Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Nuestro país, a pesar de tener ya casi 200 años de vida constitucional, está en esa etapa de la adolescencia rebelde que está cercana a dar paso a la mesura de la madurez inicial, llena de vigor, de sueños y de conflictos. Nuestro País ha logrado en la ultima década poner tantas cosas en claro dentro de esta conciencia colectiva que se ha forjado a sangre y fuego, con lagrimas y alegrías, con grandeza e insignificancia, que nos ha llegado el momento de, por fin, cambiar los paradigmas y las preguntas: Pasamos de “ cuanto más bajo podemos llegar” o “ Cuando será que tocamos fondo”, hasta “Sera que si logramos cambiar esto” o “si será que este país tiene arreglo” a Por fin “Estamos saliendo, ahora que es lo que queremos ser”
Y es que ese es el ejercicio en el que las naciones desarrolladas del mundo les llevan años de ventaja a países que, como el nuestro, nacieron sin proyecto común. Nacieron de los ideales de un líder, lamentablemente poco compartidos, o finalmente tergiversados por quienes terminaron escribiendo la historia institucional de Colombia y el resto de las naciones de Latinoamérica. Basta con visitar los monumentos que los Estados Unidos erigieron de sus más grandes líderes, para leer y apreciar de manera casi que envidiosa, la filosofía común con la que ellos concibieron su nación, filosofía que se mantuvo clara a través de la historia y a través de las generaciones. Las potencias europeas tienen la historia y la tradición de grandeza detrás de ellas. Los Colombianos apenas parece que estamos logrando salir de la penumbra en la que parecíamos estar sumidos para preguntarnos: Que queremos ser!, qué clase de Colombia es la que queremos como nación, que clase de cultura popular, de comportamiento, de imagen propia y ante el mundo. Como queremos denominar nuestro país cuando logremos eliminar definitivamente los elementos desestabilizadores que hoy nos aquejan.
Cuando queremos definir nuestro rumbo hacia el futuro luego de aclarar la rebeldía, indiferencia e inestabilidad de la “juventud”, tendemos a mirar a nuestros “mayores”,  y  hay ejemplos que realmente inspiran en naciones que lograron reinventarse a sí mismas con cambios dramáticos en su naturaleza como estados y Como Pueblos: España es un ejemplo que no deja de sorprender. Luego de la revolución y La dictadura de Franco, los españoles decidieron volver a la institucionalidad y transformaron su sociedad, su escala de valores, su imagen de sí mismos,  para convertirse en una de las mejores naciones del mundo. Los chilenos decidieron después de tortuosas décadas de dictadura y opresión transformarse en la nación de la esperanza en un continente que parecía condenado al atraso, y su pueblo decidió convertirse en uno de los más cultos de América. Costa Rica decidió convertirse en el símbolo de la democracia y la paz en una región plagada de guerra, corrupción e injusticia.
Colombia siempre ha tenido un potencial de grandeza inmenso. Bolívar siempre tuvo a Colombia como el centro de América y a su pueblo como la base de un proyecto político y social que de haber sido apreciado por los líderes de la región en toda su magnitud, hubiera significado una revolución geopolítica y social igual a la que los Estados Unidos y su concepto de Gobierno, mercado y democracia significaron para el mundo del siglo 19 y 20. Nuestra patria ha sido, a pesar del constante desangre, líder en muchos aspectos económicos, políticos y sociales en Latinoamérica.
Las nuevas realidades a las que nos estamos enfrentando nos llenan de esperanza sobre lo que podemos ser, pero es importante ahora que lo definamos y  que lo queramos. Y Aunque este país le quepa a un líder como el que tenemos en la cabeza, no podemos cometer el mismo error que se cometió en 1819: necesitamos muchos líderes, en todos los estamentos, comprometidos y convencidos con lo que Colombia Quiere ser. Estamos en un momento absolutamente único en nuestra historia. Estado y sociedad, pero sobretodo sociedad, tienen que ser la fuente de esa nueva visión de país.
Pero que es lo que queremos ser? Aunque parezca atrevido tratar de contestar esta pregunta, Colombia quiere ser primero que todo Culta. Una sociedad nueva basada en la cultura y los valores fundamentales de la convivencia humana, basados en el respeto mutuo y donde la educación sea la base social y la familia su núcleo nuevamente. Colombia también quiere ser una sociedad Justa. Quiere ser una sociedad en la que el respeto por la ley y los derechos de todos sea innato. Quiere tener unas instituciones que inspiren y promuevan respeto, transparencia y orden. Quiere ser una sociedad llena de oportunidades, abierta a la inversión y la invención, a la educación y la investigación, la creatividad y la libertad, la prosperidad. Quiere ser una sociedad donde la discrepancia garantice la pluralidad y el respeto por la diferencias permita la evolución constante hacia esa madurez como estado y como pueblo. Un país donde el orgullo de ser Colombiano no se limite solamente a un partido de futbol o a una medalla en los Juegos Olímpicos, sino al hecho de pertenecer a una sociedad justa, educada, respetuosa de la vida, del medio ambiente y de la libertad, que muestre al mundo que la convivencia y el respeto mutuo de una pueblo diverso pero común, diferente pero apreciativo de las diferencias que nos unen y nos hacen inmensamente ricos, no solo es posible sino benéfico. Una nación orgullosa de sí misma, de su nacionalidad y su soberanía, pero dispuesta a entregarse al mundo con respeto, con valor y con el deseo de promover los valores que la hacen grande, abierta a las críticas y dispuesta a aprender. Un país que elimine el fantasma del narcotráfico y el terrorismo de manera definitiva y se dedique a exportar ideas, alegría, playas, bailes, experiencias y sueños. Una nación que quiere ser consciente de su papel geopolítico y de su posición de liderazgo internacional que le ha dado el destino y la geografía, liderazgo que sirva no para antagonizar ni provocar, sino para construir una América que por fin decida avanzar unida al futuro, basada en los valores tradicionales de unidad, libertad y  democracia , pero que lidere de igual manera la revolución que debe cambiar los conceptos de nacionalismo, soberanía, cooperación e integración que hoy rigen la política mundial.
Los colombianos queremos dejar de ser jóvenes rebeldes, para ser adultos estructurados y niños Sonadores, y por más efímero que esto suene, hay naciones dedicadas, comprometidas con estos valores. EL Sueño Americano no es una película o un dicho, es una filosofía que llevó a una nación a convertirse en un modelo de sociedad libre, democrática y prospera, que ciertamente cometió y comete errores en el camino, pero que, para su pueblo siguen tan vigentes como hace casi 240 años. El humanismo Europeo es un valor intrínseco de lo que Europa construyó por siglos para exaltar el ser humano y el espíritu. Ambos ideales empezaron con errores, violencia, injusticia, pero lo que nunca dejó que su esencia muriera o cambiara, es que desde el principio, cada uno de los habitantes de esas naciones llevó impreso en su conciencia, en el alma colectiva del pueblo, el valor intrínseco de Ser Americano o Europeo y lo que su sueño y su filosofía representa. Toda la sociedad esta estructurada, de una u otra forma para que así sea.
Los colombianos ahora podemos soñar, ya empezamos a crear las condiciones para ello. Llego la hora de definir el país que soñamos y volverlo una realidad, Colombiano a Colombiano.
(Visited 84 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Mi nombre es Adolfo Ramírez. Soy consultor y tengo un master en Diplomacia y Relaciones Internacionales. Me apasiona la politica internacional, latinoamerica y Colombia. Convencido de la necesidad de abrir siempre el dialogo a todas las opiniones.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Hasta hace menos dos años Anna Allen era en España esa(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Ojalá nos toque siquiera la posibilidad de oír de nuestros hijos, las otrora frases dichas por nosotros: yo quiero ser maestra, mamá, bombero, policía y hasta presidente. Pero eso, hoy, es imposible. Si la niñez y la juventud no saben más que de guerra, trampas, homicidios, corrupción, guerrilla, narcotráfico, paramilitares, gobiernos falaces y rateros; universidades de garaje que sólo abusan de la candidez de las personas; dificultades laborales, salarios paupérrimos, instituciones y funcionarios untados hasta los tuétanos de m…como diría nuestro Nobel. Todo es mentira! engaño, tapa engaño; argucia tapa hecatombes; gobiernos “amigos” cobran por ventanilla y no nos aprueban el bendito (¿maldito?) TLC. La educación no sirve, la salud es una mercancía; los desplazados son un flagelo;el hambre carcome las entrañas; el invierno desnuda cuerpos y viviendas;la sociedad se despedazó. Ya no sirven los remiendos; necesitamos diseñadores y costureros nuevos.
    ——–

  2. ¿SALIENDO? ¿De dónde o de qué?; ¿Quién o quiénes?; ¿Cómo y por qué? NO,NO,NO, equivocado estás en tu apreciación, la cual me parece excesiva y contundentemente optimista. Hoy, en El Colombiano, página 5a, reza el titular: ¡Qué vergüenza para el país! : “…La apatía, indiferencia y la mezquindad política se dieron cita en las sesiones para impedir el tan necesario proyecto que pretendía blindar al Legislativo contra cualquier acto de ilegitimidad…” Es demasiado obvio, Uribe ha rechazado el proyecto de “la silla vacía” pues se queda sin la mayoría en el Congreso, pero el problema es que todos están untados de para,farc y yidispolítica.
    Y ¿por qué callaron a los Paras que estaban destapando la olla re-podrida? ¿No sería que ya le iba a quemar el pellejo a su fundador, protector y salvador? ¿Dónde están los nuevos empleos?; ¿En qué ha mejorado la igualdad social? Salud, vivienda, educación, alimentación, diversión, tranquilidad?…Repito entonces, ¿Saliendo o terminando de hundirnos?

  3. Magnífico escrito. Me quedo con lo de Colombiano a Colombiano ya que esos *líderes* de los que habla, para mi, somos todos y cada uno de los colombianos. Al igual que pasa en los países desarrollados, donde no se mira que puede hacer el estado por mi, si no que puedo hacer yo por el estado, si cada uno de nosotros se convierte en un líder dedicado a cumplir la ley, a respetar los derechos de los demás, a cumplir con sus obligaciones como ciudadano, a pagar impuestos y no prestarse a componendas ni corrupciones, lograremos ese país desarrollado y equilibrado que a todos nos gustaría tener. No es cuestión de encontrar más uribes ya que pienso que el granito de arena aportado por cada uno de los 44 millones de colombianos es realmente el aporte necesario para lograr el progreso.

  4. En abierto desacuerdo. Desde la premisa del blog: ‘Estamos saliendo, ahora que es lo que queremos ser'”. Desde el congreso se ordenaron masacres; se modificó la constitución nacional acudiendo al delito de cohecho; delitos de lesa humanidad se han venido cometiendo y nadie se ocupa de la reparación de las víctimas; 50 años de guerra civil , y nisiquiera en la “nueva” generación hay opciones de cambio: Rodrigo Lara, quien por haber perdido a su padre a bala deberia tener los incentivos mas fuertes para ayudar a cambiar las cosas, acude a “inhabilidades” para no asumir una posición que comprometa los privilegios que le dan una vida de senador. La clase periodística, quien estalló en delirante llanto cuando mataron a Jaime Garzón, hoy sigue callada frente a la impunidad del magnicidio. Hoy no se sabe porké la fiscalía le dió provilegio a una sola testigo llena de inconsistencias… nadie escucha a los abogados de la familia de Garzón. NO ESTAMOS SALIENDO, Y AUN PODEMOS LLEGAR MAS BAJO.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar