Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Se necesita tener los cojones muy bien puestos para pensar en regresar a un equipo del que no salió de buena manera, ni en los mejores términos con los hinchas por cuenta del famoso incidente aquel de la camiseta que año a año, debido a las arandelas que cada quien le quiso poner, se convirtió en uno más de los mitos urbanos que rodean la historia del FPC.

Que Mayer arrojó la camiseta al piso, la escupió, la pisoteó, miccionó sobre ella, le prendió fuego, la rompió y encima le hizo un rezo vudú. Más o menos en eso iba la historia del incidente aquel, razón por la cual, quienes no lo vivieron se habían hecho a una idea totalmente distorsionada de lo que realmente pasó.

Lo que sucedió en aquel partido con Centauros en 2003 fue que al ser excluido del terreno de juego tras marrar un penal, en medio de toda clase de insultos de grueso calibre por parte de la hinchada azul de occidental, Mayer cabizbajo se quitó la camiseta y la dejó caer, para luego adentrarse en el vestuario. ¡Eso fue todo!

De ahí en más, la historia se fue modificando con el correr del tiempo, de acuerdo con la calentura del narrador o de la imaginación desbordada del receptor.

Después de eso Mayer no continuó en Millos, dando inicio a un periplo por varios equipos tanto del FPC como del exterior para, ocho años después, regresar a Colombia a vestirse la diez del equipo embajador que, por aquellas épocas, iniciaba su proceso de reorganización administrativa y deportiva.

Ocho años después en los que el mito había crecido como bola de nieve, Mayer tuvo el carácter de aceptar la invitación para hacer parte del resurgir del más grande equipo de Colombia, como él lo manifestó desde su regreso, a pesar de nunca negar sus afectos por el Deportivo Cali.

Volvió a Millos a saldar una deuda pendiente, a ayudar a encumbrar al equipo al lugar que se merecía y a reconciliarse con esa hinchada que él mismo caracteriza como la mejor y más grande del país.

Y se enfrentó desde el inicio a un ambiente enrarecido por el descontento y escepticismo de la hinchada con su fichaje. Según sus palabras, desechó mejores ofertas económicas en el exterior, por su deseo de volver a Millos a colaborar con su regreso a la gloria.

Y a fe que lo consiguió. Con su desempeño en la cancha no tardó en cambiar los pitos e insultos de sus primeros partidos por el aplauso y reconocimiento de la mayor parte de la hinchada albiazul.

Porque aunque no faltan no faltan los que viven mandándolo a la jubilación y el retiro por viejo o por lento, Mayer con su aporte de magia, talento  y el sacrificio -que al parecer pocos le reconocemos- ya tendría que hacer parte del “santoral” azul como ídolo e insignia del equipo.

Si le hemos dado tal reconocimiento a jugadores como Burgues, Lunari, Funes o John Mario quienes, sin restarles méritos y con el debido respeto y la gratitud por todas las alegría entregadas al hincha,  lamentablemente no pudieron darnos las satisfacciones de un título; cómo no encumbrar a Mayer a la categoría de ídolo azul después de tantas alegrías recibidas.

La indescriptible felicidad de dos títulos conseguidos bajo su batuta conductora después de tantos años de sequía;  el gol a Boyacá Chicó para sellar el título de Copa Colombia; el gol a Santafé para cerrar aquel clásico accidentado del incidente entre Yhonny y Bedoya; el desplante a Pezzuti en aquel cobro de pena máxima; el golazo de tiro libre al Junior en aquella semifinal en 2011; su gol 100 conseguido en otro clásico con los vecinos o; el más reciente, el del martes anterior en Barranquilla logrado magistralmente cuando el partido pintaba más difícil para nuestro equipo; son solo algunos de los grandes momentos entregados por el crack de la camisa 10 a la hinchada embajadora.

Pero no es solo su talento innegable, sino la alta dosis de sacrificio que le añade a sus actuaciones con la azul. No es de ahora únicamente. En la peor época bajo la dirección técnica de Richard Páez, cuando la mayoría de sus compañeros deambulaban en la cancha, Mayer multiplicaba su esfuerzo para tratar de recuperar balones y empujar al equipo; así mismo sucedió con Hernán Torres y ahora bajo el mando de Lillo.

Mayer  en Millos no se ahorra ningún esfuerzo, ninguna gota de sudor. Corre la cancha desde el minuto 1 hasta el 95 y le da ejemplo a sus compañeros de lo que significa entregarse con respeto, integridad y honestidad por esta camiseta azul, la misma que hace 11 años dejó caer con amargura al piso y que lo puso de espaldas con la hinchada azul, esa hinchada que hoy lo aplaude, lo reconoce y lo vitorea.

Cordial y albiazul saludo

@azulhstalatumba

(Visited 102 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Siendo muy niño fui por primera vez al Nemesio. Ese dìa jugaba Millos con Santafe. Aunque no entendía mucho del juego, me dediqué a preguntar por cada uno de los jugadores azules que habían en cancha. No recuerdo muchos de esos nombres pero desde ese momento supe que sería hincha de Millos el resto de mis días. En mis cuadernos de colegio anotaba de la prensa, cada domingo, las alineaciones, las sustituciones, las incidencias y los resultados de los juegos. Soy de los afortunados que ha festejado más de dos tìtulos de nuestro Millos pero también de los que padeció las décadas negras en que se robaron al Club. Socio minoritario pero orgulloso de Azul & Blanco, y quizá el más optimista y enamorado del equipo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Supongo que cada quien en su familia, como los de la(...)

2

Me animé a hacer este post sobre la diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos a manera de podcast. Son 10 minutos muy amenos e informativos, creo yo, para cambiar un poco el formato y acercarme a ustedes de una manera diferente. En un reciente post de este blog mencionamos los dos errores más comunes en una estrategia de redes sociales, y esta actualización es de alguna manera una continuación. Puedo adelantar que ambas actividades no son lo mismo, que sí existe diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de contenidos, pero que definitivamente son complementarias. Quise ilustrar esa diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos, como un equipo de ciclismo que se complementa (¿estará muy forzado?). También presento más abajo un video complementario. Aunque la imagen puede ser más tentadora, le recomiendo primero que escuche el podcast donde explico claramente  la diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos.

Si no le aparecen los player de audio y video, por favor refresque la página.

Diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de contenidos (Podcast)




Diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de contenidos (Video)

Este video es de una entrevista que me hicieron los amigos de TeleMedellín. La verdad no abordo directamente sobre  la diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos, pero es un buen complemento para el tema central de esta actualización.






¿Alguna opinión? ¿Cree que falta algún punto para explicar mejor  la diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos? ¿o cree que no hay diferencia entre marketing en redes sociales y marketing de Contenidos?

No sea tímido, me encantaría escucharlo. O al menos recomiende este post a través de e-mail, twitter o facebook. Mil gracias

3

¿Cómo evitar el robo con escopolamina o burundanga?, sus peligros y(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar