Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hoy he salido a caminar con Santiago, conoce bien el terreno que caminamos por lo que se concentra más en disfrutar escuchando mis comentarios, mis historias y mi estilo latino de hablar, siempre se ríe de la manera original como los colombianos llamamos las cosas o explicamos la realidad. Le gusta que le cuente historias de Colombia, de la forma de vivir, de las ocurrencias de la gente. Yo aprovecho la oportunidad para preguntarle acerca de la escuela, los amigos, los deportes que práctica, la relación con las chicas, los sentimientos que tiene, la manera como ve el mundo, y todo aquello que nos ayude a construir una relación madre-hijo, que se fortifique en confianza mutua, amistad, respeto, sinceridad y ese amor filial que nos une y que debemos cultivar permanentemente, especialmente cuando se van acercando los años en que los hijos dejan de ser niños para entrar a la edad adulta.

Santiago va llegando a sus 15 años y se caracteriza por ser un joven alegre, reservado, disciplinado, organizado en sus labores, con metas claras, corazón puro y sensible. Es un joven de provincia, que ha crecido en permanente contacto con la naturaleza, en un ambiente de paz y tranquilidad. Hablando muchas veces con él, me impresiona su visión madura y comprometida con la realidad del mundo que hoy vive. No es indiferente a lo que ocurre en el planeta y al legado que está recibiendo de sus mayores. Santiago nació y vive en Eslovenia, proviene de una familia multicultural y todo el tiempo está expuesto a las influencias que implica tener padre esloveno y madre colombiana.

Santiago me habla de sus ideas acerca de cuidar el medio ambiente, de lo importante que resulta mantener los bosques, los árboles, las fuentes de agua, la naturaleza, en general, que debe ser tratada como un tesoro invaluable. Menciona sus planes para organizar actividades orientadas a cuidar animales abandonados, apoyar escolarmente a niños que viven en zonas rurales y que no tienen acceso a las escuelas y a organizar días de limpieza del medio ambiente. Con entusiasmo me cuenta sus ideas acerca de lo que hará cuando tenga 80 años. Me dice que quiere contarle a la juventud de esa época, de las cosas buenas que tuvimos nosotros cuando éramos jóvenes. Cuando digo nosotros, se refiere a sus padres y a sus abuelos. A su corta edad, se ha ocupado en conocer acerca de la vida de los años 60´s, 70´s, 80´s y vive impresionado con el grado de progreso, con la riqueza cultural, en todos los ámbitos de la vida: musical, cinematográfica, literaria, logros tecnológicos y diferentes inventos.

Fueron décadas de libertad, de vida sencilla y con grandes esperanzas de progreso. Fueron épocas donde teníamos la creencia que efectivamente el progreso nos iba a hacer personas más felices, el progreso lograría que viviéramos en un mundo mejor para todos. Pero algo no funcionó. O por lo menos la gente del común teníamos creencias demasiado optimistas y lejos de la realidad. Creencias y esperanzas que no necesariamente eran las mismas que tenían en sus planes los dueños de los poderes fácticos.

La ambición de unos pocos rompió el saco y hoy es común encontrar gran parte de la población, en todas las latitudes y de todas las edades, sumidas en desesperanza, abandono, explotación de todo tipo, pobreza material, mental, espiritual. Abundan los miedos, todo tipo de ataques depresivos. Y ni que decir de la naturaleza: tantas especies animales en vías de extinción, tantos bosques  siendo talados o cayendo calcinados bajo las llamas, los mares llenos de plástico, los recursos naturales son explotados sin control y aún en detrimento de la vida de las personas que habitan las zonas de explotación minera. Los alimentos siendo manipulados genéticamente, en muchos casos sin criterios éticos respecto a la salud y a la integridad de las personas que los consumen. Las guerras acaban no sólo la vida y los bienes de las personas, acaban su dignidad, sus sueños de vida, sus esperanzas de futuro, acaban los sueños de niños que en su inocencia creían en la verdad, sueños que los adultos nos encargamos de destruir. Esa verdad que es nuestra esencia y que es un camino cierto para sacarnos de este laberinto donde nos perdimos. Esa verdad que reza: Todo es posible si así lo creemos y que vinimos a este mundo a ser felices.  Pero el sistema nos sacó de la realidad y nos puso a vivir y a hacer parte de la pesadilla colectiva.

Y entonces, Santiago me pregunta: ¿Qué futuro nos espera a los niños y jóvenes de hoy? ¿Será qué seremos capaces de hacer el cambio que el mundo requiere? ¿Por qué si todos queremos vivir en paz, en bienestar general, por qué no logramos todos actuar en un mismo sentido que nos lleve a lograr esos deseos? Parece que la gente quiere algo, pero al final, nadie está dispuesto a hacer nada concreto para lograr el bienestar general.

Entonces le digo: Santiago, seguramente la vida misma te irá mostrando el camino a seguir. Si vives y piensas en el bien, lograrás llevar el bien donde quiera que vayas.  Ten presente estas palabras sabias de Henry Ford: “Si tu crees que puedes, puedes. Si tú crees que no puedes, no puedes. Tanto si piensas una cosa como la otra, estás en lo cierto”. Tú eliges qué pensar y qué creer. Ese es el poder que nadie nos puede quitar. Otra cosa diferente es si sabemos o no hacer uso de ese poder. Por eso, hijo mío es importante que te instruyas y pienses de manera analítica, no te dejes llevar por una sólo opinión, mira siempre varias opciones y con criterio propio elige aquella que te brinde paz en el corazón, en el espíritu y en la mente. Si puedes ir cada día a dormir en paz, entonces sabrás que estás en el camino correcto.

(Visited 303 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy una permanente viajera de la vida. Economista con Posgrado en Dirección, Inteligencia Emocional y Coaching. Creo en los milagros, en las sincronicidades, disfruto el contacto permanente con la naturaleza, el cielo lleno de estrellas y caminar al amanecer. Consejera personal en temas de motivación y espiritualidad.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • facebook

Más posts de este Blog

  • Vida

    Vacío - Felicidad - Propósito

    Erase una vez…. un niño soñador y curioso, que pensaba que el mundo era un lugar amable donde todos(...)

  • Opinión

    Al final todo tendrá sentido

    Seguramente muchos de nosotros, en algún momento de ocio, nos hemos divertido y aprendido con el juego de unir(...)

  • Opinión

    La niebla del amanecer

    La niebla del amanecer lo cubre todo con un velo de misterio y de resignación.  Parece que el clima(...)

  • Vida

    Tengo la maleta llena

    Tanto que pedíamos a gritos cambios en este mundo. A mi parecer los cambios eran y siguen siendo necesarios(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Justo cuando el proyecto parecía consolidarse en la cancha, tres empates(...)

2

“OMAR TA SATT” tras escuchar estas palabras al cierre de una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar