Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Con la entrada en funcionamiento del nuevo y moderno aeropuerto El Dorado al que a propósito quisieron cambiarle de nombre pero la gente nunca lo aceptó, se van recuerdos, historias, despedidas y en general momentos tristes pero también alegres.
Hay que decir que en el pasado viajar en avión era algo elitista y hecho solo para personas con gran poder adquisitivo.

Al resto de nosotros, “la chusma”, nos tocaba someternos a largas horas de viaje por carretera corriendo el riesgo, como se dice popularmente, de que se nos borrara la raya. Para fortuna de muchos eso ha cambiado y ahora las tarifas aéreas están más al alcance de todos si se compra y se programa con tiempo. Se creó una línea de bajo costo como Viva Colombia y las aerolíneas han tenido que lanzar promociones donde los finalmente beneficiados somos los usuarios.

Tuve la oportunidad de estar la noche en que salió el último vuelo del antiguo Dorado y debo confesar que me dio nostalgia. No soy un viajero frecuente pero si por mi trabajo voy casi que todo los días al aeropuerto. He recibido gran cantidad de turistas nacionales y extranjeros. Me han encargado amigos de tuiteros que no conocen la ciudad. Me han confiado familiares, hijos, abuelos y demás personas que visitan la capital por estudio, negocios, turismo o placer.

Y en esa labor tengo que decir que he visto los abrazos más fuertes, largos y sinceros que se puedan dar a los seres queridos. He visto el novio nervioso con ramo de flores esperando a su pareja que no ve hace mucho tiempo o que de pronto hasta ahora va a conocer porque el único contacto que han tenido es el chat y las redes sociales. He visto lágrimas de madres que despiden a un hijo que piensan tal vez no volverán a ver, pero sacrifican ese sentimiento porque viajan a forjar un mejor futuro en otro país. He visto recibimientos con papayera, productos típicos colombianos y rumba. He visto llegar deportistas colombianos que triunfan en el exterior y se los llevan por la calle 26 en carro de bomberos, pero también he visto llegar a los que fracasan y nadie va a recibirlos. He visto fieles del movimiento Hare Krishna hacer una fiesta porque llega su maestro que los llenará de sabiduría y paz. He visto el “mariachi loco” recibiendo con serenata a viajeros que hace mucho no pisan tierras colombianas.

También he hecho parte de los que con un cartel esperamos a una persona que no conocemos. Pero creo que en general, todos tenemos historias de aeropuerto que contar.

Yo, que hago parte de la chusma. Confieso que me subí a un avión hasta los 24 años y como no tenía para el whisky que me tranquilizara me tocó aguantarme el susto en un fokker 50 de Avianca, vuelo que duró 20 interminables minutos de Villavicencio a Bogotá. Pero la atortolada no era solo por volar, la vaina era que yo no lo tenía planeado y me tocó hacerlo porque hubo derrumbe en la carretera a la altura de Guayabetal. Tuve que pasar de Macarena Airlines al aeropuerto Vanguardia de Villavicencio con plata prestada para el pasaje y en medio del estrés porque iba a llegar tarde al trabajo ya que mi jefe llegaba de Miami y yo tenía que ir por la camioneta blindada y regresarme a El Dorado para estar en el momento preciso en que el saliera con la maleta, o me echaban.

De nada sirvió todo el afán porque a la secretaría de mi jefe se le olvidó avisarme que su vuelo se había aplazado un día. Gracias a ella tuve que aguantarme la corbata y el vestido de paño que me puse a lo Superman en un baño del aeropuerto de Villavo porque quería ganar tiempo.

Cuando le conté lo que me había pasado a mi jefe me reembolsó la plata del pasaje. ¿Si ven que ser responsable si paga?
Ya les conté mi historia de aeropuerto ¿cuál es la de ustedes? escríbanme y me la cuentan. Me despido expresando mi más profunda nostalgia por la partida sin retorno del antiguo  El Dorado y doy la bienvenida al moderno aeropuerto internacional de Bogotá. Extrañaré las angostas escaleras eléctricas que con las de Unicentro, fueron las primeras en llegar al país.

(Visited 476 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Bogotano, santafereño y defensor de la changua. Cuento lo que veo a diario en mi ciudad.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

"Si se abriesen todas las puertas de la percepción, todas las(...)

2

El informe anual de Consumer Reports sirve como orientación para no(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar