Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

“La isla de cada hombre, Jean Louise, el centinela de cada uno, es su conciencia. No existe eso de la conciencia colectiva”.

Harper Lee

 

Comencé lleno de expectativas y con gran entusiasmo ‘Ve y pon un centinela’ de la escritora estadounidense Harper Lee. Es la segunda parte, aunque algunos mitos dicen que fue escrito primero, de ‘Matar a un ruiseñor’, sin duda uno de los grandes libros de la historia universal. Una obra llevada al cine y recurrente en los recuentos de lo mejor de la literatura. Recuerdo un capítulo de ‘Los Simpson’ en el cual Lisa, creyendo que perdía su inteligencia por el gen Simpson, pide en televisión no privarse de leer esta obra.

Yo lo leí hace poco y quedé fascinado, aún recuerdo la historia a la perfección y no he podido olvidar a sus personajes, en especial a Atticus, en quien encontré mucho de mi padre.

Tal vez esa expectativa fue la que no me dejó disfrutar de la primera parte del libro. Encontré una historia llena de flash-back que, según mi opinión, no aportaban nada a la trama, y que además me parecieron larguísimos.

La historia del libro gira en el retorno de Jean Louise (Scout) a Maycomb, en el sur de EE. UU., su tierra natal. Scout regresa y se encuentra con las costumbres e ideales que creía olvidados. El leitmotiv del libro es el racismo, el clasismo, el rencor que nunca hemos dejado de lado pese a los años de civilización.

Pasé la mitad del libro y seguía sin involucrarme en la historia. Extrañaba a Atticus, extrañaba el calor de familia, extrañaba ‘Matar un ruiseñor’. Conversando con mis amigas Silvia, quien me recomendó el libro, y Cindy les decía que estaba muy decepcionado y que esperaba mucho más. Ellas insistían en que era un gran libro y que el final era impactante.

Solo en dos ocasiones he dejados libros sin terminar, y esta no iba a ser la tercera, así que acometí las últimas 70 páginas con la intención de acabarlo cuanto antes y poder comenzar otra vida con un nuevo libro. ¡Oh sorpresa! Las últimas páginas son maravillosas. No podía parar de leer y cuando llegué a la penúltima página el llanto se apoderó de mí. Lloraba como un niño cuando pierde su valor más preciado. Las lágrimas seguían y seguían pese a que 15 minutos atrás había terminado el libro. Definitivamente hay que llegar al final. Si no lo hubiera hecho me hubiera perdido de un desenlace único y de unas líneas inolvidables.

Por ejemplo esta cuando habla de la amistad:

“El momento en que tus amigos te necesitan es cuando están equivocados, Jean Louise. No te necesitan cuando tienen razón…”

Nada más cierto. Los supuestos amigos cuando estás bien y en lo cierto pululan, pero si te equivocas y fallas comienzan a juzgarte y a dejarte solo.

Y esta parte también tiene que ver con esto. Tiene que ver con nuestra naturaleza de acabar con todos los que nos rodean así digamos que los queremos, y de cómo deberíamos reaccionar:

“Un hombre puede parecer ser parte de algo no tan bueno a primera vista, pero no te otorgues el derecho a juzgarlo a menos que también conozcas sus motivos. Un hombre puede estar hirviendo por dentro, pero sabe que una respuesta calmada funciona mejor que desplegar su ira. Un hombre puede condenar a sus enemigos, pero es más sabio conocerlos”.

Una de las partes más desgarradoras del libro es el enfrentamiento entre Scout y Atticus. Esa conversación llena de dolor, de reclamos, de intolerancia, de rencor, de indignación es inolvidable, y se puede resumir en este párrafo:

“Yo creía en ti. Te admiraba, Atticus, como nunca admiré a nadie en toda mi vida y como nunca volveré a hacerlo. Si tan solo me hubieras dado alguna indicación, si no hubieras cumplido tu palabra conmigo un par de veces, si hubieras estado malhumorado o impaciente conmigo… si hubieras sido un hombre más mezquino, quizá yo podría haber asimilado lo que te vi hacer. Si una o dos veces me hubieras permitido pillarte haciendo algo vil, entonces ayer lo habría entendido”.

Y desafortunadamente es así, no hay dolor más grande y pena más profunda que el sentirte desilusionado por aquella persona a la que admiras y quieres. Si te engaña cualquier persona te sentirás triste, pero si es el que consideras el mejor es devastador.

En varios de mis post he hablado de la intolerancia, del dolor que me produce en cualquier situación y aspecto de la vida, pero nunca había encontrado una mejor definición que está:

“¿Qué hace un intolerante cuando se encuentra con alguien que desafía sus opiniones? No cede. Se mantiene rígido. Ni siquiera intenta escuchar, tan solo contraataca”.

Todos cometemos errores, todos juzgamos y lanzamos opiniones desacertadas, todos en algún momento somos injustos con los que nos rodean, pero lo importante, como lo dice el doctor Finch, es que “siempre es fácil mirar atrás y ver lo que fuimos, ayer, hace diez años. Es muy difícil ver lo que somos ahora”. Y a esto se suma que “Prejuicio, una palabra sucia, y fe, una palabra limpia, tienen algo en común: ambas comienzan donde termina la razón”.

Al final no importa cuánto te desilusione el ser que quieres, al final si logras superar la intolerancia y escuchar sus razones podrás decir sin temor: “Estoy orgulloso de ti”.

Tengan paciencia, lleguen al final de ‘Ve y pon un centinela’ seguro van a disfrutar de algunas de las mejores páginas de la literatura y no se van a arrepentir.

@digonar

(Visited 936 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

No sé mucho de literatura, solo me gusta leer casi todo lo que cae en mis manos, que, curiosamente, casi siempre me pone a pensar en lo equivocado que ando en la vida.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Quienes tienen seres queridos que están desaparecidos, suelen soñar con ellos.(...)

2

Hace cerca de una semana tuve la oportunidad de conversar con(...)

3

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com
-->
Quizás no conozcan a Sigur rós. Esta puede ser una buena introducción a ellos, según lo que yo creo. Lo que sigue se llama Inní mér syngur vitleysingur, lo que significa algo así como "junto a mí canta un loco":




Sigur rós es una banda islandesa que existe desde hace casi catorce años (desde 1994). Los oí por primera vez en el cine, pues se utilizó su música en el trailer de la película Children of men (2006) - lo que suena es Hoppípolla ("saltando charcos"). Luego de eso me he enterado de lo reticentes que son sus integrantes a comercializar su producción, y he desarrollado un gusto inmenso por su trabajo. También tengo una afición irracional por Islandia, y no sé muy bien por qué.

Pero eso es otro asunto; vamos al grano.

Esta es la dirección de ojos de mosca, un blog sobre música islandesa escrito en castellano por un islandés. Hace un tiempo leía allí mismo una pequeña reseña que hacía el autor acerca de Takk..., el tercer álbum de estudio de Sigur rós. Y me pareció muy interesante la opinión que presenta la entrada. A ver si esta vez sí me puedo explicar.

El segundo álbum de Sigur rós se llama ( ). Sí, así se llama. Le debe su nombre tanto al hecho de que ninguno de los cortes que lo componen posee título (las ocho pistas se llaman Untitled 1, Untitled 2 y así sucesivamente - aunque luego del lanzamiento del álbum, los seguidores del grupo contribuyeron a nombrar las pistas una a una) como a una particularidad característica de Jónsi, el cantante; quisiera que trataran de descubrirla ustedes primero. Para eso, otro video; lo que sigue se llama Untitled 4, o Njósnavélin (la máquina espía):




¿Lo notaron?

Yo tuve que leerlo para caer en cuenta; no sólo usan un arco de chelo para tocar la guitarra eléctrica (lo que produce ese sonido tan intenso de vez en cuando), sino que Jónsi no canta en un idioma en particular. Lo que dice no está dicho en islandés; ninguna de las canciones que componen el disco lo está. Han llegado a llamarlo un lenguaje aparte (que no lo es): "vonlenska", o "hopelandic". Y esa es sólo una de las interesantes particularidades de este grupo.

Vuelvo al blog del islandés. Luego de tener un poco de idea acerca del grupo, transcribo (con estilo corregido, porque el hombre escribe ligeramente mal el español) su opinión sobre el disco que siguió a ( ):

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

Aceptar

Ingresa los siguientes datos para enviar el correo


¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar