Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La pandemia mundial que hoy enfrentamos, aunque ha creado caos, también trae consigo varias oportunidades. Entre estas, que el sector financiero, empresarial y público se unan, no solo para enfrentar la pandemia y mitigar sus daños, sino también para ayudar en la recuperación y reactivación económica del país.

Algunas personas en este país han querido plantear un debate que, a mi juicio, es desacertado. El sector de la salud y las personas necesitan de la economía, y así mismo la economía requiere de la salud. El sistema económico de un país necesita de una población saludable que trabaje y le provea recursos. De igual forma, la población, hospitales, clínicas, enfermeras, doctores, entre otros, necesitan de la economía. Sin esta, las personas no pueden ir a los hospitales o pagar consultas. Asimismo, los hospitales no tendrían recursos para contratar al personal y/o para comprar equipos médicos. De esta manera, el sector de la salud y la economía tienen una relación simbiótica, no excluyente. Ambas se necesitan mutuamente y no se deben imponer una sobre la otra.

Ahora, es importante mencionar que, en Colombia, aunque quisieran sus gobernantes, no se puede imponer una cuarentena por tiempos prolongados. Los niveles de informalidad en el empleo son tremendamente altos. En Bogotá, por ejemplo, según cifras del DANE, la informalidad llega al 41.8 %. Por su parte en Cali y Medellín, la informalidad es del 46.2 % y 40.4 % respectivamente. En algunas zonas del país, como Cúcuta y Sincelejo, la informalidad llega al 70.1 % y 67.5 %.

Esto entonces demuestra que, la propuesta de cerrar durante tres meses el país es inviable. Al fin y al cabo, este grupo de personas que viven del día a día no puede quedarse en casa, así el gobierno les proporcione ayuda. Esto como consecuencia de la informalidad de sus trabajos, que los obliga a ganarse su diario vivir laborando todos los días. Aunado a esto, si la actividad económica se restringe por tiempos extendidos, las empresas, independiente del tamaño, van a sufrir y algunas, inclusive, se van a quebrar.

De esta manera, una quiebra generalizada de empresas llevaría a que una cantidad importante de personas pierdan sus trabajos. Esto a su vez, haría que la informalidad aumente y consigo, se disminuya la actividad económica. Esto último desaceleraría la economía y aumentaría la desigualdad, creando un círculo vicioso del cual sería muy difícil salir.

De esta forma, lo que debe intentar hacer el gobierno y el sector financiero es diseñar estrategias que ayuden al sector empresarial no solo a mantener a sus trabajadores, sino también para sobrevivir esta época de incertidumbre y poder impulsar la recuperación económica del país. Esto se logra mediante la flexibilización de deudas a corto, mediano y largo plazo, medidas para aportar liquidez, para permitir préstamos a empresas con intereses bajos, entre otras. Esto en aras de que el sector empresarial pueda mantenerse y levantarse fuerte.

Adicionalmente, el gobierno debe diseñar cuidadosamente, políticas en las cuales, por un tiempo, el gobierno levante las medidas restrictivas de aislamiento para que la actividad económica aumente y monitorear el avance de la curva epidemiológica.

En este orden de ideas, el gobierno implementaría una serie de medidas restrictivas, en momentos donde la curva aumente significativamente, y cuando este controlada permitirá que las personas retornen, en la medida de lo posible, a la normalidad. De lo contrario, una cuarentena prolongada podría llevar a empresas a la quiebra, pudiendo generar altos niveles de desempleo y una situación de inestabilidad social que podría ser más difícil de enfrentar y solucionar que la misma pandemia.

De igual forma un país que esta enfrentando una desaceleración económica no podría invertir en proyectos de salud pública, al igual que una población desempleada no podría ir al médico o pagar una consulta en casa. Como resultado, la salud de la población se vería afectada, dado a que este sector no tendría los recursos para atender a los ciudadanos, y estos no tendrían como pagarle por sus servicios.

Por consiguiente, escoger a la salud sobre la economía, o viceversa, sería irresponsable. La economía y la salud se necesitan una a la otra, no solo porque la economía necesita una población sana, sino porque los avances médicos han también impulsado el crecimiento económico. Usualmente, dentro de las pandemias mundiales, existen oportunidades de innovación en salud que, no sólo benefician al ser humano, sino también al sistema económico.

Para concluir, el gobierno nacional debe tener la suficiente frialdad y ecuanimidad para desarrollar e implementar políticas que mitiguen los efectos del covid-19, sean estos económicos o de salud, al corto, mediano y largo plazo.

————————–

MARIO CARVAJAL CABAL

Internacionalista y Ayudante de Investigación en una Consultora Geopolítica

Twitter: @Mariocarvajal9C

(Visited 386 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Internacionalista de la Universidad Javeriana. Candidato a la Maestría de Estudios Latinoamericanos en St Antony's College, University of Oxford. Analista de política internacional comprometido con un periodismo de opiniones diversas.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Canadá es uno de los mejores países en calidad de vida,(...)

3

Si usted, apreciado lector, es amante del buen vino y de(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. guillermo128895

    Totalmente de acuerdo, igual sentido tiene mi planteamiento, la tan sonada creatividad por estos días debería estar enfocada en ver como podemos volver a la normalidad, nuestra sociedad se esta literalmente muriendo de hambre, pareciera que algunos de los asesores y dirigentes con muy buena intención desconocieran la realidad de nuestra Patria, he visto gente llorando y suplicado por alimentos para sus hijos en fin no debemos alargar mas de lo planteado inicialmente por nuestro Presidente esta cuarentena.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar