Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Erase una vez…. un niño soñador y curioso, que pensaba que el mundo era un lugar amable donde todos veníamos a compartir experiencias y aventuras. El tiempo pasó y el niño se convirtió en un hombre que se perdió en las telarañas de la cotidianidad. En el corazón empezaron a aparecer los sinsabores y los vacíos.  En los tiempos de la infancia todo era posible, todo era alcanzable. Ahora ha aparecido un compañero permanente de luchas: “El vacío”.  Entonces empieza la búsqueda de algo que llene ese vacío: paseos, fiestas, pasatiempos, lecturas, música, TV, redes sociales, trabajo, familia, amigos… y la lista crece con todos los intentos de encontrar algo que cree una sensación permanente de plenitud.  Y resulta favorable dedicar el tiempo y las energías a diferentes actividades; porque es bueno mantenerse en acción; porque eso nos saca del letargo y de la rutina; porque el ser humano siempre tiene ese instinto de lucha permanente, que lo empuja a buscar respuesta a sus interrogantes.

La sensación de vacío se hace más evidente cuando viene acompañada de períodos de soledad. Y muchas veces, estando tan ocupados en el día a día, con la agenda completamente llena, o estando completamente desocupados; llegan intervalos de soledad y nos agarran cansados y empieza ese gusanillo en el corazón y en el estómago; ese gusanillo que se enrosca y produce una sensación de incertidumbre y ansiedad; ese gusanillo que nos hace preguntarnos ¿salgo corriendo o busco a alguien que me entretenga?  Pero son pocos los que tienen el valor de quedarse quietos y empezar a buscar dentro de sí mismos, ¿de qué se trata?

No es nada agradable enfrentarse cara a cara con ese sentimiento de vacío y con la falta de sentido en la vida. Si nos detenemos a pensar un poco en esas sensaciones y los preámbulos que se viven antes de que aparezcan, nos damos cuenta que muchas veces siguen a momentos de gran alegría, euforia, felicidad, grandes pérdidas… luego, cuando todo se calma, llega también el vacío.

Y entonces el niño soñador y curioso empieza a preguntarse por su felicidad, su sentido de vida. Empieza a sentir la necesidad de llenar ese vacío para lograr la alegría de vivir, para vivir a plenitud, para sentir que está haciendo un mundo mejor para él y las personas que lo rodean… Entonces mira a su alrededor y, si su sensibilidad se ha desarrollado, logra captar que muchos seres humanos están en la misma disyuntiva.  De pronto existen muchos afortunados que están tan encartados en sobrevivir, que no tienen tiempo para percatarse de que no viven. O, que a la gente desocupada es común que le empiecen a acosar las angustias existenciales.

¿En qué momento a el niño soñador y curioso la vida se le convirtió en un acertijo? ¿En qué momento olvidó, lo qué lo hacía feliz? ¿En qué momento dejó de vivir para hacer el bien y cultivar la virtud del alma?  ¿Tal vez fue en el momento, en que dejó de vivir su vida, para empezar a vivir como vivían los demás?  ¿O tal vez fue en el momento, en que entró a la competencia de tener más y más a cualquier precio y por cualquier medio?

Tenemos la errada creencia que la felicidad es un estado permanente de bienestar y alegría. Hemos sobrevalorado la felicidad y la relacionamos muchas veces con el tener. La felicidad no es un estado permanente e infinito. La felicidad se puede clasificar en 3 tipos:

Felicidad anticipatoria: aquella que sentimos ante la expectativa de algo que planeamos hacer.

Felicidad del momento: aquella que sentimos cuando vivimos un momento específico.

Felicidad crepuscular:  aquella que sentimos al evocar vivencias pasadas.

Y volvemos a encontrarnos con la estructura del tiempo, donde todo se resume a que la felicidad está constituida de momentos pasados, presentes y futuros, y que depende de nosotros en qué tiempo ubiquemos nuestra felicidad.  La felicidad es un mosaico de momentos pasajeros y cortos.

Llama la atención los conceptos de felicidad que ofrecieron los grandes filósofos clásicos:

Para Sócrates, la felicidad es el último bien del hombre y se logra con la práctica de la virtud.  No es la felicidad lograda de placeres sensibles y fugaces, sino que es serena y estable.

Mientras que Aristóteles, va un poco más a profundidad y afirma: Es una actividad de acuerdo con la virtud. El hombre feliz vive y obra bien.  La virtud no es la del cuerpo, sino la del alma, así que la felicidad es una actividad del alma.

Ambos coinciden con relacionar la felicidad con la virtud en el vivir, y con lograr vivir de tal manera que se encuentre un propósito que nos dé esa sensación de que la vida tiene un sentido más allá del buen vivir, de los placeres pasajeros y materiales.  Insisto, desde este punto de vista, la felicidad no está en el tener, la felicidad está en desarrollar el ser.

La sicóloga Emily Esfahani, menciona que el sentido de la vida se desarrolla a partir de 4 pilares:

  1. Sentido de pertenencia: cuando sentimos que somos aceptados por lo que somos y no por lo que tenemos.
  2. Propósito: cuando en nuestra vida hacemos cosas que nos hacen sentir útiles, compasivos, generosos, con otros seres.
  3. Trascendencia: Cuando somos conscientes de nuestro lugar en el mundo, en la vida, y podemos apreciar la grandeza de todo lo que nos rodea: la naturaleza, las estrellas, la misma vida y podemos ver en cada uno de ellos un milagro que nos sorprenda y nos permita expresar admiración y gratitud.
  4. La narrativa interna: cuando dentro de cada persona existe un amor propio sano, que le hace sentir respeto, empatía, sintonía consigo mismo. Que le permite expresar optimismo, alegría de vivir y esperanza aún en los momentos difíciles.

En la búsqueda está el camino. Afrontando nuestros vacíos y cuestionando su origen, las razones de ser y tratando de encontrar la respuesta que se ajuste a nuestra vida, es posible encontrar el sentido a la vida; que nos brinde una felicidad con mayores intervalos de satisfacción, con claridad en la mente, en el alma y en el corazón y que podamos ayudar a otros a encontrar ese camino de libertad.  Considero que encontrar el propósito de vida es en ciertamente encontrar la libertad de ser nosotros mismos, de romper cadenas que nos atan y de recorrer caminos de paz verdadera y duradera.

06.09.2021

(Visited 107 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy una permanente viajera de la vida. Economista con Posgrado en Dirección, Inteligencia Emocional y Coaching. Creo en los milagros, en las sincronicidades, disfruto el contacto permanente con la naturaleza, el cielo lleno de estrellas y caminar al amanecer. Consejera personal en temas de motivación y espiritualidad.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • facebook

Más posts de este Blog

  • Vida

    Historia de una amistad

    » Hawka «es su nombre. Llegó a nuestro hogar con apenas 2 meses y parecía un copito de nieve.(...)

  • Vida

    Vacío - Felicidad - Propósito

    Erase una vez…. un niño soñador y curioso, que pensaba que el mundo era un lugar amable donde todos(...)

  • Opinión

    Al final todo tendrá sentido

    Seguramente muchos de nosotros, en algún momento de ocio, nos hemos divertido y aprendido con el juego de unir(...)

  • Opinión

    La niebla del amanecer

    La niebla del amanecer lo cubre todo con un velo de misterio y de resignación.  Parece que el clima(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Limpiar ventanas de departamentos por fuera puede parecer un poco difícil(...)

2

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

3

En este sistema nos hacen creer que solo existe una sola(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar