Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El discurso público la semana pasada estuvo dominado por la noticia de la muerte de un estudiante del colegio Marco Fidel Suarez en Bogotá al consumir una mezcla de extintor de incendios, chirrinchi y marihuana. Nada de lo que se diga alrededor de ese caso va a cambiar la realidad. Ese muchacho seguirá muerto y aquellos que lo acompañaron siguen en el hospital muy probablemente con consecuencias en su salud de largo plazo, y yendo mas allá de la noticia en si, cabe preguntarse qué deja esta tragedia.

La discusión generada alrededor del caso es, esencialmente, otra instancia del dilema entre apagar el incendio que está destruyendo una casa y pensar en los planos de la nueva, con cada uno de los actores de la discusión defendiendo posturas que caen en uno u otro curso de acción. En este caso, apagar el incendio tiene que ver con lo que se puede hacer para que estos casos dejen de pasar en este preciso instante; y como al César lo que es del César, hay que reconocer como la Secretaría de Educación del Distrito en cabeza de Óscar Sánchez, ha tomado, a lo largo de su gestión medidas de choque para atacar estas problemáticas, como la llamada estrategia RIO con un grupo de orientadores dedicados a atender y apoyar a las instituciones educativas de Bogotá ante casos de esta naturaleza; si bien esta estrategia puede ser considerada como un factor que ha contribuido a la mejora en las condiciones de convivencia de las instituciones educativas en Bogotá, eventualmente su alcance se ve disminuido ante la manera en la que operan los otros actores y entidades en estos casos. El entender a la educación como un derecho fundamental hace que instituciones educativas, directivos y docentes adquieran el papel de garantes de ese derecho ante la población; situación la cual se ha visto malinterpretada y se ha convertido en ‘Mantener a los estudiantes matriculados no importa las circunstancias’.

Si le hacemos caso a lo reportado por Semana durante el cubrimiento al caso, el estudiante fallecido era un estudiante que representaba un problema convivencial grave dentro de la institución al mismo tiempo que tenía un bajísimo desempeño académico y no había sido retirado por una combinación de mala gestión directiva y el temor a la intervención de mecanismos de control producto de demandas por parte de los padres de familia; la cultura que se ha implementado dentro del sistema educativo de una supervisión punitiva constante a instituciones y equipos de trabajo ha hecho que se interiorice una actitud, por parte de directivos y docentes de ‘dejar pasar’ estos casos, los cuales terminan por convertirse en bombas de tiempo que estallan como pasó la semana pasada en un salón del Marco Fidel Suarez, dando pie a una respuesta desmedida e inapropiada que tiene mucho de represión policial y poco de prevención del consumo al interior de las instituciones educativas, y si a esto se le suma la baja capacidad de respuesta de los organismos de emergencia, como lo sugieren las versiones de llamadas al 123 que no tuvieron respuesta, una situación que ya de por si es muy mala, empeora aun mas.

Todo esto no significa, sin embargo, que los docentes queden con las manos lavadas en casos como este. La actitud interiorizada antes mencionada ha hecho que ante los cuestionamientos a la respuesta dada en este y casos similares, los docentes, de forma colectiva se deshagan en memoriales de agravios denunciando los problemas estructurales de la sociedad y su incapacidad para resolverlos en lo que se convierte en un intento de abrir el paraguas para no ser salpicados por el agua sucia. Independientemente de las factores que limitan la respuesta docente e institucional, flaco favor se hace el magisterio cuando evita asumir la falta de capacidad de respuesta, y el favor se enflaquece mas cuando, en lugar de una investigación abierta y transparente sobre las responsabilidades de los implicados, la SED recurre a campañas mediáticas con hashtags que poca efectividad tienen; llama también la atención, aunque no sorprende, el inexistente aporte de los sindicatos docentes (FECODE, ADE) a la discusión sobre el caso.

En este momento es cuando toca pensar en hacer ambas cosas: Apagar este incendio y repensar la casa para que no vuelva a pasar algo así, lo primero con una mejora en la gestión de las entidades pertinentes y lo segundo con una asunción de responsabilidades, aciertos y errores alejada de cualquier agenda política.

(Visited 707 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Psicólogo (Universidad Nacional de Colombia), MA en TESOL y Lingüística aplicada (University of Leicester, Reino Unido). Entre los años de 2010 a 2015 trabajé con la Secretaría de Educación Distrital como docente y como coordinador. Participé en investigaciones de la Escuela de Gobierno de la Universidad de Los Andes y la Facultad de Educación de la Universidad Externado de Colombia. He trabajado con la Asociación Alianza Educativa en la formación de los participantes del programa Todos a Aprender.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Elecciones 2018: Iván Duque y la Educación

    Como suele pasar cada cuatro años en la época de las elecciones presidenciales, el electorado y la opinión pública(...)

  • Colombia

    Lista de requerimientos

    Faltan unos siete meses para la primera vuelta de las elecciones presidenciales, y con casi una treintena de candidatos presidenciales(...)

  • Colombia

    37 días después

    La noche del viernes 16 de junio, el paro docente más largo de los últimos años por fin llegó(...)

  • Bogotá

    28 días después

    Al día de hoy, 8 de junio, se cumplen 28 días del paro liderado por FECODE que tiene paralizada a(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Canadá es uno de los mejores países en calidad de vida,(...)

3

Limpiar ventanas de departamentos por fuera puede parecer un poco difícil(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. mesaampliadapadres

    Al pan pan y al vino vino. La política pública en educación de éstas últimas administraciónes, de “rescatar lo público”, entregó la educación a fecode, realizó “desplazamientos forzados” de miles de estudiantes de Colegios en convenio y concesión, obligándolos a estar en un único modelo educativo el de FECODE. Esta causa primera trae efectos entre ellos debilitamiento de las relaciones familia, sociedad y Estado, que lleva a su vez, a poco o nulo “sentido de pertenencia con la Institución educativa”, de los distintos agentes de la educación y violando derechos Constitucionales y de Tratados Internacionales: Derecho de los Padres de escoger el tipo de Educación para sus hijos y por ende la Institución educativa.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar