Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El fanático divide al mundo en dos bandos: los buenos y los malos. Los buenos son aquellos que piensan igual que el fanático, los malos, aquellos que tienen una opinión diferente. Para el fanático no hay escala de grises: como algunos animalitos, solo ve en blanco y negro. 

El fanático es emocional, no puedes hablarle a un fanático desde la evidencia histórica o desde las estadísticas porque no las asimila. En consecuencia, el fanático no cambia de opinión porque sus posturas no provienen de ejercicios racionales sino que involucran todo su ser, renunciar a su objeto de adoración es renunciar a su propio ser, es dejar de existir. 

El fanático es un cirujano: es capaz de diseccionar milimétricamente la realidad para alimentarse de los hechos que reproducen su ideología mientras desecha toda la evidencia opuesta que desestabiliza sus creencias. Esta miopía le permite indignarse por las injusticias del mundo que le afectan y a la vez, celebrar que estas mismas injusticias afecten a sus contradictores. 

El fanático exagera las ganancias y minimiza las derrotas.

El fanático es violento: un padre de familia que va a apoyar a su equipo de fútbol puede convertirse en cualquier momento en un vándalo. El fanático convive con un mostruo que se alimenta de sus miedos y su desesperanza. 

El fanático necesita pertenecer: el sentido de pertenencia es lo que le permite al fanático creer que sus percepciones son reales porque se rodea de personas que piensan igual, consume noticias que le dan la razón, sus redes sociales reproducen sus mismas opiniones y todo a su alrededor ensalza su postura. Los terraplanistas creen ser millones.  

El fanático es fácilmente influenciable: a diferencia de lo que cree, el fanático está dispuesto a creer cuanta tontería ve en internet siempre que reproduzca su ideología, el fanático suele consumir noticias falsas o descaradamente manipuladas y las incorpora a su experiencia de vida como parte de una historia que justifica su fanatismo. Las corporaciones, los poderosos y los grandes medios conocen muy bien al fanático y se aprovechan de él: si el fanático cree que Cristiano Ronaldo es mejor que Messi, Nike siempre le dará la razón.    

El fanático se lo toma todo personal: discutir con un fanático es exasperarlo porque no puede tomar distancia de su objeto de adoración. Cada palabra que pronunciemos contra sus creencias, por bien cuidada, por imparcial que parezca, será tomada por el fanático como una afrenta contra su estilo de vida e incluso contra su existencia. 

Finalmente, esta es su carácterística más interesante y a la vez la más peligrosa: el fanático jamás se reconocerá como fanático. Muy al contrario, el fanático suele creer que es culto, analítico, perspicaz… está convencido de que sus opiniones expresan la única verdad posible y habla con seguridad. Quien se atreve a contradecirlo es tachado, irónicamente,  de fanático. 

 

@naburgosb

(Visited 265 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritor advenedizo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Ojalá en un país de contradicciones, de ‘ires y venires’, de(...)

2

América Latina y El Caribe, tierra bendecida por la diversidad y(...)

3

En meses tan ESPECIALES; cómo estos; donde por distintos MOTIVOS se(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar