Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Recuerdo con mucha nostalgia y orgullo la primera entrega de una biblioteca en Icononzo, (Tolima). Todo comenzó apoyando un proyecto de unas estudiantes de la Universidad del Tolima (entre ellas mi prima). Su trabajo de grado consistía en dotar de libros el espacio donde inicialmente debería quedar la biblioteca de la Escuela. Pero el lugar realmente era usado como un cuarto donde se guardaban algunas cosas de la vereda, sin poca luz y mucho polvo. Nos encargamos entonces de recoger libros, enciclopedias, cuentos infantiles, material educativo y buscar la estantería. En esa ocasión recibimos más de 1200 libros donados (nuevos y usados en buen estado). Le dimos vida a ese salón y nos encargamos de activar lo que hoy en día sus lugareños conocen como La Biblioteca de la Escuela.

En San José de Guatimbol reposa el primer centro de lectura y de consulta que donamos con Fundación Jornal. Esta vereda de Icononzo que ha sido víctima de la violencia desde los años 50, que vio crecer la lucha de Juan de la Cruz Varela y la que por su cercanía al Sumapaz ha tenido que soportar las injusticias del conflicto armado; hoy surge desde una generación que quiere otros mundos llenos de historias fantásticas y sueños posibles, eso sí muy distintos a la historia del corregimiento.

Ese ha sido el trabajo durante diez años de Jornal. Nos hemos encargado de transformar vidas desde los libros, el arte, la música, el deporte. La paz que tanto anhelamos en Colombia no puede ser posible si no garantizamos las oportunidades al campo, si no igualamos la educación a la niñez campesina y si no le apostamos desde todas las orillas a un sistema educativo actualizado y ajustado a las nuevas generaciones.

El recorrido ha sido tan maravilloso que escribiendo estas letras recuerdo con orgullo y nostalgia cada entrega y cada actividad con la que hemos recibido solo sonrisas y esperanza. Desde 2012 hemos dotado de bibliotecas a diecinueve escuelas; la mayoría en Icononzo, tres en Bogotá-Suba, Ciudad Bolívar y Betania, en Sumapaz-, una en Macanal (Boyacá), una en Soacha (Cundinamarca), otra en Ubaque, (Cundinamarca), enviamos en un avión de la ONU 9 cajas llenas de libros a San Vicente del Caguán e instalamos la biblioteca infantil en el ETCR Antonio Nariño.

Como parte del proyecto de la Fundación, hemos acompañado procesos de fortalecimiento a la educación; como entrega de tabletas (apoyados por el programa Computadores para Educar), dotación de zapatos y tenis para ir a estudiar, entregas anuales de útiles escolares y en los últimos dos años, donaciones de maletas para que nadie falte en las aulas y también pupitres para que puedan aprender sin ningún problema. No han faltado los regalos para ellos y ellas cada año en navidad y hemos procurado sacar muchas sonrisas en el día del niño y la niña. Diez años haciendo lo que a muchos gobiernos locales poco les interesa. En pandemia nos encargamos de que la niñez de Icononzo siguiera leyendo en los rincones de sus casas a pesar de tener sus escuelas cerradas. Y luego del encierro abrimos una Escuela para pintarla y regresarle su alegría.

Nos llamamos Jornal porque ese es el pago diario en las labores del campo y por eso nuestra bandera es la de dignificar el potencial campesino, sus luchas y grandezas.

Agradezco a cada una de las personas que han hecho esto posible, a quienes siempre confían en nuestro trabajo y nos ayudan a materializar los proyectos. No defraudaremos la confianza y seguiremos trabajando por la educación campesina.

@FundacionJornal

(Visited 295 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Máster en Gobierno UCM. Abogada Rosarista. Directora General de Fundación Jornal. Columnista de opinión. Asesora y analista en asuntos políticos. Trabajo por una niñez feliz y en paz.

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    ¿Qué hubiera pasado?

    Escuché algo así: ¡Ya hay demasiadas mujeres en esta entidad! Recordé de inmediato el primer capítulo del libro que(...)

  • Opinión

    Circunstancias

    No es lo mismo ser mujer en Latinoamérica que en cualquier otra parte del mundo. Tampoco es lo mismo(...)

  • Colombia

    Son diez

    Recuerdo con mucha nostalgia y orgullo la primera entrega de una biblioteca en Icononzo, (Tolima). Todo comenzó apoyando un(...)

  • Colombia

    Una vez más, Icononzo

    Estaba muerta del susto. Era mi primera vez en una pasarela de moda. Había una alfombra roja y varios(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En términos generales, cuando hablamos de hostigamiento laboral, mobbing y bullying,(...)

2

Hace rato escribí una entrada en este blog sobre cómo robarse(...)

3

Esta entrada viene a cuento después de leer la siguiente caricatura. Me gustan mucho algunas caricaturas. Click para ampliar.

Supongo que no ha sido únicamente la literatura, sino la ciencia en general, o la imagen que de ella se tiene, la que sin proponérselo ha creado falsas expectativas sobre el futuro posible. Expectativas de una vida sin dolor, de una vida tan larga como se quiera, llena únicamente de paz y tranquilidad, o por qué no, de emociones fuertes pero controladas. Y con futuro posible, estimado lector, me refiero a ese futuro que usted y yo muy probablemente veamos y vivamos, no el de los nietos de sus nietos.

En la literatura no es muy difícil encontrar ejemplos de lo anterior. Como quizás el lector sepa, desde Julio Verne hasta Isaac Asimov, pasando por el genial H. G. Wells, se cuentan por decenas los escritores de ciencia ficción que por una u otra razón dedicaron gran parte de su producción a imaginar 'extensiones' del mundo en el que vivían, un mundo que en algunos aspectos se parece mucho al que descansa (o sufre, según algunos) bajo nuestros pies justo ahora. Es así como desde hace más de cien años se espera con ilusión la llegada de los carros voladores, los dispositivos de teletransportación y los viajes a colonias humanas o extraterrestres en otros planetas.

No siempre el problema es que todo esto sea o no posible; el problema es cuánto se demorará su masificación, si es que se logra. Ejemplo clásico: Hoy en día se puede construir un carro que 'vuele', que con algún sistema de propulsión (una hélice, una turbina) se mantenga suspendido en el aire o se desplace a velocidades sobresalientes sin tocar el suelo y sin ser del todo un avión. Es posible; se ha hecho. Lo complicado sería cambiar todos los carros del planeta por estos vehículos, adaptar las normas de tránsito a esta nueva situación, y (lo más difícil, creo yo) capacitar a los nuevos conductores, que lejos de aprender parqueando el auto de sus tíos en reversa, una vez al volante serían dueños de poco menos que misiles tripulados, algo que me da miedo. Cosas así.

Ejemplos como el anterior se encuentran por arrobas; dentro de ciertos límites, quizás ya existe la tecnología que permite muchas cosas antes sólo imaginables (¿no están cansados de leer y ver programas sobre 'los objetos salidos de Star trek'? Yo sí). La prueba de que el arte no es completamente responsable de meternos estas ideas en la cabeza es que no todas las historias de ficción en el futuro auguran situaciones bellas. Como no he leído mucho, siento que los ejemplos en el cine son mucho más numerosos que en la literatura. Muchos directores han soñado distopias, palabra en inglés que se podría definir como 'mundo futuro, probable y decadente'. Así las cosas, Blade Runner, Total Recall y Waterworld, con perdón de los cinéfilos, son distopias, pues prometen un futuro difícil, violento, con la humanidad reducida a la pobreza, la discriminación y la enfermedad. Nuevamente, ese es sólo un punto de vista; al otro lado tenemos cintas como I, robot o Minority report, quizás un poco menos pesimistas, que muestran cómo ciertos avances agigantados de la tecnología (y no completamente ajenos a las posibilidades actuales) podrían resultar verdaderamente beneficiosos para la humanidad.


El caso de Inteligencia Artificial me parece más razonable. Uno diría, después de pensarlo un poco, que Spielberg (al igual que Saramago) intenta mostrar las dos caras de la moneda; un mismo mundo en el que convive la felicidad verdadera con la decadencia completa, y el viaje de un personaje de un lado a otro. Siempre me ha llegado hondo el hecho de que existan tantas opiniones sobre algunos temas, tantos puntos de vista y a veces todos tan diferentes. ¿Es posible aprender algo de todo esto? Pues... quizás, si antes de creer en algo decidimos echar un vistazo al otro lado de la hoja, si antes de tomar una posición ciegamente escogemos abrir nuestras posibilidades y dedicar un poco de receptividad a quienes opinan algo opuesto a lo corriente, lo cómodo, el mainstream, quizás podamos aprender algo que no sabíamos, o caer en cuenta de cosas que ni siquiera imaginábamos.

dancastell89@gmail.com

PD1: Esta otra caricatura también me parece buen; es orgullosamente geek... así es la vida. Y viene muy a cuento. Se llama xkcd y la dibuja un ex trabajador de la NASA, para que se hagan una idea.



PD2: Si creían que hay verdades que absolutamente Todo el mundo cree, échenle un vistazo a la página de los creyentes de la tierra plana. Eso demuestra que todos los temas tienen por lo menos dos caras, (siempre) obviando, claro está, la validez de cada una.

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar