Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
En Twitter: @Hugoleonrojito
Es una verdad de a puño que ninguno de nosotros está preparado para que la muerte toque a la puerta de la casa y nos arrebate un ser querido. 
Sólo hasta que nos toca, sabemos lo doloroso que es; hasta que nos toca, aprendemos a dar un sentido pésame sincero y no como un acto de educación o cortesía; hasta que nos toca, sabemos que es una herida que tarda mucho en cerrarse y que sana en falso. 
En 2007, la muerte tocó a mi puerta y preguntó si mi madre se encontraba. Yo me le enfrenté y traté de darle todos los argumentos del porqué no se la debía llevar.
Tuvimos ella y yo un encuentro extenso donde trataba de persuadirla para que no me arrebatara la mujer que me había dado la vida.
Le dije que 56 años eran muy pocos para que estuviera en su lista. También le conté que tuvo que educar y sacar adelante 4 hijos sola, por mucho tiempo, que quería que disfrutara de sus nietos y los malcriara como ella quisiera, le informé que era prácticamente vegetariana, hacía ejercicio todos los días y llevaba una vida muy sana.
La muerte me escuchaba sin musitar palabra; yo, desesperado, esculcaba en mi cabeza cualquier argumento para convencerla.
Hice un mea culpa de cuando fui adolescente, cuando era rebelde con mi madre, cuando injustamente me portaba mal con ella. Le dije tambien a la muerte que me diera la oportunidad de conocerla con canas, con arrugas y que yo quería devolverle un poco de lo que me dio durante tantos años. Que quería verla envejecer y, tal vez, cambiarle un pañal como ella lo había hecho conmigo. Quería también demostrarle que era bueno en algo.
Pero la Muerte no entró en razón y sin responderme nada se la llevó demasiado pronto: cáncer.
Yo, disgustado con la vida, hasta perdí mi fe, cuestioné a Dios por mucho tiempo. Me volví un ‘grinch’ en Semana Santa, época en la que falleció, y ni que decir del Día de la Madre. Sufrí durante mucho tiempo en silencio porque no me gusta demostrar debilidad en público.
Hasta que hace dos años se subió a mi taxi un ángel de ojos azules y muy profundos. Ese día hablamos del tema porque normalmente soy alegre y dicharachero, pero en ese momento estaba bajo de nota y ella lo notó. Le conté el dolor que sentía por la pérdida de mi madre. Mi ángel me dijo unas palabras que me devolvieron la tranquilidad, mi ángel me dijo que esas personas tan buenas las necesitan más en el cielo que en la Tierra. En ese momento entendí que muchas de las cosas buenas que me han pasado últimamente son bendiciones que ella me envía desde el cielo.
Les cuento mi historia para que valoren a su mamá, sobre todo los adolescentes, los jovenes que a veces son irrespetuosos y piensan que son cantaletosas. Aprovéchenla al máximo. Yo, aunque no tengo remordimientos, si pienso que me faltaron muchos momentos para disfrutarla. Sabias palabras las de las madres que dicen: “Cuando sean padres me darán la razón y se acordarán de mí”.
¡Feliz Día de la Madre!
(Visited 197 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Bogotano, santafereño y defensor de la changua. Cuento lo que veo a diario en mi ciudad.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Días antes de iniciar el racionamiento de agua en Bogotá, en(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Y en cada BOTICA, así como es la FILBO 2024 hay(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar