Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

No es lo mismo estar dormido que estar durmiendo, como no es lo mismo estar jodido que estar jodiendo. Necesitamos de nuevo a Camilo José Cela para hacer la distinción entre dos conceptos parecidos, contrarios y ambiguos, muy utilizados en las vías de la actual reforma electoral: voto electrónico y voto digital.

En términos generales, la reforma electoral liderada por la Registraduría Nacional y el Consejo Nacional Electoral propone reformar el Código Electoral de 1986, introducir la cédula digital e implementar el voto mixto; es decir una mezcla de voto electrónico con voto presencial.

Sobre la propuesta del voto electrónico hay más luces rojas que verdes. Dentro de lo positivo encontramos que serviría para eliminar los votos nulos. Al ser un modelo electrónico se reduce el riesgo de marcar dos veces, o marcar por fuera de la casilla.

En tres pasos funcionaría así: (1) El ciudadano se acerca al puesto de votación y marca en una pantalla su voto; (2) Acto seguido se imprime el voto en un tarjetón que luego es introducido en la urna; y (3) Al correo electrónico del votante llega el certificado electoral.

Para el conteo, un software consolida la votación de la jornada que debe coincidir con los votos de la urna y produce un E14 sistematizado. En suma, se minimiza el riesgo de marcar mal los tarjetones y que los jurados de votación marquen errónea o malintencionadamente el formulario E14.

El voto electrónico no ofrece garantías absolutas para la transparencia en el proceso electoral.

Aparece un intento por promover la participación, pero no es garantía suficiente para reducir el abstencionismo. Razones sobran para que la ciudadanía no vote, sin embargo, desde una mirada menos estructural y más operativa, siguen existiendo barreras que dificultan el derecho al voto sin mencionar todos los avances necesarios para disminuir la brecha digital, garantizar conectividad a internet, uso de dispositivos y apropiación sobre nuevos modelos de plataformas de participación digital.

Con el modelo de voto electrónico “al estilo vaya a un cajero y vote” no se resuelven los problemas de acceso al sistema democrático. Por ejemplo, los colombianos en el exterior tienen que hacer desplazamientos kilométricos y costosos para poder votar e incluso la propia ciudadanía, dentro del territorio nacional, que habita en zonas rurales o alejadas del país. No es solución.

Una de las grandes alertas es que el voto electrónico como lo plantea la Registraduría no ofrece garantías absolutas para la transparencia en el proceso electoral y la tecnología que se pretende usar será obsoleta en el corto tiempo, además de ser vulnerable.

Existen varias demandas en el mundo sobre este modelo de ir a votar a máquinas electrónicas. Por otra parte, quien compre las máquinas seguirá teniendo el poder, porque detrás de las máquinas hay un software que centralizará la información.

Quien compre el software seguirá controlando la política. La democracia hay que abrirla y no centralizarla.

También preocupa los costos ocultos de las tecnologías del voto electrónico. La compra de las máquinas, el almacenamiento, el mantenimiento de hardware y software, los costos operativos, el valor que le pondrán de forma deliberada a cada proceso generará un costo alto e innecesario para la democracia y para la ciudadanía.

Lo que se necesita es una tecnología que ofrezca seguridad, transparencia y anonimato. Esa tecnología se llama blockchain y sirve para tener más alcance ciudadano, sin necesidad de desplazamientos maratónicos y sin suspicacias de intervención y manipulación de las decisiones ciudadanas. Su costo sería más bajo y su implementación también. Sin duda, el voto digital con tecnología blockchain es el camino adecuado para pasar gradualmente el voto presencial, a la soberanía digital.

Por eso, no es lo mismo estar jodido que estar jodiendo, como no es lo mismo el voto electrónico que el voto digital (blockchain).

 

Twitter @JavierUrreaC   |   Facebook Javier Urrea

(Visited 490 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Politólogo, consultor y doctorando. Asesor en asuntos de gobierno abierto, ciberciudadanía y democracia digital. Activista por los colombianos en el exterior. "La política debe ser algo sexy".

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Mientras en los sectores de izquierda se habla de imprimir papel(...)

2

"Hace unos días un amigo me invitó a una cena en(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar