Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Nadie en el pueblo de Alshuwahad ponía en duda que Musabbah Rashed Al Harb era el beduino que, en toda la región, tenía el mejor hawon o mortero para machacar café.

A decir verdad, el de Musabbah era el hawon más celebrado de la comarca. Y tenía que ser así, ya que, durante  todos los días del año, el ilustre mortero despertaba al pueblo con su tañido y el aroma, que su café emanaba.

Utensilio celebre

El hawon de Musabbah: tañido con aroma de café

Cuando el reloj marcaba las 5 de la mañana, la puerta de la casa de Musabbah estaba ya abierta para todo aquel que quisiera tomar una taza de su amigable café. Era el único lugar donde se podía ver juntos a todo tipo de gente: pobres, ricos, locales y extranjeros; todos tenían cabida a la amable convocatoria.

* * *

La madrugada de aquel 15 de octubre fue diferente para todos los que vivían en Alshuwahad. Eran ya las cinco y quince de la mañana y el tañido del mortero de Musabbah Rashed no se dejaba oír, y el puntual aroma a café permanecía ausente.

Dieron las cinco y treinta y el llamado aún no se oía. «Algo grave le debió haber pasado a Musabbah», pensaron todos, y casi que en desbandada, un buen número de lugareños corrieron a la casa del artesano a averiguar qué ocurría.

A Musabbah lo encontraron en el patio de su casa sentado en un taburete cabizbajo y meditabundo.

«Las deudas me acosaban y me tocó vender mi hawon –exclamó apenado–. Lo reemplacé por ese pilón  –señalando a un rincón–, que ni suena ni da aroma. Perdóneme por favor», concluyó su lamento a manera de suplica.

Musabbah había vendido el hawon a un comerciante libanés llamado Amal Besharra, cuyo almacén se encontraba en Beirut, en la calle Saida, a donde llegó una comitiva del pueblo de Alshuwahad. La misión era recuperar el atesorado hawon de bronce de Musabbah Rashed, el artesano del café.

Después de algunos preámbulos, la conversación entre la comitiva y el comerciante llegaba a un punto álgido de la negociación.

«Tienen suerte caballeros– dijo el libanés con voz esperanzadora–, no se ha vendido aún el hawon que, para serles franco, no ha sido un buen negocio. Ya nadie los usa para hacer café, y ahora los han reemplazado por máquinas, ustedes saben, cosas de la modernidad. El hawon lo estoy promocionando en otra de mis tiendas como un florero. Y según me cuentan ha llamado mucho la atención, y más de uno ya le ha puesto el ojo».

Había que ver las caras de disgusto de los alshuwahadenses, ante semejante descarrilamiento cultural, pero aún así todos mantuvieron su compostura, ya que recuperar el hawon era lo único que importaba.

Al día siguiente la comitiva recibió la mala noticia de que el hawon  había sido vendido a una joven estudiante de arte de la universidad de Beirut. A la universitaria, el hawon-florero le había parecido una pieza exótica, que serviría como un valioso aporte para su tesis de grado.

En lo que había terminado el malhadado hawon del viejo Musabbah: vestido de margaritas y escudriñado por una romería de greñudos estudiantes de arte, en la bulliciosa Beirut.

Hawon-florero: desfachatez cultural

Hawon-florero: desfachatez cultural

A la casa de la estudiante fue a dar la imbatible comitiva del pueblo de Alshuwahad. A la joven, que en esos momentos estaba acosada por deudas, los alshuwahadenses le hicieron una jugosa oferta que la joven no dudo en aceptar; la negociación fue  rápida y sin regateo.

Finalmente, el hawon regresó a su lugar de origen. El retorno fue celebrado con alborozo, y la valiosa pieza culinaria fue declarada como un patrimonio cultural común, sin valor comercial, y con el estatus de invendible e intransferible.

Después de un mes de ausencia, el delicioso aroma a café  llamaba de nuevo a la casa de Musabbah Rashed. El reloj marcaba las cinco de la madrugada de un nuevo día. Todos admitieron que luego de esa aventura de rescate, el café había adquirido un aroma de felicidad.

Marcelino Torrecilla N (matorrecc@gmail.com)

Abu Dhabi (EAU) septiembre, 2017

(Visited 1.482 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Docente universitario en el area de la enseñanza de idiomas (Inglés y Español) y sus usos en contextos multiculturales. Contando historias de un Medio Oriente (ir)real. Residente en los Emiratos Árabes Unidos

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Mundo

    Sucedió en la biblioteca de Alejandría

    Según cuenta este relato... Haga click en este enlace para oir la narración https://app.box.com/s/9b7wpfk67sxbq4wikbg8pgrdepemyjtm(...)

  • Vida

    Felicidad

    En Dubái, la señora Bienvenida Ayúb era muy dada a recibir cosas que sus amigas viajeras le dejaban. La(...)

  • Colombia

    Medio Oriente y nostalgia caribe

         Por estos días nada como conversar. Es un deleite al que mi esposa y yo le dedicamos(...)

  • Mundo

    A que te enseño, ratón

    Dedicado a todos los docentes... Ya antes había oído la historia de Babar Ali, pero no podía dar fe(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_15421" align="aligncenter" width="950"] Claudia López - foto El Tiempo[/caption] Aunque(...)

2

Alejandro Salas Durán, Andrea Cárdenas y Luis Vargas Peña jamás se(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar