Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El 04 de agosto un joven de 16 años se suicida arrojándose desde la terraza de un centro comercial en Bogotá. Sergio Urrego se suicidó después de ser acosado incesantemente debido a su orientación sexual; y lo mas perturbador de todo ello es que una parte significativa del acoso fue orquestado de manera sistemática por su colegio, el Gimnasio Castillo Campestre.

En el recuento de los hechos realizado por la madre del joven, es evidente como el ataque a Sergio fue orquestado desde las directivas y personal del colegio, como es el caso de la orientadora de la institución, Ivón Andrea Cheque Acosta, y la misma rectora, Amanda Azucena Castillo, quien evidentemente se regodea en el hecho de haber coartado la educación del joven con medidas como la demora en la entrega de sus certificados de notas, y lo que es aun mas enfermizo, una queja contra Sergio por acoso sexual, queja, cuyos sustentos, de acuerdo a ese mismo recuento, nunca aparecieron, o negando el reembolso de los derechos de grado de Sergio.

La misma rectora Castillo llegó al extremo incomprensible de maltratar la memoria de Sergio tras su muerte en una reunión con los estudiantes del grado 11. Es inevitable pensar, que de haber seguido en la institución, Sergio habría sido sometido a cualquier cantidad de humillaciones en eventos como la ceremonia de grado o el prom.

Los ríos de tinta (o en este caso, pixeles), que se escriban en este caso no repararán el daño. Sergio seguirá muerto, sus padres y su abuela vivirán con la pena de haberlo sobrevivido cuando el orden natural de las cosas es lo contrario y el colegio seguirá dando respuestas tibias cuando la verdad es que tiene la sangre de un adolescente en sus manos. 

La pregunta que nos tenemos que hacer en este momento gira alrededor de la respuesta gubernamental ante los actos tan asquerosos realizados por el Gimnasio Castillo Campestre; desafortunadamente, tal parece que la respuesta de la Secretaría de Educación de Cundinamarca (encargada del caso por cuanto el colegio se encuentra fuera de Bogotá) es en el mejor de los casos ingenua y en el peor de los casos negligente y cómplice. 

La Secretaria de Educación del departamento manifiesta que no se ha dado una respuesta a la queja interpuesta por la madre de Sergio Urrego, y también es evidente que se han limitado a contentarse con las respuestas que ha dado la institución, sin dar cualquier atisbo de esperanza que va a haber alguna sanción que siquiera trate de corresponder con la gravedad de los acosos hechos por parte del colegio. También resulta perturbador el silencio de organizaciones como FECODE, que este año ha sido una voz muy prominente a la hora de pedir beneficios sin responsabilidades para los docentes, pero ante casos como este guarda silencio, en una muestra del anquilosamiento mental de quienes la dirigen.

¿Que sigue ahora? Esperemos que en las políticas públicas para población LGBTI que anunció el ministro del Interior Juan Fernando Cristo haya un paquete de medidas que tome en cuenta los riesgos de los adolescentes pertenecientes a estas poblaciones y que se encuentran en situación de riesgo por acoso, unas medidas en las que tome parte el ministerio de educación para garantizar que tanto colegios privados como públicos sean espacios de tolerancia y aceptación a los jóvenes que están explorando su identidad y preferencias sexuales. 

Medidas como espacios similares a la escuela Harvey Milk en Nueva York si bien son medidas pragmáticas por cuanto protegen de manera inmediata a estos jóvenes, en el largo plazo refuerzan la idea de ‘Debemos mantenerlos separados de los demás’, por lo que la única alternativa es la educación para la aceptación de la diferencia, y las sanciones efectivas a las acciones criminales de instituciones como el Gimnasio Castillo Campestre, quienes son los principales responsables de la muerte de Sergio a través de un acoso grotesco. 

Las últimas palabras de Sergio, contenidas en una carta a sus padres, son un testimonio del daño indecible cometido por ese colegio, y son el cierre mas apropiado a esta entrada.

“Hoy espero lean las palabras de un muerto que siempre estuvo muerto, que caminando al lado de hombres y mujeres imbéciles que aparentaban vitalidad, deseaba suicidarse, me lamento de no haber leído tantos libros como hubiese deseado, de no haber escuchado tanta música como otros y otras, de no haber observado tantas pinturas, fotografías, dibujos, ilustraciones y trazos como hubiese querido, pero supongo que ya puedo observar a la infinita nada”

(Visited 377 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Psicólogo (Universidad Nacional de Colombia), MA en TESOL y Lingüística aplicada (University of Leicester, Reino Unido). Entre los años de 2010 a 2015 trabajé con la Secretaría de Educación Distrital como docente y como coordinador. Participé en investigaciones de la Escuela de Gobierno de la Universidad de Los Andes y la Facultad de Educación de la Universidad Externado de Colombia. He trabajado con la Asociación Alianza Educativa en la formación de los participantes del programa Todos a Aprender.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Elecciones 2018: Iván Duque y la Educación

    Como suele pasar cada cuatro años en la época de las elecciones presidenciales, el electorado y la opinión pública(...)

  • Colombia

    Lista de requerimientos

    Faltan unos siete meses para la primera vuelta de las elecciones presidenciales, y con casi una treintena de candidatos presidenciales(...)

  • Colombia

    37 días después

    La noche del viernes 16 de junio, el paro docente más largo de los últimos años por fin llegó(...)

  • Bogotá

    28 días después

    Al día de hoy, 8 de junio, se cumplen 28 días del paro liderado por FECODE que tiene paralizada a(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_83" align="aligncenter" width="1024"] Crédito: Revista Diners[/caption] Hablemos de Encanto y(...)

2

Mientras que en Latinoamérica no se aprenda a valorar el mundo(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Los educadores, incluyendo directivas escolares, son quienes deben fomentar el respeto y tolerancia a la diversidad, donde esta la paz que queremos alcanzar como pais cuando expresamos y enseñamos conductas de odio a quien no es igual a nosotros. Somos un pais con toda la capacidad de evolucionar como sociedad y lo conseguiremos ejerciendo respeto por quienes nos rodean.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar