Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Después de muchos años de pensarlo, de debatirme, de no encontrar el valor para hacerlo, de explorar opciones, por fin lo estoy haciendo. ¡Me estoy dejando crecer las canas! Algo tan banal y al mismo tiempo tan definitivo en la vida de una mujer. Que absurdo que las canas sean tan importantes.

El encierro durante la pandemia me ayudó a tomar la decisión. Ir a la peluquería se volvió un riesgo de vida o muerte. Las canas empezaron a crecer y esta vez para quedarse. Aunque no muy complacida decidí intentarlo, mas no sin resistencia.

Mis amigas me miran con horror antes de atreverse a preguntar: “¿Y esas canas?” Una amiga incluso me amenazó con venir a la casa con el tinte y ponérmelo a la fuerza después de ver una foto mía en Facebook. Me imploran que no lo haga. Cada vez que recibo un comentario tengo que armarme de valor para explicar que ya tomé la decisión y no me voy a seguir pintando el pelo. Casi que pido perdón por atreverme. Busco aprobación por romper la regla sagrada del pelo con tinte. No niego que la decisión me asusta. Sé que tener el pelo canoso tiene muchas implicaciones. ¿Le gustaré a alguien así? ¿Qué va a pasar con mi vida laboral? ¿Qué van a pensar de mi?

Se siente como un acto de valor. Casi como un actor heroico, como un desafío. Algo que hace sentir incómodo a los demás. Sobre todo, a las mujeres. ¿Por qué a los hombres les quedan tan bien las canas? ¿Por qué una mujer con canas se ve “descuidada”?

A estas alturas y después de todos los logros de la lucha feminista, las canas nos mantienen atrapadas. Taparlas es nuestra mayor obsesión. Dejarlas salir es una osadía.

A las mujeres no se nos perdona la edad, así como no se nos perdonan muchas otras cosas. Hay que esconder la edad, inyectarnos sustancias tóxicas en la cara, someternos al bisturí para estirar la piel, todo con tal de lucir unos años más jóvenes. El mejor halago que nos pueden hacer es decirnos que nos vemos jóvenes, que no parecemos de nuestra edad. ¿Cuál es el problema con la edad de la mujer? No lo entiendo. Es otro de esos doble estándares que nos pone en desventaja.

Deséenme suerte. Todavía tengo miedo de haber tomado la decisión equivocada. No sé si llegaré al final del camino.

(Visited 827 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Matilde Suescún trabajó como actriz de cine y televisión en Colombia. Actuó entre otras, en la película Crónica de una muerte anunciada y en la telenovela Tuyo es mi corazón. Desde hace varios años Matilde trabaja como periodista y vive en los Estados Unidos.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Las temidas canas

    Después de muchos años de pensarlo, de debatirme, de no encontrar el valor para hacerlo, de explorar opciones, por(...)

  • Vida

    La vida en tiempos de coronavirus

    Estoy muda desde hace meses. No he logrado poner en palabras esta maraña de emociones, miedos, inseguridades, desazón, rabia,(...)

  • Vida

    Ocho luchas para recordar en el Día de la Mujer

    Somos más de la mitad de la población mundial, ¿por qué somos consideradas “minoría”? ¿Por qué conmemorar el 8(...)

  • Vida

    El violador eres tú

    Esta canción y la performance que la acompaña se ha expandido como la pólvora por el mundo. Cientos de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Un caluroso domingo Toty llegó ansioso a su casa, quería ver(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. matilde, dejalas crecer, como decimos los adultos mayores, “Las canas son nobleza”,,Eres muy joven y ellas te van a dar un aspecto interesantisimo q tanto nos gusta a los hombres..La felicito x actitud q eligio…Saludos

  2. Que artículo tan snob, ridículo y plástico, se le nota a la autora su falta de carácter, aceptación, amor propio y personalidad, parece que toda su vida ha vivido es de las apariencias, del que dirán, y de los cánones impuestos por la sociedad ridícula de los medios, si esto es por unas canas, me pregunto que va a hacer cuando ya se le marquen bien las arrugas, suicidarse? o andar operándose hasta donde ya no se pueda estirar más?, de una vez por todas ACÉPTESE COMO ES!, y no pretenda vivir en un mundo de fantasías, apariencias, ilusiones, mentiras, y sueños vanos, o es que no le han contado que la eterna juventud no existe?.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar