Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La Conmebol, como ya hizo la UEFA, eliminó el gol de visitante de sus competiciones porque “apunta a una mayor justicia deportiva”. ¿Es un debate de justicia?

El gol de visitante no va más en Conmebol. Al igual que la UEFA en Europa, la entidad encargada del fútbol profesional en Sudamérica eliminó la mecánica de desempate para los duelos directos de todas sus competencias. Explicaron en un tweet que su objetivo con esta acción es velar por una mayor justicia deportiva. Esta aclaración, creada para endulzar el oído de los consumidores, suscita la duda: ¿La regla del gol de visitante era una cuestión de justicia?

El desempate por anotaciones fuera de casa es, como el fuera de lugar, un concepto más sencillo de entender que de explicar. De pequeño, recuerdo que me decían que en un ida y vuelta, en caso de empate final, los goles anotados en el patio del rival valían el doble. Yo, muy literal en mi comprensión, iba multiplicando todo por dos en las fases finales. Entendí después que la explicación ambigua era en realidad una manera de decir que, en caso de empate final, se daría por ganador al equipo que más goles anotara fuera de casa. Me pareció una idea justa, pues siempre he sido amigo del fútbol que arriesga y juega a la ofensiva, así sea en el patio del rival.

Pero, conforme pasa el tiempo y veo eliminatorias directas, me queda la idea de que la regla del gol de visitante es un añadido divertido, pero no necesariamente justo o injusto en el equilibrio del juego. Su intención principal, más que aportar balance, es invitar al visitante a atacar en un terreno que le puede resultar incómodo. Ahora, ambos equipos pasarán un tiempo parecido en dicha situación. Sufre un visitante contra su rival cómodo en la localidad, pero luego los roles se invierten en el siguiente partido. En ese ejercicio de intercambio está la justicia, no en un premio por atacar durante la adversidad.

La regla del gol de visitante, por lo tanto, es un premio a la valentía, pero también un castigo al temerario. Riesgo contra recompensa. Salir muy osado en tierras desconocidas puede suponer una goleada en contra que te habrías evitado si jugaras más cauto y esperaras a estar más cómodo en el partido de local. Además, alrededor de este criterio de desempate hay varias opiniones de cómo usarlo mejor. Están los que prefieren jugar primero de visitante para pegar fuerte, anotar algunos goles y jugar en casa con ese crédito. También están los que prefieren jugar en casa el primer partido y luego solventar cualquier error con unos goles de visitante en la vuelta. Los técnicos, alrededor de ello, especulan y arman estrategias que se adecuen a las reglas.

Ese es el aporte de este criterio de desempate: diversión, debate y dificultad. Es una mecánica en el juego que no lo hace más o menos justo, sino diferente. El gol de visitante condiciona la actitud de los equipos y a veces premia a quien merece pasar, pero también hay casos en los que lo deja afuera. Las consecuencias con o sin él en el fútbol son parecidas: no siempre gana el mejor.

El juego es justo en la medida en que sus reglas crean unas dinámicas equilibradas para ambas partes. El fuera de lugar aporta justicia porque sin él, los defensores quedarían injustificadamente en desventaja al tener que proteger más terreno del que humanamente pueden. Las faltas y sus sanciones son justas, pues evitan lesiones y actos contrarios a los valores del juego. En cambio, un criterio de desempate, como el gol de visitante, el gol de oro, la prórroga o la tanda de penales, es una injusticia necesaria, pues pretende buscar diferencias entre dos equipos que han igualado justamente.

Dicho eso, me gusta el gol de visitante. Puestos a impartir injusticias, me entretiene ver cómo una mecánica genera que un equipo esté al borde de la eliminación, pero que con un gol se clasifique y condene a su rival. Le da vértigo a la competición y lo hace menos predecible para quienes pretenden calcular cada detalle. La justicia no llegará. ¿Acaso merece más el que clasifica por penales o prórroga que el que lo hace por gol de visitante? No me lo creo. Por mí, que vuelva el gol de oro si hace falta. Bienvenidas las mecánicas de desempate que fomenten los finales épicos, los nervios y la emoción.

(Visited 558 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Abogado con Opción en Periodismo de la Universidad de los Andes. Cursa el Máster de Derecho de las Telecomunicaciones, Redes Sociales y Propiedad Intelectual de la ESADE de Barcelona. Fue colaborador de la revista deportiva Hablaelbalón, con la que cubrió el Mundial de Fútbol 2018. Fue editor de de BalónLatino. Cubre la actualidad de los videojuegos en lavidaesunvideojuego. Amante del deporte, la música, la lectura y los videojuegos.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Canadá es uno de los mejores países en calidad de vida,(...)

3

Si usted, apreciado lector, es amante del buen vino y de(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar