Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Fotos: Victoria Puerta.  Placita de Florez, el lugar del centro.

 

Levantada en el año de 1891, en lo que era entonces la periferia del centro, se hizo grande al ser la primera plaza de mercado cubierta de Colombia gracias a la donación de los terrenos por parte del empresario Rafael Flórez, y a pesar de los diversos usos que se le dio al convertirla en cuartel de policía, circo de toros, convento, no fue hasta el año de 1955 que retomó su puesto como  plaza de mercado, bajo la organización y tutela de Empresas varias de Medellín.

fotografía: Victoria Puerta. La vida del campo , un ejercicio cotidiano en La Placita de Flórez.

En el año 2000 fue declarada Patrimonio histórico y Cultural de Medellín, lo que ha impulsado su conservación y uso exclusivo para la venta de alimentos, abarrotes y artesanías. Aunque sigue siendo vital la cobertura que da a más de de 42 barrios, el regateo, los sabores de sus restaurantes,  los referentes históricos, han mudado  a una forma, todavía personalizada, pero lejos de aquellos tiempos en los que los campesinos de Santa Elena, Rionegro o Guarne  daban nombre a un lugar conocido entonces como la Plaza de Oriente. Años más tarde tomaría el apellido de su benefactor y se convertiría en el lugar hoy conocido como “La Placita de Flórez”, y donde funciona el trato amable y cercano, la exhibición artesanal  de todos los alimentos que conforman la canasta familiar.

La  perspectiva cambia en cuanto se accede por la calle Colombia, donde sus paredes están colonizadas por canastos, ollas de barros y coloridos maceteros, o cuando se ingresa por el parqueadero, y su entrada llena de flores que  hace pensar que el nombre se debe a la gran actividad de floristerias, sensación que cambia en los pasillos donde la carne y los embutidos son los reyes, y donde  las arepas y lácteos con certificación de origen que Jesica trae a su puesto “Arepa Paisa”, con nombres tan sugestivos como La a  la Vaca a la boca, o esas “telas” y chorizos  fabricados  en fogones campesinos que llegan a su tienda con sabor a hogar y leña, devuelven al caminante la alegría de visitar un lugar asediado en sus alrededores  por un intenso comercio de supermercados.

Una visión que se vuelve amable   en los pasillos del sótano, inundados de  olores de mangos y piñas, y verduras y  alguna que otra joya extraviada, como melocotones criollos, que solo allí he visto o berenjenas en su punto, o el puesto del fondo donde las arepas de chocolo y los pasteles de maíz reinan, aunque ya no de la mano de sus antiguos dueños.

“La placita”  funciona como una cooperativa, pero muchos de sus afilados se han jubilado o vendido sus puestos a gente que tiene un perfil más cosmopolita, para llamarlo de alguna manera, y lo que es su salvación es al mismo  tiempo su condena, pues el carácter campesino poco a poco desaparece para dar lugar a pequeños comercios, bonitos, cuidados, pero alejados del criterio de plaza de mercado. Tiendas que bien podrían encontrarse en e centro comercial o en la esquina del barrio.

Fotografia: Victoria Puerta. La magia recorre todos los pasillos de un lugar único en Medellín.

En el sótano se enuentra  todos los puestos de frutas y verduras, en el primero  los productos cárnicos, lácteos, granos y papas, muchas papas!. En el segundo piso, cubierto por una gran marquesina, las  flores secas, hierbas medicinales, arreglo de electrodomésticos pequeños, velas, y un par de tiendas naturistas, amen de un restaurante que cualquier cocinero con alma, locura y buen hacer podría  convertir en  un lugar con esencia de plaza y buen yantar. Tres alturas que componen el fresco de una plaza que requiere una revisión profunda y seria en la utilización de sus espacios.

Sin ser arquitecta, pero conociendo de primera casi todas las plazas de mercado de Colombia, me atrevería a opinar que el sótano tendría que ser el lugar de almacenamiento y tratamiento de residuos. Las frutas y verduras deberían recuperar su espacio en la parte central de la nave del primer piso, flanquedas por las carnicerias,  como se hizo en la Plaza de Girardota con un excelente resultado para la calidad del aire, de los productos frescos y de la “amabilidad” del espacio.

fotografia: Victoria Puerta. Puesto ubicado en el balcón de el primer piso, ejemplo bonito y eficaz de lo que deberia ser toda la zona de verduras y frutas, tristemente ubicada en el sótano.

Diferentes versiones hablan de estudios que se adelantan desde 2021 desde diferentes disciplinas, pero su gerente, Juan Alberto Franco, sin hablar explícitamente de tales invesigaciones, promete una restauración acorde con los tiempos.

La ciudad espera respuestas para un lugar que debe y puede encerrar toda la magia, la cordura y el buen hacer de los cooperativistas que han hecho posible la vida de un una plaza de mercado  que da cuenta como nadie de la esencia del campesino y el comerciante antioqueño.

(Visited 231 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Desde 1986 publico reportajes, crónicas y entrevistas ilustradas con mis fotos de lugares en Europa y América en el periódico El tiempo, Revista de Avianca, El País de España, así como textos y libros de Viaje. Cultura y ocio son mis temas favoritos.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

No puedo dejar pasar este tema del agua sin preguntarme: ¿y(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

El big data es el futuro, y el Reino Unido tiene(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar