Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Foto de Denis Larkin

A propósito del día del trabajo, quise recordar cómo fue que empezó mi vida laboral. Seguramente, como la de muchos de ustedes, sin tener idea de lo que estaba haciendo o de lo que podía esperar, pero con la convicción y la dicha de tener un pago a cambio.

Mi primer trabajo lo conseguí a los 16 años. Llegaron las vacaciones de diciembre y me encantaba la idea de trabajar por unas semanas para ahorrar algo de dinero antes de que se terminara el año. Casualmente, unos buenos amigos de la familia tenían un restaurante muy cerca de la calle 99 con 11, en pleno centro corporativo del barrio El Chicó, en Bogotá, y su cercanía me valió como referencia suficiente para asegurar un empleo como mesera.

Recuerdo lo emocionada que estaba con la idea de tener que tomar transporte público yo sola, ponerme el delantal rojo, el gorrito de navidad y tener que cumplir un horario algunos días a la semana. El día se me iba en asegurarme de que las mesas estuvieran listas para las personas que iban a almorzar allí y, por supuesto, en tomar ordenes, sonreír y ser lo más amable posible.

Mirando hacia atrás, puedo ver que esta experiencia me enseñó a entender el concepto de trabajo desde una perspectiva sencilla y sin apasionamientos. El trabajo, como un acuerdo entre dos partes, en el cual existe un intercambio de tiempo y habilidades por dinero. Creo que, en esa época, tal vez por mi edad, nunca pensé que el trabajo tuviera que hacerme feliz, que tuviera que coincidir con la pasión de mi vida o que fuera la escalera para mi realización. En esa época, simplemente quería algo extra de dinero ¡y al final de las vacaciones lo conseguí!

A medida que fui creciendo, empecé a experimentar la presión social, la carga que imparten las instituciones y nuestra cultura, convenciéndome de que era solo a través del trabajo como psicóloga que lograría desarrollarme como persona, acceder al éxito económico y al estatus social. ¡El solo hecho de vivir de acuerdo a esas expectativas ya implicaba un trabajo de tiempo completo!

Pero bueno, y ¿qué pasaría si no llegaba a ser la número uno de mi empresa? o ¿qué pasaría si no trabajaba en el área de lo que había estudiado? o ¿qué pasaría si decidiera empezar mi vida en otro lugar y decidiera reinventarme? Bueno, pasaron muchas cosas, me descubrí desde otras perspectivas, pero, sobre todo, se abrió un mundo de posibilidades.

No hay duda de que existe un sentimiento de orgullo y logro cuando nos desarrollamos en un área y nos convertimos en expertos, sin embargo, también es evidente que estamos condicionados por nuestra cultura, y tenemos creencias profundamente arraigadas que pueden hacer daño y generar crisis innecesarias. Creencias que no nos permiten cuestionar esas “verdades” que hemos apropiado, porque nuestros padres, instituciones o la tradición así mismo nos las han inculcado. Recuerden, ¡está bien romper el molde!

He visto a muchas personas atravesando crisis importantes a lo largo de su vida profesional, porque han pretendido que el trabajo sea la única base desde la cual construyen su identidad, están distraídos cumpliendo las expectativas de otros. Si tu trabajo, lo que haces, es el único referente de quién eres como individuo, piénsalo otra vez, pues estoy segura de que eres mucho más que lo que haces esas cuarenta horas a la semana, eres mucho más que ese título profesional o el nombre del cargo que llevas.

En simples palabras, tú no eres tú trabajo, él es tu aliado, es un medio para un fin.

(Visited 249 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Caro Monroy es empresaria, migrante, psicóloga y coach. Colombiana con experiencias de vida en diversos países, incluidos Australia, Argentina, Colombia e Inglaterra. Ha experimentado de primera mano los desafíos, las incertidumbres, la presión, los logros, la alegría, el crecimiento y todas las emociones posibles que experimentan los inmigrantes al embarcarse en la aventura de descubrir y conquistar nuevos mundos. Es Psicóloga de profesión, completó un MBA, está certificada en Programación Neuro Lingüística y actualmente está terminando una especialización en Counselling.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_370" align="alignleft" width="300"] Fotografía tomada de Pixabay[/caption] Uno de los(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Tuve el honor de ejercer por primera vez como jurado de(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar