Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Por: Sebastián Boada Morales

Maestría en Derecho Bancario y Financiero – The London School of Economics (LSE)

Actualmente, unos pocos emisores de gases de efecto invernadero tienen un peso desproporcionado en la contaminación total que produce el sector industrial. Según algunas estimaciones, los 20 productores más grandes del mundo llamados emisores sistémicamente importantes, generaron el 35% del total de emisiones entre 1965 y 2018. Una insostenible concentración en la contaminación mundial total.

En términos económicos, las externalidades negativas que han producido estas empresas sobre toda la humanidad son desproporcionadas. La emisión de gases contaminantes en el medio ambiente afecta a todo el mundo por igual, al tratarse de un tipo especial de externalidad que se extiende en el tiempo y el espacio, y más grave al crear una carga contaminante durante generaciones enteras. Por ejemplo, el dióxido de carbono que libera una fábrica ubicada en China se suma al agregado mundial de dicho gas, que atrapa la atmósfera. Esto afecta tanto a un campesino en Brasil, como a un pastor en Escocia; y a los hijos y nietos de ambos. Con razón se ha dicho que nos encontramos frente a una amenaza existencial como humanidad.

Este reto no es de fácil solución. La respuesta más obvia sería poner a todos los contaminantes a internalizar los costos que actualmente cargan al planeta: imponer un impuesto a la contaminación. Pero esta no parece ser una solución realista en el mediano plazo.

El antídoto inmediato resulta ser menos ambicioso, pero tiene más probabilidades de materializarse. Actualmente existen incentivos importantes para inversionistas conscientes del impacto de sus inversiones en el medio ambiente. La financiación sostenible o basada en criterios ambientales, sociales o de buen gobierno (financiación ASG), es una importante herramienta en la transformación de la economía global hacia la reducción de emisiones de carbono.

El esquema es simple. Los inversionistas institucionales (por ejemplo, fondos de inversiones o bancas multilaterales) han incorporado objetivos y metas ambientales y de sostenibilidad para sus portafolios. Esto implica que más recursos se destinan actualmente a aquellas compañías que voluntariamente adoptan planes de manejo ambiental o sostenible. Así, se abarata el costo del capital para estas empresas, mientras que aquellas que no tengan planes de manejo ambiental y sostenible van a tener dificultades accediendo a recursos externos.

El sistema financiero y la estructura legal que lo soporta proporcionan herramientas y estrategias útiles para distintos actores de la economía en la transición hacia una industria cada vez más verde. Por ejemplo, en diciembre del 2021 el Grupo Excala fue la primera empresa del sector real en emitir un bono vinculado a objetivos de desarrollo sostenible. Con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo, esta compañía logró conseguir recursos frescos con una amplia flexibilidad en su uso, gracias al compromiso que asumió de cumplir con sus metas de sostenibilidad.

Ante la crisis climática, debemos ser más ambiciosos en la adopción de un modelo de capitalismo consciente. Los esquemas de financiación sostenible constituyen actualmente el mecanismo más eficiente para balancear las necesidades de desarrollo económico con la reducción de la contaminación global.

(Visited 158 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Egresados de LSE que son expertos en diversos temáticas y políticas públicas en Colombia y a nivel internacional.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Recordemos que el Parque Nacional Natural Gorgona es un joya colombiana(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar