Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
busss.gifCada día, cuando tomo el bus, presencio el acto circense de algún ciudadano o colectivo caído en desgracia. Desplazados, estudiantes sin recursos, madres solteras, drogadictos en rehabilitación, presuntos discapacitados, ladrones, cuasi ladrones, músicos sin gloria, raperos sin fama, artesanos, cuenta chistes, cuentacuentos, y vendedores de dulces, galletas y bon ice, descubrieron, un día cualquiera, que los buses eran vitrinas de la tragedia o vitrinas comerciales, según sea el caso. 
Aprovechan nuestra condición de consumidores pasivos, sentados en una silla, agotados por la labores, y buscan conmovernos hasta las lágrimas con un relato pleno de infortunios, desgarradores giros e inverosímiles conflictos.
 
Suelen subirse sin pedir permiso. Brincan, cual saltamontes, por encima de las bardas, o se escabullen con maestría por la compuerta trasera. Se paran enfrente de los pasajeros e inician su discurso con una serie de frases de cajón, excusándose por las molestias causadas a la querida e indiferente, fastidiada o indignada audiencia. Enfatizan en cada palabra, como si de un discurso político se tratase. 
 
Años atrás, cuando la práctica de la tragicomedia en bus se encontraba en ciernes, escuchaba la interpretación de algún músico virtuoso o el relato de un orador con talento. En ocasiones, adquiría las artesanías de un orfebre ejemplar. Ahora es común recibir amenazas: “Señores pasajeros, he sido ladrón por 15 años. Me retiré porque nació mi hija. Hoy ha sido un mal día. Si ustedes no me ayudan, tal vez retome mi antiguo oficio“. (En pocas palabras: “Si no me dan plata, los robo”).
En efecto, los queridos pasajeros, presas del pánico, le regalan monedas y hasta billetes de $10.000. No hay derecho.
Nota mental: Señor ladrón que ya no es ladrón, pero igual me quiere robar, déjeme en paz. Por culpa de escorias como usted ya no le quiero comprar ni a los que venden maní.
Otro tipo de amenaza es: “Mi hija se va morir, si ustedes no colaboran, se va a morir. Vean estas (atroces y escabrosas) fotos, vean lo mal que está”, y acompañan sus palabras con un gesto de profundo dolor, con la mirada perdida, ahogada en la aparente angustia. (En pocas palabras: “Si no me dan plata, son unos asesinos, unos desalmados, Dios se apiade de sus almas“). No se trata de una afrenta directa, pero sí de un sutil método de coerción, de una persuasión violenta e implacable. 
Nota mental: No sé si creerle o no, señora. Espero que sea verdad, tome mi dinero. Aleje esas fotos horribles de mí.
Incluso, me he encontrado con señores cascarrabias que se suben al bus con el único propósito de acusar a los pasajeros de indolentes, miserables y cínicos. “Sí señor, usted, el de traje. No se crea mejor que yo, usted es igual a mí. No crea que porque ahora lo tiene todo, así seguirá toda la vida. Tal vez, algún día, caiga en desgracia y deba subirse a un bus a pedir limosna. No sea cínico (y déme plata)“.
Nota mental: Señor cascarrabias, no necesito de sus discursos resentidos para recordar la atroz realidad de nuestro país de cínicos, de corruptos y de indolentes (me incluyo entre los indolentes por hoy, qué puedo hacer), déjeme en paz.

Estoy cansado del circo de miseria en los buses. En ocasiones, me despiertan desconfianza o miedo. En ocasiones, me recuerdan la atroz realidad de la mayoría de colombianos. Por momentos, me llenan de remordimiento, pues no sólo le cabe culpa al Estado de aquel drama social, sino a cada uno de nosotros. Y, aparte, de seguro algunos dicen la verdad. En ocasiones, la mayoría de ocasiones, sólo quiero mandarlos al carajo, ¿y usted?
Nota final: Por supuesto, detrás de los hechos existe una problemática social grave. Estoy cansado tanto de este país inequitativo y pobre, como de las consecuencias que ello acarrea por ejemplo…este circo de la misera. Sin embargo, según la personería de Bucaramanga, ganan hasta $3.750.000 al mes (Mayor información aquí: http://bit.ly/T9c1g8) ¿Entonces, es un problema o una nueva forma de vida? ¿A quién le creo? 
(Visited 351 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Escritor, huraño, egocéntrico sin remedio y mordaz. Amante de la literatura, la tecnología y el automovilismo, entre otros menesteres. Ha escrito para El Tiempo, Tecnósfera, Donjuán, Portafolio, Semana, Legis, la Fundación Gabo y otras publicaciones más. Docente de redes sociales de la Universidad Externado y asesor en temas digitales de emprendimientos y otras organizaciones, entre ellas la Alcaldía de Bogotá.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El tema de la comunicación clara, del que he venido hablando(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Me demoré bastante en saber de qué quería hablar en este(...)

13 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Bueno la verdad que yo he cantado en micro muchas veces, me encanta hacerlo y en su mayoría la gente a ha quedado contenta…. Si me dan o no monedas es algo con lo q no me obsesióno , pero si he visto gente mintiendo y burlándose de el buen corazón de la gente y eso me parece malaso. Mucha gente me ha agradecido q haya alegrado su dia .. así q hay de todo. Y yo no me arrepiento de hacerlo de vez en cuando.

  2. y ahí faltó mencionar a los señores que hacen rap con su boca y lengua y saliva en nuestras caras, que se hacen asquear y uno piensa “señor deje de escupirme la geeeeta” y no haya como pasarse ud la mano por la cara para UNO limpiarse DOS para evadir cada embestida de arte callejero. Es ese minuto que se puede prolongar con un eterno escupitajo en la geta de uno. Que lo que menos me dan ganas es de meter la mano al bolso para buscar al preciada moneda.

  3. Mientras haya por lo menos una sola persona que le de así sea una moneda 50 a estas personas, habrá acto de circo para un buen rato. El día que estos actores circenses por repetidas ocasiones bajen del bus con cero pesos en sus bolsillos, ese día la comparsa desaparecerá como por arte de magia.

  4. Interesante escrito este, y mas interesante leer algunos comentarios, esta es una problematica que se deriva de la manera irresponsable,egoista, y clasista como los dirigentes de nuestro pais lo han manejado, y como los ciudadanos han asimilado lo que son sus derechos y deberes, realmente y da tristeza decirlo pero Colombia es un pais inviable, y no lo digo de ahora, pues vivo en el exterior hace 20 años (que son muchos), y cada vez que voy (no voy mucho), lo encuentro peor, pero sobre todo socialmente mas perverso, la clase privilegiada, hace lo que sea por mantener y aumentar sus privilegios, creando una desigualdad social, que los ciudadanos “agradecen”, no exigen, no reclaman sus verdaderos derechos, porque no estan dispuestos a cumplir sus verdaderos deberes, todos dicen amar a Colombia pero de la boca para afuera, se los dice un compatriota que ha sentido la tristeza de tener que dejar el pais, pero nada de arrepentimiento pues cada dia que pasa me da mas la razon a esa decision que algun dia me costo tanto trabajo tomar. Colombia es inviable.

  5. pensadorlibre

    Le doy la razón en algunos casos, cuando es evidente que la gente está inventando historias para tratar de conmover y hacer dinero con la miseria (pornomiseria). Sin embargo, también quiero darle mi punto de vista, y es que todo es relativo. Asi como para usted o para mi este desfile de personas que salen a rebuscarse la vida haciendo ‘marabares’ en los semáforos, cantando o vendiendo dulces en los buses, etc, puede parecer un circo de la miseria, de forma análoga para muchos multimillonarios, las personas de clase media como yo pueden parecerle un circo de la miseria, cuando tiene uno que salir a trabajar en una empresa, ‘capotear’ al jefe y a los compañeros envidiosos, o peor aún, trabajar como independiente de tantas maneras, elaborando tortas, dulces, chocolates, brindando servicios de asesoría o capacitación (mi caso), etc. Todo es relativo…

  6. Además, no venga a decir que no está mamado de tanto tipo que se sube al bus a echar un cuento de terror o a amenazarlo si no le da plata. Y creo que ese es el punto de este artículo. ¿Solucionar el problema? obvio que no, ese problema no se soluciona con palabras.

  7. Que ignorancia la suya, Romanos828. ¿Cómo va a creer usted que con una entrada de blog alguien podría pretender solucionar un problema como este? Sin duda el autor buscó contar su experiencia con algo de humor negro, pero claro, como este país está repleto de iracundos que se toman todo a pecho..

  8. Que ignorancia mas patética la de esta entrada, resumir la pobreza de mas de 8 millones de colombianos a la simple “incomodidad” que les produce esta situación. Creen que con quejarse con balidos arribistas e ignorando la situación ya cumplieron con su cuota de “indignación”. Que asco leer a estos colombianos indolentes e indiferentes pero para nada aportantes de una gota de solución mas allá de quejarse por la incomodidad.

  9. Los peajes de miseria se dan no solo en los semáforos sino también en el transporte público aún en el Transmilenio que es tan vigilado, especialmente en los túneles donde venden el manjar blanco o la cocada, debido a la invasión de personas “desplazadas” que ven que en Bogotá están dando casa gratis, subsidios y una mejor forma de “rebuscarse”, generando una nueva forma de vivir con la venta informal pauperizando aún más la ciudad y la mendicidad no es una situación emergente para resolver sino como lo dije…una forma más de vivir, en este caso de la conmiseración de la gente ingenua.

  10. Señor Medina, mi opinión con respecto al circo de miseria que bien describe la doy en el contexto de la reciente Ley Lleras aprobada para controlar la piratería mediante uno de mis comentarios (#22), aquí re-editado y reciclado http://www.eltiempo.com/blogs/se_busca_esposa_latina/2012/04/el-articulo-13-de-la-leylleras.php#comments

    “Este cuento de si la piratería es nociva o por el contrario puede beneficiar a los supuestos artistas al darles publicidad gratis, resulta que no existe evidencia ni en favor de una o en contra de la otra. Lo que existen son muchas especulaciones y ‘modelos teóricos’ en favor o contra de la piratería como estimulantes de la economía de mercado. No encontré ninguna evidencia fehaciente, al menos desde el punto de vista académico que la piratería tuviese el efecto tan nocivo como nos lo presentan los defensores a ultranza de los derechos de autor. Lo cual me hizo recordar los miles de niños que he visto cantando, repartiendo calcomanías, u ofreciendo toda clase de kits en buses, busetas, pasillos, andenes y demás puntos cotidianos de nuestra geografía. Y sentí ese momento Eureka!

    — He decidido que hasta que no vea un programador de software cantando en un bus no creeré ese cuento de que la piratería hay que combatirla mediante policías instalados en cada medio de comunicación. Hasta que no vea a Shakira harapienta, con la cara sucia, bruta, ciega y sordomuda pidiendo limosna en las calles de Chapinero no seguiré creyendo ese cuento del artículo 13 de la Ley Lleras. – Hasta que no vea a Paul McCartney chupando pegante con su ñerito Bruce Springsteen no creeré que debemos cerrar sitios de internet, o meter a la cárcel a quien cobra por el ancho de banda de Megaupload. – Hasta que no vea a Bill Gates en el Transmilenio repartiendo CDs de Windows 98 y dando floppies de MS-DOS como ñapa no seguiré comiéndome ese cuento que la economía se está cayendo porque algunos desempleados les dio por reciclar baladas de los años 70 o clonar unos computadores. – Es claro que esto de la Ley Lleras, SOPA y PIPA van a regresar y nos volverán a probar en nuestra capacidad de lucha. Sería bueno que en la próxima ronda no dudáramos tanto como en esta ronda de comentarios. Gracias. “–

  11. pero este tema de la miseria ya seria bueno hecharle tierra ya que uribe cuacuando entrego su gobierno en su discurso informo que uno de sus huevitos ” el de la inversion social” habia dado grandes resultados….

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar