con cifras y con una serie de argumentos, pero sé que a la final no(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Llegar a vivir a una ciudad nueva es un reto desde(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar