Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Muy pocos eran los hinchas azules que tras la caída en Tunja conservaban el optimismo de cara a lo que representa el trabajo de Juan Manuel Lillo al mando de Millonarios.

Muchos “hinchas”  incluso, de forma inexplicable y reprochable, en las redes sociales  daban a conocer sus deseos de que el verde antioqueño hiciera pasar a nuestro equipo una vergüenza de marca mayor que hiciera insostenible la estadía del español en Colombia.

Quien escribe estas líneas sostuvo que el de ayer ante el equipo del establecimiento sería el juego para la redención o para el infierno. Una derrota o un empate en casa, ante el más enconado de nuestros rivales en el FPC hubiera tornado la situación bastante poco llevadera para quienes hacen parte de este proceso.

A mitad de semana, y tras la lánguida actuación del equipo en el Campín con derrota incluida frente a Equidad, Juan Manuel Lillo sorprendió a propios y extraños con la plantilla de jugadores que desplazó a tierras boyacenses. En Bogotá, entre otros, se quedaron futbolistas como Robayo, Henríquez, Cadavid, Vásquez quienes venían haciendo parte de la formación titular de Lillo.

Como si esto fuera poco, los habituales que sí hicieron parte de la delegación azul fueron al banco de suplentes, y allí permanecieron más de tres cuartas partes del juego.

Así las cosas, el DT plantó en Tunja un equipo más suplente que alternativo. Tan solo Delgado, Román Torres y quizá Alex Díaz se podrían considerar como jugadores grandes,  rodeados de una buena cantidad de jugadores de los que no actuaron con regularidad en los recientes procesos del equipo.

Aunque el equipo en líneas generales no tuvo una actuación desastrosa y no pasó vergüenzas, sí dejó la impresión de ser un equipo demasiado liviano ante un rival que a pesar de llegar con puntaje perfecto nunca demostró una superioridad avasallante sobre los nuestros. Me quedó la impresión de que con un equipo menos liviano, con dos o tres jugadores más de los habituales, fácilmente nos habríamos traído los tres puntos en disputa.

Incluso antes de que Lillo ordenara el ingreso de Vargas y Dayro, ya Yuber había perdido una opción clarísima de anotar con el arco a su disposición. El gol del local llegó justo cuando los cambios acababan de realizarse y el equipo aún no se reacomodaba sobre el terreno de juego. Millos después de eso tuvo en los pies de Dayro por lo menos dos claras opciones para igualar las acciones. El empate no llegó, y el experimento de rotación de Lillo tuvo un mal desenlace.

La derrota, segunda consecutiva, dejó un mal sabor en la hinchada, y fue caldo de cultivo para que los medios hicieran leña del árbol caído durante los días previos al juego con el equipo verde de Medellín.

El ambiente previo al juego se respiraba con mucho escepticismo en el seno de la hinchada albiazul. Aunque siempre uno va al estadio con la idea de ganar y festejar, muchos creíamos que la tendencia de resultados negativos frente al rival de turno se mantendría.

Lo visto en los dos recientes juegos no alentaban un ambiente de optimismo, si bien la hinchada, como siempre, acompaño masivamente al equipo.

Ya en la cancha el equipo sorprendió a todos desde el mismo pitazo inicial. Los jugadores salieron a dejarlo todo en la cancha con fútbol, con dinámica, con garra, con pundonor, con concentración llevada al extremo.

El esquema táctico era el mismo que creíamos inútil y descabellado, pero esta vez fue perfectamente desarrollado por los futbolistas que saltaron a la cancha del Nemesio. Dayro era el primer defensor desde la misma zona defensiva del visitante; Omar y Mayer aportaban sus virtudes técnicas acompañadas de una buena dosis de sacrificio; Robayo y Vargas cumplieron con creces sus obligaciones de marca dándole al equipo además claridad, orden y acompañamiento en labores de ataque; Alex Díaz hizo una de sus mejores presentaciones desde su regreso a Millos; el Lewis Ochoa de ayer se acercó bastante al de 2012; los tres centrales estuvieron seguros, prácticos, y tuvieron una actuación destacada en el funcionamiento del equipo. Delgado, para mi gusto, pudo haber hecho algún esfuercito para evitar el gol de Cardona, pero en general mostró solvencia y seguridad.

Sería injusto destacar a un solo jugador por encima de los demás, ayer la figura fue el equipo, desde Lillo para abajo. Esperemos que el equipo pueda mostrar el nivel de ayer en cada uno de los encuentros que nos restan por disputar.

De momento, vencer al rival al que se venció, con la categoría y buen fútbol exhibido, le da a Lillo y su proyecto no una bocanada de oxígeno, le da un tanque completo de 100 libras del mejor oxígeno, para que trabaje con tranquilidad, para que prepare el juego del fin de semana en Pasto a ver si se ratifica en el estadio La Libertad la mejoría  buena salud del equipo.

El estadio nariñense históricamente es una plaza difícil para Millonarios, donde a pesar de realizar buenas demostraciones de fútbol, generalmente salimos derrotados. Quizá la tendencia negativa, al igual que ayer domingo, se revierta.

Ganar partidos siempre será bueno, pero vencer al rival de ayer jugando bien y con superioridad siempre será motivo de mayor alegría y orgullo para el hincha azul.

Cordial y albiazul saludo

@azulhstalatumba

(Visited 74 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Siendo muy niño fui por primera vez al Nemesio. Ese dìa jugaba Millos con Santafe. Aunque no entendía mucho del juego, me dediqué a preguntar por cada uno de los jugadores azules que habían en cancha. No recuerdo muchos de esos nombres pero desde ese momento supe que sería hincha de Millos el resto de mis días. En mis cuadernos de colegio anotaba de la prensa, cada domingo, las alineaciones, las sustituciones, las incidencias y los resultados de los juegos. Soy de los afortunados que ha festejado más de dos tìtulos de nuestro Millos pero también de los que padeció las décadas negras en que se robaron al Club. Socio minoritario pero orgulloso de Azul & Blanco, y quizá el más optimista y enamorado del equipo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Justo cuando el proyecto parecía consolidarse en la cancha, tres empates(...)

2

“OMAR TA SATT” tras escuchar estas palabras al cierre de una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Moraleja: No siempre las primeras impresiones son las verdaderas y hay que dejar trabajar antes de entrar a pontificar. Muchos en eso cayeron y ya estaban poniendo a Lillo en el avión. Roma no se construyo en un día

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar