Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Ese día era el reinado de belleza de Quinto A, el último año de primaria. Recuerdo que, tras varias semanas de preparación, por fin había llegado el día, todas corríamos de arriba a abajo, preparando nuestros vestidos y ensayando peinados. Cada candidata, junto con su delegación de fans, deseaba conquistar la corona. No recuerdo cuántas nos habíamos registrado para participar, pero me acuerdo muy bien que ese año me correspondió a mí la corona, fue muy emocionante, pero lo que pasó después fue aún mejor.

En medio de la celebración, se me acercó ella, la niña que siempre ocupaba el primer puesto en el cuadro de honor, la que izaba bandera por excelencia académica todos los años, la que siempre estaba perfectamente peinada y tenía sus cuadernos en orden. Debo aclarar que mi nombre nunca apareció en los primeros puestos del cuadro de honor, y que las pocas veces que icé bandera lo hice por recitar poesías, hacer bailes o cantar, y que mi maravillosa profesora, de ojos verdes de quinto de primaria, fue quien me peinó muchas veces en las mañanas. Así y todo, la única distancia que había entre las dos solo existía en el cuadro de honor.

Ese día ella mencionó claramente que yo no había ganado el concurso por ser bonita, si no por que yo era “buena gente”. Recuerdo que su comentario me confundió; ¿Acaso era un concurso de simpatía y yo no lo sabía? ¿Debía agradecer sus palabras o enojarme? Aún me da risa pensar en este momento, pero la realidad es que después de un tiempo su mensaje me llegó directo al corazón. Entendí que ese día gané por el cariño de la gente, y que ese momento de alegría se había construido gracias a ellas y con ellas; que tener esa corona de cartulina con escarcha morada en mi cabeza era un reconocimiento a la belleza interior que todos tenemos.

Con el tiempo agradecí y sigo agradeciendo ese comentario. Ella, sin saberlo, ese día me enseñó algo muy valioso: que las palabras que decimos pueden calarse en lo más profundo de quien las escucha y sobreviven al tiempo. Palabras que generan alegrías o tristezas, seguridad o desconfianza, empoderan o destruyen, ahí están. Todos las llevamos adentro y automáticamente nuestra memoria las reproduce una y otra vez.

Hoy quiero que sepas que siempre tendremos la posibilidad de resignificar nuestras experiencias, de hacer las paces con las palabras y memorias que nos han perturbado. Estoy segura de que al crítico voraz y al genio de Aladino que todos llevamos dentro les gusta alimentarse de esos comentarios del pasado. Así es, todos tenemos ese crítico despiadado que no nos permite dar pasos con firmeza en el mundo, pero también tenemos ese genio de la lámpara mágica que, con tan solo recordar las coronas de cartulina con escarcha morada, despierta de su sueño profundo para llevarnos a volar y descubrir lugares que nunca hubiéramos imaginado.

(Visited 420 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Caro Monroy es empresaria, migrante, psicóloga y coach. Colombiana con experiencias de vida en diversos países, incluidos Australia, Argentina, Colombia e Inglaterra. Ha experimentado de primera mano los desafíos, incertidumbre, la presión, los logros, la alegría, el crecimiento y todas las demás emociones posibles, que experimentan los migrantes al embarcarse en la aventura de descubrir y conquistar nuevos mundos. Es Psicóloga, completó un MBA, está certificada en Programación Neuro Lingüística y actualmente está terminando una especialización en Counselling.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Mi vida adulta comenzó el día que vi cuánto pagaba de(...)

2

El espíritu de la radio - Tito López https://open.spotify.com/episode/2YLJKOTVWfDpthRwr8JM8M?si=5f9a1622dd854623 Somos Canciones(...)

3

En un mundo donde las redes sociales dominan el panorama económico(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar