Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

A veces un simple gesto cambia toda tu historia, a veces no tomar una mano llena tu vida de dolor e incertidumbre.

El resto es silencio

Después de leer ‘Contigo en la distancia’ me quedó claro que más adelante tenía que leer más de Carla Guelfenbein y luego de varios meses cumplí con la tarea. Acabo de terminar ‘El resto es silencio’ y debo decir que valió la pena ‘recaer’ en la obra de la escritora chilena.

La historia de Tommy, Alma y Juan es conmovedora. Realmente uno logra identificarse muy fácilmente con los protagonistas. Sentir sus miedos, sus tristezas, sus alegrías. Compartir sus reflexiones. En esta historia hay mucho de lo que la escritora plasma en ‘Contigo en la distancia’, en especial esa dualidad interna de los personajes, que, finalmente, es la de todos los humanos.

Hay verdades en la vida en las cuales uno no piensa mucho, a las cuales no se les da mucha trascendencia, pero eso no implica que no estén latentes cada segundo. A veces uno no dimensiona todo lo que puede pasar al realizar o dejar de realizar un acto tan, en perspectiva, poco importante como tomar una mano, como responder un mensaje, como dar un abrazo, como responder una pregunta. Las consecuencias de hacerlo o no pueden cambiar tu vida para siempre.

“Pongo mi mano sobre su muslo. ‘Toma mi mano’, le pido callada. ‘Por favor. Me estoy alejando hacia un lugar donde ni tú ni los niños pueden acompañarme, ¿no lo percibes?’ Pero nada sucede. Ni yo pronuncio estas palabras ni él toma mi mano”.

La historia del libro gira alrededor de Tommy, un niño de 12 años con problemas de corazón y huérfano de madre. Precisamente el argumento se basa en los descubrimientos que Tommy va realizando sobre la muerte de su mamá y de cómo todo lo que creía cierto va dejando de serlo. En medio de estos descubrimientos surge la historia de Juan, padre de Tommy, y de Alma, la nueva esposa de este. Su historia de amor, su crisis matrimonial. Una historia paralela que termina confluyendo y siendo igual de importante que la del menor.

El aislamiento de Tommy es un motivo que le dificulta crecer con normalidad. Es más, él a veces no quisiera crecer.

“Al principio recordaba a mamá todo el tiempo. Pero un día descubrí que aun cuando pusiera todo mi empeño, no podría dejar de crecer, ni tampoco olvidar. Las dos cosas van juntas y no hay forma de desamarrarlas”.

Y eso nos pasa a todos sin importar la edad. Por eso el refrán de que el tiempo lo cura todo. Al final uno seguirá creciendo e irá olvidando lo bueno y lo malo. Claro que a veces uno quisiera que fuera más rápido, a veces uno quisiera acostarse y despertarse sin dolor en el corazón.

Y también uno quisiera poder no recordar los momentos infelices, no tener que guardar en la memoria las cosas que te hieren:

“Quisiera editar todo esto, como lo hace ella con sus películas. Borrarlo de mi memoria. Pero cuando un asunto nuevo e importante entra en mi cabeza, ya no hay forma de sacarlo de ahí. Por más que intento olvidarlo, unos monstruillos me recuerdan su presencia”.

Creo que esto de olvidar, de recordar, de poder editar lo que llega a la mente al final, todos, así no lo queramos admitir, terminamos creando nuestras propias verdades y creyendo en otras que son totalmente ficticias. Mejor lo explica Alma:

“Quizá veo lo que necesito ver, con el fin de darle consistencia y sentido a una vida que de otro modo sería vana; y ha ocurrido de una forma tan paulatina, que he acabado creyendo el cuento que me he contado”.

Y a veces cuando este mundo que te has inventado explota, aunque tomes todas las precauciones, siempre vas a terminar mal. Vas a sentir que no hay futuro y que te has equivocado, pero ten la seguridad de que no es el final.

“A veces, por más esfuerzos que hagamos, la vida pasa por sobre nosotros. Nuestras conductas y sentimientos no nos pertenecen por completo. Están determinados también por lo que los otros nos dan y nos quitan, por lo que nos callan o lo que nos dicen, por nuestra historia. Tantas cosas…”

La novela está llena de giros, de cambios internos en cada uno de los protagonistas. La confianza, la lealtad se van deteriorando. Aquí como en la vida real no importa tanto el amor como saber entregarlo. Al final encontrarás que sin importar los errores que cometas y las traiciones a las que eres sometido o a las que sometes siempre habrá una segunda oportunidad mientras tengas a tu lado la persona que sea tu hilo de amor, tu hilo de Ariadna.

Si no han leído a Carla Guelfenbein se las recomiendo a ojos cerrados. Estoy seguro que los hará pensar y los conmoverá… ¿o no querida Cindy?

@digonar

 

(Visited 1.022 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

No sé mucho de literatura, solo me gusta leer casi todo lo que cae en mis manos, que, curiosamente, casi siempre me pone a pensar en lo equivocado que ando en la vida.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_227" align="aligncenter" width="300"] Caro Monroy[/caption] Esa fue mi primera navidad(...)

2

Siempre llego tarde. Es un vicio. No puedo evitarlo. Hay algo(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar