Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El periodismo y la comunicación están pagando caro el avance tecnológico. Lo que empezó como un apoyo para el quehacer diario, hoy es una herramienta de destrucción masiva para la profesión. Los medios, las empresas y las oficinas de comunicación tienden a valorar más el manejo de una herramienta (redes sociales, sistemas de gestión de contenido, programas de edición de imagen y video…) que el “saber hacer” con la información. Es como si fuera más importante la escoba que el barrendero, la calculadora que el contador o el bisturí que el cirujano.

Resulta común encontrar ofertas de empleo en las que los requerimientos principales son el dominio de WordPress, SEO, SEM, HTML o RRSS. Ser periodista parece algo secundario, inclusive irrelevante. Pasan los días y gana más peso programar tuits con un meme gracioso que producir una nota bien escrita, citando fuentes y cifras. Se empieza a valorar más acortar una URL en Bitly o Google URL Shortener que una buena entrevista. Se aprecia más volverse tendencia por medio de algún #Hashtag popular que por un contenido de calidad e interés. Es una situación que se sufre en los medios, pero también en los gabinetes de prensa y oficinas de comunicación en general.

Redes sociales sobrevaloradas

Negar el impacto de las redes sociales sería negar la existencia de los 2.300 millones de personas que las utilizan a diario en todo el mundo. Sin embargo, es necesario entenderlas y gestionarlas en su justa proporción. A los medios se les ocurrió que además de utilizarlas como fuente principal de información, también era necesario usarlas para rellenar sus espacios. Entonces vemos a los presentadores del noticiero de televisión leyendo tuits, a los locutores recitando mensajes de Facebook y a los impresos publicando fotos de Instagram como contenido periodístico.

En las oficinas de comunicación, por su lado, el himno que se entona es el de gestionar 24 horas, siete días a la semana a todos y cada uno de los seguidores que se quejen, comenten, pregunten o mencionen a la marca. Con el tiempo ya no necesitarán un community manager sino un guardia de seguridad a doble turno que sepa usar redes sociales. O algo que ya existe: un robot programado con respuestas.

Las empresas olvidan que la reputación no es online u offline sino reputación. La diferencia, a favor de las redes sociales, es que los comentarios negativos, positivos o neutros son medibles en tiempo real. Que sean creíbles y correspondan a la verdad es otro cuento.

Regresando al tema, acortar una URL, insertar un texto en una foto para producir un meme o programar tuits a través de una plataforma son habilidades que se aprenden –literalmente-de la noche a la mañana. En cambio redactar con fluidez, conducir una entrevista, generar contenidos atractivos y bien hechos, identificar dónde hay una historia, utilizar el lenguaje adecuado para los diferentes públicos sí es algo que se gana, inevitablemente, con el tiempo. La experiencia y el talento no se encuentran en un tutorial de Youtube.

La palabra clave: proporción

Empresas con perfiles desactualizados, contenido irrelevante o -lo que es peor- malo es el resultado de abrir cuentas corporativas en cuanta red social aparece. La decisión de gestionar las RRSS debe tomarse teniendo en cuenta objetivos claros: optimizar la difusión, mejorar la empatía con los públicos, ofrecer un canal de interacción, entre muchas otras. Nunca para tomar decisiones al calor de un “like” o un “RT”. “Las redes sociales son parte de la foto, no la foto completa”, le escuché hace algunos días a Juan Pedro Galiano, profesor y experto en reputación.

Los medios de comunicación se desbordaron hace rato cediendo la credibilidad y responsabilidad de informar, en las oficinas de comunicación el criterio escasea para gestionarlas, mientras que la industria en general quiere resolver virtualmente los problemas de la vida real. La revolución de las redes sociales existe, sí. Pero hoy esa revolución no nos deja ver más allá de la pantalla del ordenador.

@ivagut

(Visited 793 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista. Magister en Comunicación Corporativa.

Más posts de este Blog

  • Colombia

    No sé decir adiós

    La vida está llena de últimos momentos. Apenas segundos en los que ocurre algo que no volverá a pasar(...)

  • Bogotá

    Las tres primeras veces que me robaron

    Cómo olvidar mis primeras veces: el equipito de fútbol a los seis años, aquel día de escuela a los(...)

  • Colombia

    El fracaso del deporte colombiano

    Bienvenidos al país del fracaso. Acomódense, pues, porque el espectáculo no demora. En Colombia, el show es puntual. Cada(...)

  • Colombia

    Adiós entusiasmo

    Este 5 de julio llega a las salas de cine de Colombia 'Adiós entusiasmo', una película tan particular como(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="" align="aligncenter" width="312"] Afiche oficial de 'Encanto', de Disney[/caption] Twitter:(...)

2

José Saramago La viuda Alfaguara Lo increíble de esta novela es(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. carlos338710

    Pero como el periodismo colombiano pretende no ser desplazado si todas las noticias que transmiten los medios son poletisadas, noticias a medias o complemente sirven a ciertos intereses.

  2. Pero ese problema viene de atrás, cuando se volvió necesario el causar un efecto emocional antes que cubrir un contexto a fin de restar peso a las noticias. Es el efecto Jaime Garzón, en el cual el p*tazo y el chiste pesaban más que un panel de expertos, o la cruzada de piernas de Viena Ruiz: la banalización del tema convirtiéndolo en un tema inmediato y emocional en lugar de la presentación de un contexto a través del cual generar una opinión propia mató al periodismo.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar