Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Joseph R. Biden Jr. tiene unos pocos meses para demostrar que está a la altura de las circunstancias. Muchos dudan de que un hombre de 78 años sea el más apropiado para navegar el vendaval que azota a los EE. UU. Sin embargo, su experiencia de vida le ha dado una sabiduría, que se ve bien reflejada en sus reiteradas demostraciones de humildad y compasión. La antítesis del que dejó Washington diciendo que sólo la fuerza puede salvar al país.

Creo que su sabiduria se la dan sus años, pero también las tragedias personales que le han tocado vivir. Su humildad y compasión brotan de la realización que el destino no tiene a quién rendirle cuentas, tal como dijo en su discurso de inauguración. Perder a los hijos no es una tragedia menor. He visto muchos padres y madres que han perdido a sus hijos y el efecto puede ser devastador, quitándole sentido y propósito a la vida para siempre. Sin embargo, en otros, la perdida puede dar fuerza interior, un tipo de resiliencia personal que anula el miedo a cualquier nueva valla que se erija en el camino. Algo parecido a la calma y entereza con la que Biden navegó los últimos meses de la presidencia de Trump. Fue notable que en ningún momento desplegó nerviosismo, sino que mantuvo a su equipo enfocado y dejó que las instituciones funcionen.

Pero esas pérdidas no lo explican todo. No son lo único que ha templado su espíritu. Su historia de tartamudez es también un factor importante. Quien tiene una discapacidad grande o chica sabrá lo que es lidiar con su “diferencia”, cuando los compañeros de colegio se burlan o cuando  durante la adolescencia las relaciones con el sexo opuesto lo ponen a uno en aprietos por esa incapacidad. Son experiencias que lo llevan al individuo a ser mucho más empático respecto a las falencias y debilidades de los otros. Sufrir, estar abajo, lo conecta a uno con la humanidad.

Obviamente, superar las pruebas que te manda el destino no es un asunto con el cual se lidia sólo. Estan esos buenos ángeles que te rodean a la hora de la duda y la tristeza. El padre de Biden hablaba sobre la dignidad del trabajo bien hecho, no importa cual, de cuello blanco de cuello azul. Su madre le decía que no se achicara por la tartamudez, que se ponga y lo enfrente, que lea en voz alta y si posible a los poetas irlandeses. Su esposa Jill le demuestra cariño a cada paso y lleva su vida de educadora a la par de la vida política.

Biden no viene de las élites, viene de una familia trabajadora. No fue a las universidades de Harvard o Yale. Estuvo en Delaware y en Syracuse. Más que “Joseph Biden Jr”, es simplemente “Joe”. Esa característica le permite aproximarse a los otros sin petulancia o tufillo de casta superior. Lo cual es una gran ventaja a la hora de negociar y tratar de convencer a los otros acerca de las bondades de sus propuestas. Podrá poner en juego esas cualidades a la hora de forjar mayorías en el Congreso, y sobre todo en el Senado, donde la humildad no impera. Él está muy consciente de que en el Senado hay partidos, pero sobre todo hay senadores, y que hablar con un Senador demócrata como Joe Manchin, de West Virginia, no es muy distinto a hablar con el Senador republicano Mitch McConnel de Kentucky.

Finalmente, está el espíritu. Joe tiene su relación con Dios, visita la tumba de sus hijos y exesposa. Ahí tiene un diálogo con su conciencia. No levanta la Biblia para sacarse una foto por oportunismo político, sino que lo hace calladamente, como un asunto privado que lo fortalece. Ese momento de introspección, de ahondar en las turbulencias y vericuetos de su vida interior le dan una entereza importante a la hora de tomar decisiones. Es como la práctica de la meditación, que todos deberíamos practicar si realmente queremos cambiar el mundo.

Es con estas características que Joe asumió hoy el mando. Será un hombre muy distinto a muchos de los que lo han antecedido en el cargo. Un liderazgo, diríamos, sazonado, pero no sólo por los años en Washington, que también ayudan después de cuatro años de un outsider incompetente, sino por que es capaz de seguir el consejo de  W.B Yates, el gran poera irlandés, quién decía en uno de sus versos: “piensa como un sabio, pero comunícate en el lenguaje de la gente”.

(Visited 805 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Politólogo. Profesor de Politica Social en FLACSO-Paraguay. Miembro asociado del Centro de Estudios Latinoamericanos y Latinos (CLALS) de la American University en Washington DC. Exdirector regional para América Latina y el Caribe del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA). Magister de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), México. .

Más posts de este Blog

  • Mundo

    El liberalismo social: su espacio ideológico y político

    Ha surgido Juntos, Fundación Libre-Socialdemócrata, impulsada por el Senador Rodrigo Lara Restrepo de Colombia. Un desarrollo más en la(...)

  • Mundo

    La pospandemia: una transición incierta

    Aún recordamos, como si fuese ayer, las primeras noticias sobre un nuevo virus. El virus de Wuhan, una ciudad(...)

  • Mundo

    El Biden personal

    Joseph R. Biden Jr. tiene unos pocos meses para demostrar que está a la altura de las circunstancias. Muchos(...)

  • Mundo

    Adiós Trump

    [caption id="attachment_150" align="alignleft" width="300"] René Magritte "La Traición de la Imágenes"[/caption] En 1929, René Magritte pinta La traición de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

El viernes fue un día muy especial, pues tuve una de(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar