Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Han pasado varias semanas desde la última vez que escribí para este blog, y hoy lo hago desde la imponente Ciudad de México. Estoy sentada en una terraza a la altura del piso 24, desde donde puedo observar maravillada la inmensidad de esta ciudad.

¡Siempre tuve la sensación de pertenecer a este país, aunque nunca lo había visitado! La música, los colores, Frida, Diego, Siqueiros, la vecindad del Chavo, los mariachis, siempre rondaron por mi cabeza, acapararon mi atención, he hicieron de este destino un territorio infaltable por recorrer.

Todo empezó hace más de veinte años, cuando en Bogotá me invitaron a cantar en un evento de caridad junto a un grupo de mariachis. Entre esas canciones estaba “La calandria”, de Pedro Infante, y “Se me olvidó otra vez”, de Juan Gabriel. ¡Qué buenos recuerdos! Aun hoy recuerdo esa sensación de plenitud, la energía y la alegría, que se siente cuando se canta en un escenario a todo pulmón.

Pero volvamos al presente, ¿porque estoy en México? ¡Porque estoy celebrando la vida!, la mía y la de mi familia.

Justo llegué para la celebración del día de muertos, confieso que mis expectativas eran muy altas, sobre todo después de haber visto la película Coco mas de cinco veces, sin embargo, debo decir, que nada se compara con el privilegio de encontrarse con esta celebración cara a cara. Nunca había presenciado una tradición tan colorida, y tan mágica en la que se honra la memoria de los muertos, ¡todo a mi alrededor estimulaba mis sentidos, me sentí más viva que nunca!

Creo que los más significativo de esta fecha, fue observar cómo colectivamente se privilegia el recuerdo sobre el olvido. Está presente la alegría, la nostalgia, y sobre todo el agradecimiento por las memorias que hacen eternos en nuestros corazones a los que ya partieron. Es hermoso ver en casas y en locales comerciales, los altares decorados con flores de cempasúchil, papel picado, calaveritas de azúcar, pan de muerto, entre otras cosas, y las ofrendas, que al final, son la materialización de ese vínculo irrompible que llevamos con ellos.

Me tomó dos días y tres aviones atravesar medio mundo para reencontrarme con mi mamá y mis hermanos después de doce años de no estar los cinco juntos, ¿cinco?, todo bien, no es que haya echo mal la cuenta, es que mi papá también estuvo presente, su foto la pusimos en el altar de muertos.

¿Recuerdas que unos párrafos atrás, mencioné que vine a México a celebrar la vida?, dos años de fronteras Australianas cerradas, la incertidumbre que trajo consigo el covid y la lejanía, fueron factores suficientes para recalibrar prioridades y ganar perspectiva, ¡seguramente a ti también te paso!

Hoy estoy acá con el corazón rebozado de amor por este tiempo en familia, enamorada de México y llena de agradecimiento por estar viva, pues sobrevivir a una pandemia, no es algo menor. ¡Tú también que estas leyendo estas notas sigues vivo y, sin duda, es un motivo de celebración!

Recuerda que tener presente nuestra propia mortalidad, puede ser un buen ejercicio para elegir con más claridad el rumbo que queremos darle a nuestra vida, tomar decisiones, observar los pasos que vamos dando por el mundo y las huellas que, a su vez, vamos dejando en la arena.

Continuaré un par de semanas más descubriendo este hermoso lugar, por lo pronto, me despido con esta frase de mi querida y admirada Frida Khalo, “Por eso la muerte es tan magnífica. Porque no existe, porque sólo muere aquel que no vivió. Porque sigue viviendo quién, después de muerto, produce en los que le continúan, sensaciones nuevas, anhelos y deseos…”

(Visited 728 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Caro Monroy es empresaria, migrante, psicóloga y coach. Colombiana con experiencias de vida en diversos países, incluidos Australia, Argentina, Colombia e Inglaterra. Ha experimentado de primera mano los desafíos, incertidumbre, la presión, los logros, la alegría, el crecimiento y todas las demás emociones posibles, que experimentan los migrantes al embarcarse en la aventura de descubrir y conquistar nuevos mundos. Es Psicóloga, completó un MBA, está certificada en Programación Neuro Lingüística y actualmente está terminando una especialización en Counselling.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Con la prohibición del uso del lenguaje inclusivo por parte del(...)

2

Mi vida adulta comenzó el día que vi cuánto pagaba de(...)

3

El tema de la comunicación clara, del que he venido hablando(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar