Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Foto Shutterstock

No podemos ser indiferentes. Todo el mundo vio en sus pantallas el asesinato del afroamericano George Floyd ahogado por la rodilla de un policía en Minnesota mientras gritaba angustiosamente que lo dejaran respirar. Las protestas y las marchas no se hicieron esperar. En muchas ciudades de este país (Estados Unidos) y en otras ciudades del mundo, la gente ha salido a la calles no solo a mostrar solidaridad con el movimiento Black Lives Matter– “Las vidas negras importan”- sino también a pedir una reforma drástica al sistema de justicia que históricamente ha cometido injusticias con la comunidad afroamericana. La gente está indignada además con Trump, un presidente bully, sin ninguna empatía, que ha respondido con violencia y amenazas.

Sería pretencioso y absurdo venir a pontificar sobre el tema del racismo en Estados Unidos, sobre el que no soy experta. Aunque sí ha habido momentos en los que he sentido algo de discriminación, porque sé lo que se siente estar en medio de un grupo de blancos americanos que se molestan porque uno es más “oscurito” y tiene acento, tengo clarísimo que no es comparable a tener que educar a los hijos para que si los detiene la policía, por ejemplo, muestren sus manos y expliquen todo el tiempo lo que hacen para que no les vayan disparar . Mi empatía desde una posición privilegiada sería demasiado pretenciosa, lo repito. Por eso mi objetivo ahora es la de buscar aprender más, informarme sobre el tema del racismo y sobretodo reflexionar, y a eso los quiero invitar.

Creo que muchos nos excusamos porque sentimos que no nos atañe porque no somos, ni pretendemos ser racistas. Decimos cosas como: “eso es el racismo arraigado de Estados Unidos”, “yo no soy racista, tengo amigos de color”, “en Colombia no somos racistas, somos clasistas” . Y así nos lavamos las manos.  En aras de la reflexión veamos unos números:

De acuerdo con la NAACP, la Asociacion para la promoción de gente de color (National Association for the Advancement of Colored People), aunque en el 2015 la población afroamericana e hispana representaban el 32 % del total de EE. UU., el número de gente encarcelada de esas razas era del 56 %. Y de acuerdo con este mismo organismo, los afroamericanos son 5 veces más apresados que los blancos en este país. Otros estudios indican que una vez en la cárcel, las sentencias para la gente afroamericana son 19.1 % más largas que las de los blancos condenados por los mismos delitos.

Otros estudios de organismos de salud y educación especializados en disparidades afirman que los niños negros tienden a ser expulsados de la escuela más que los blancos en un 35 %, y estadísticas recientes muestran cómo estas comunidades han tenido la mayor cantidad de víctimas de coronavirus en este país, pues 58 % de las muertes se han presentado en condados con población predominantemente negra.

Las disparidades son innegables. El tema de la marginalidad social de las comunidades afroamericanas tiene raíces históricas profundas en las leyes de segregación en Estados Unidos y a pesar de la lucha del movimiento de derechos civiles, hay aun mucho camino por recorrer.

Pero ahora veamos el tema de Colombia. ¿Podemos decir realmente que no somos racistas?

En Colombia, de acuerdo con el DANE, en el 2018, 4,671,160 de personas se autoreconocen como lo que se denomina población negra, afrocolombiana, raizal o palenquera (NARP), es decir el 9.34 % de la población nacional. Los datos de disparidad son muy tristes:

El 31.3 % de esta población solo tiene estudios de primaria. El 81 % de los afrocolombianos se dedican al trabajo informal. El 36.3 % tiene un rezago escolar, el 20.7 % no tiene acceso a una fuente de agua mejorada y el 13 % vive en condiciones de hacinamiento. Todo esto de acuerdo con un estudio presentado con el censo del 2018.

Me pregunto entonces ¿podemos decir que no somos racistas, cuando a nuestra comunidad afrocolombiana la tenemos tan marginada y abandonada?

No nos digamos mentiras: desde pequeños nos han enseñado que somos más bonitos si tenemos la piel blanca. Los monos ojiazules son los más queridos por las tías, a los morenitos nos han echado estropajo para ver si nos blanqueamos y sino ¿por qué nos pintamos el pelo para parecer más monas? (rubias para mis amigos de otros países que me leen)… Creo que ya es hora de que reflexionemos, exorcicemos nuestros demonios y dejemos de decir que “trabajamos como negros”, no solo porque suena mal, sino porque está mal y es una expresión racista. Cuidemos nuestras palabras y nuestras acciones. Revisemos nuestras ideas preconcebidas e inadecuadas. Que estas marchas y protestas nos sirvan para pensar, para ser mejores seres humanos y para votar por los que mejor representan nuestros valores.

(Visited 1.041 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista por vocación, profesión, herencia y designio, quien se tuvo que reinventar cuando se casó y se fue de Colombia, primero a México y después a Estados Unidos. En Colombia dirigió programas de Tv como ‘Pilísimo’, ‘Debates Caracol’ y ‘Personajes’. Hoy en día, vive en El Paso, Texas con su esposo y sus dos hijas. Es propietaria de una franquicia muy exitosa que ofrece clases de arte para niños, que la mantiene ocupada y feliz. Proviene de una familia de periodistas, la mayoría mujeres de esas que se adelantaron a su tiempo. Creativas y de carácter fuerte. Es alérgica al ajo y a los lagartos.

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Para mis amigos trumpistas

    Estimada amiga o amigo trumpista: Me veo obligada a escribir de nuevo sobre este tema, a pesar de que(...)

  • Sin categoría

    Mi voz es mi voto y mi voto es mi voz

    Desde Texas, USA... Una frase muy de moda por estos días por aquello de las clases virtuales es “apaga(...)

  • Sin categoría

    ¿Patria para qué?

    ¿Me pregunto para qué sirve el patriotismo? De acuerdo con el diccionario de la Real Academia de la Lengua,(...)

  • Vida

    Cuando los hijos se van

    Solo se escucha el ruido del silencio. No se oyen carcajadas, ni gritos, ni música a todo volumen, ni(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Los resultados de las elecciones en Bolivia no podrían haber sido(...)

2

[caption id="attachment_153" align="aligncenter" width="300"] Foto: Caro Monroy.[/caption] ¿Alguna vez te has(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Excelente columna, una comparación muy acertada porque tanto en los estados unidos como en Colombia el racimo existe y las cifras lo demuestran. Como dijo Benjamin Franklin, “No habrá justicia hasta que los que no somos afectados por una situación nos indignemos tanto como aquellos que si lo son”

  2. Muy acertada y actual, pero lo mejor es que siempre nos dejas una lección. Nos haces caer en cuenta que esas expresiones y conductas racistas a las que hemos estado acostumbrados desde siempre como algo normal, son realmente inaceptables.

    Al tu aterrizar el drama del racismo con cifras, nos abres los ojos a una realidad de injusticia aterradora. Es hora de rectificar.

    Muy buen blog. para compartir!??

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar