Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Seamos honestos por un momento: un miserable como el que fue capaz de violar a una bebé de dos meses en el sur de Bogotá el 31 de julio del 2012 no merece vivir. Punto. Mucho menos si con esto le causó la muerte a la niña.

No me importan los alegatos de los religiosos con sus “segundas oportunidades”. No me importan los puristas que abogan por los derechos de estas bestias. ¿Debido proceso para un personaje capaz de hacer algo tan salvaje y ruin? Pregunto a los que saldrán a defender sus “derechos” y a criticar esta postura por tomarme “atribuciones divinas”: ¿le dejarían al cuidado de este sujeto a su hermanita, hija o nieta de dos meses, aún cuando “se haya rehabilitado”? No sé. Lo dudo.

¡Ojo!, no estoy pidiendo o instando a que lo linchen ni que lo asesinen en una cárcel. Simplemente expreso mi consternación e impotencia por casos como este. Por eso me declaro a favor de que en el país se pudiera instaurar la pena capital para asesinos y violadores como el que mató a la pequeña.

La senadora Gilma Jiménez ha venido luchando con su propuesta de imponer la cadena perpetua para violadores de niños. Nadie la escucha. Acá no se permite la pena de muerte por lo que una condena de por vida sería lo máximo que podría recibir un delincuente pero, ¿les parece justo con sus impuestos pagar la salud, la alimentación y el alojamiento de un sujeto capaz de matar a una bebecita violándola?

Así uno esté en desacuerdo, debe acogerse a la ley y acatarla. Muchos, siguiendo un viejo refrán dicen: “No le deseo la muerte a nadie”.  Yo, conciente de lo que se me puede venir encima, afirmo que sí le deseo la pena capital a este tipo de sujetos, y en especial al que cometió este crimen. Sí, creo que alguien capaz de acometer contra una infante de tan solo DOS MESES perdió su derecho a vivir.

Lo primero es que nunca, escúchenme bien, NUNCA, estos monstruos van a dejar a un lado su conducta predatoria. Esto los hace un peligro para la sociedad por lo que deben permanecer aislados de la misma para siempre.  Me pregunto, ¿cuánto le cuesta un preso al Estado por año y cuánto le costaría uno de por vida?

Es cierto, recluir a estos personas de forma perpetua implicaría un gasto enorme: usted y yo, de nuestro bolsillo, pagaríamos la comida que les den, al igual que los médicos que los atiendan, la luz del penal donde residan e, inclusive, los guardias que deberán protegerlos para que otros reclusos no se tomen la justicia por sus propias manos. Pero ya que la sociedad no puede linchar ni someter a estos individuos a la “justicia de la calle”, aprobar la “cadena perpetua” es el paso mínimo que debemos dar para evitar que bestias así ronden las calles.

Ojalá nuestras leyes contemplaran la inyección letal o la silla eléctrica como una posible condena. Como no se puede, busquemos alguna medida que amedrente un poco al menos a estos psicópatas y esta no puede ser otra que la mano dura y el temor a la ley como una herramienta de contención.

@riverasoyyo

(Visited 89 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Andrés Rivera Mejía es periodista de la Universidad Javeriana. Ha trabajado como periodista y fotógrafo taurino además de ser un enfermo por el fútbol.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Poco antes de cumplirse el tercer aniversario de la muerte de(...)

2

El talento de Cristina Umaña además de innegable es extraordinario. Le(...)

3

Prácticamente el mundo se detuvo a causa del coronavirus. Afectó a(...)

8 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. En la mayoría de casos de infanticidio hay de por medio drogas o alcohol y las criaturas han sido gestadas y nacidas de manera indeseada, los padres de los mismos viven en extrema pobreza, tienen enfermedades, problemas y delirios. Si no estoy mal, la madre de la víctima del pasado 31 de julio tiene 15 años, y este era su segundo parto. ¿Qué clase de educación le dieron a una niña que es madre por segunda vez a los 15 años? Si nos ponemos a investigar, resulta que el padre de la criatura, o los tíos, son drogos, borrachos, hay indigencia, pobreza, analfabetismo ect. Antes que condenar, yo pensaría en prevenir. No me cabe en la cabeza la idea de la pena de muerte y la cadena perpetua, como ya lo ha comentado el articulista, es cara.

  2. Los delitos atroces cometidos por psicópatas no son un problema de educación, legislar mal, sí. La evidencia sobre psicopatía es abrumadora: no hay rehabilitación, no van cambiar, saben lo que hacen y son de alta peligrosidad. ¿Qué estudian en nuestras facultades de derecho y ciencias políticas? Si no hay pena de muerte, debería existir por lo menos cadena perpetua. Por otro lado, además de derechos hay obligaciones. ¿No debemos respetar la vida de otros? Francamente, en casos como este, la pena de muerte es más que justa. Nuestras leyes fomentan el delito porque son permisivas y son permisivas porque quienes legislan argumentan como jucagobe.

  3. Totalmente de acuerdo para unos casos en los que alla tanta violencia y en especial para un niño la pena capital debería ser la opción, son bestias que no merecen seguir viviendo.

  4. Puede esperar sentado. Nuestros cagatintas, leguleyos y tinterillos de la corrección política, encontrarán la forma de impunidad para el “paciente”, tratarán de reinsertarlo a la sociedad, mientras convierten el útero en campo de exterminio, como símbolo de la liberación femenina.

  5. Implantar cadena perpetua o pena de muerte en Colombia es inconstitucional. El nuestro es un problema de educación, y un problema de educación se resuelve con educación, y no con cadenas perpetuas o penas de muerte. Antes que pensar en condenas, para penalizar al que acomete contra los niños menores de 14 años, hay que pensar en programas de educación, para prevenir la violencia contra los niños menores de 14 años en Colombia. Esto seguirá pasando, mientras la prioridad en nuestro país no sea la guerra, sino la educación.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar