Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Ese tipo de palabras no tienen calibre, pólvora, plomo o plutonio, pero pueden ser disparadas en cualquier momento sin usar algún tipo de gatillo o combustible; todos podemos ser víctimas o agresores. Evitemos apuntarle a alguien y blindémonos contra los que acostumbran a usarlas.

Recientemente tuve una experiencia así, una persona me disparó una ráfaga a quema ropa, no pude evitar escucharlas porque era un “jefe”, solo guardé silencio y recibí todos los impactos.

Al principio no quise darle importancia, pero cuando volví a la realidad laboral supe que algo no estaba bien, mi autoestima estaba herida y mi orgullo agonizaba como si hubiese estado en un campo de batalla en la Segunda Guerra Mundial o en alguna de las zonas rojas que tuvo Colombia.

Mientras trato de suturar el interior de mi ser, estaba pensando en esto: ¿por qué algunas personas usan este tipo de palabras para hacerle daño a otras? ¿qué tipo de beneficios o acciones esperan a cambio? ¿para qué llegar hasta esas instancias? ¡¿por qué?!

Debo aceptar que en algunas ocasiones estas palabras se convierten en las “herramientas” que puedes usar para demostrar todo lo contrario a las afirmaciones que hacen sobre ti, pero como en todo, existen los límites.

En otras situaciones te pueden dañar tanto como para hacerte sentir inseguro, generar incertidumbres a cerca de lo que quieres, lo que piensas, lo que deseas, tus propósitos y metas; como ven, las palabras son un arma de destrucción masiva al alcance de cualquier individuo, un individuo sin ética o moral.

Puede que tengas fortalezas o seas muy fuerte, pero las palabras de otros pueden dañarte o hacerte sentir mal, incluso, a ninguna persona se le va a olvidar con facilidad una mala palabra porque a fin de cuentas es una agresión verbal.

Ahora bien, las palabras que sí dejan marca y cicatriz de por vida son las que vienen de la boca de nuestros seres queridos. Todos guardamos en el sótano «oscuro» de nuestra memoria esa frase despectiva o insulto que algún familiar cercano nos propinó, puede que no quieras recordarlo, pero ahí están.

Paul Watzlawick, un célebre psicólogo austríaco experto en comunicación y lenguaje formuló una interesante teoría a la que denominó: “la desconfirmación”. En ella, se reflejaba el poder destructor de las palabras en la comunicación humana y las formas más comunes en las que se desarrollan:

  • La desvalorización: en este tipo de comunicación se hace uso de un determinado tipo de palabras que buscan ante todo disminuir el valor de la persona. Se le quita importancia a todo lo que hace o dice, se usa un lenguaje que desacredita y que le resta valor a toda su figura, a toda su esencia. Es algo realmente destructivo.
  • La descalificación: en este caso lo que se busca no es desvalorizar, sino “invalidar”. Se va un paso más allá y aparecen palabras como “no sirves para nada”, “eres la persona más torpe del mundo”, “no le llegas a la suela de los zapatos a nadie…”
  • La desconfirmación: este grado de comunicación llega a anular por completo a una persona. Si en las anteriores definiciones quitábamos valor y humillábamos, aquí se procede a “ignorar“. No importa que el niño haga bien o mal algo, se le ignora. No importa que la pareja esté al lado de la persona que ama, éste o ésta procede a hacerle “el vacío”. Como si no existiera…

¿Cómo afrontar las palabras que dañan?

Estas son las claves para afrontar este tipo de palabras:

  • Hemos de ver cómo es la personalidad de esa persona. Es posible que nuestros padres o algún hermano, tengan esta característica: la carencia de una comunicación emocional y respetuosa. Si es así, es algo que deberemos asumir pero dejando en evidencia siempre y en todo momento, “que hacen daño”. 
  • Si esa comunicación es siempre agresiva y vulnera nuestros derechos hasta llegar a la descalificación, está claro que no hay que reforzar dicha relación. Es un tipo de maltrato y como tal, nos defenderemos y pondremos una necesitada distancia.
  • En el caso de que nuestra pareja, por ejemplo, haga uso frecuente de palabras cargadas de ironía, debes entender que es también un tipo de vulneración personal. No lo permitas.
  • Entiende desde un principio que el uso determinado que haga una persona de las palabras, dice mucho de su personalidad. Si no te sientes cómodo/a con el lenguaje, no “encajas” con dicha persona.

Todos podemos en un momento dado, dejar caer o recibir palabras dañinas. Si es algo puntual no dudes en expresar en voz alta tu desagrado, tu molestia y tu dolor. Usa la “personalización” y haz ver a la otra persona lo que sentiría si estuviera en tu lugar.

Uno de los principales problemas de la comunicación es que no escuchamos para entender, escuchamos para contestar, y es ahí donde aparecen esas palabras que hacen daño.


Encuéntrame en Twitter con un clic aquí: @SoyCarlosDiaz_ o en Instagram con otro aquí: @SoyCarlosDiaz

Recuerda seguir mi blog.

(Visited 1.378 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Publicista, docente, consultor digital, creativo gráfico, generador de contenido. Amo escribir; en mi trabajo cuento historias para llegarle a la gente, aquí también le llego a la gente, pero por pasión. Siempre con algo nuevo por contar. Leámonos.

Más posts de este Blog

  • Vida

    ¿Qué tan atrevido es usted?

    Antes no había tantas personas «osadas y atrevidas» (positivamente) como hoy en día, por ejemplo: en los hoteles ya(...)

  • Vida

    El amor, la cura para todo

    El amor es tan misterioso, que día a día tenemos la tarea de buscarlo, no importa si eres soltero(...)

  • Vida

    Los síntomas de la nostalgia

    Mientras que la covid-19 nos hace vivir momentos muy complicados por la incertidumbre, la desinformación y el «encierro», ya(...)

  • Bogotá

    Un nuevo día con el mismo problema: coronavirus

    7:00 a.m., la fecha, ya no importa, desde hace días vivo encerrado en mi casa, y ahora los veo exactamente iguales…(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Cualquier amante de la economía o en general de cualquier ciencia(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar