Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Llegué un viernes a las 10:30 de la noche a mi casa. Todos estaban despiertos. Particularmente Iván, mi hijo de tres años, que a veces me sorprende cuando llego a la media noche del trabajo y sale corriendo por el pasillo, abriendo sus bracitos y gritando ¡papi!

Pero esa noche, Iván, que apenas acaba de entrar al jardín, quería hacer tareas. Alistó su cuaderno, lo puso sobre la mesa del comedor, en donde ya estaban los colores, y se me quedó mirando como quien dice: ‘ayúdame papi’.

Era trazar unas líneas de arriba hacia abajo, uniendo unos puntos. Le fui diciendo cómo hacerlo y en cada línea le celebraba que lo hubiera hecho bien, o le decía qué se tenía que repetir.

Terminamos la tarea, lo abracé y le di un beso de felicitación y él me dijo: “Gracias, papi, por explicarme”. El corazón se me hizo una gelatina.

Pero Iván estaba dispuesto a trasnochar. Yo empecé a hacer un trabajo en el computador y él quería pintar. ¿Puedo pintar, papi? “Claro”. “Gracias, papi”, y se fue a buscar sus libros de colorear. Al rato regresó: “se perdieron, papi. Los libros se perdieron”, dijo.

Me puse a buscarlos con él por los cuartos, la sala, el comedor y hasta en la cocina. No estaban. Luego supe que la mami los había sacado porque ya estaban pintados completamente.

Pero Iván no estaba dispuesto a dejarse rendir. Buscó un cuaderno, me lo trajo y me pidió que le hiciera un dibujo para que él lo pudiera pintar. Le dibujé una casita, con una ventana y le hice una sonrisita.

– Nooooo papi, las casas no tienen sonrisitas, me dijo, y se fue hacia la sala, que da hacia afuera.

Yo seguía peleando con el computador porque no me funcionaba bien el correo electrónico e Iván seguía preocupado por la sonrisita.

– Ven papi, ven, me llamaba con la mano. Me llevó hasta la ventana y me mostró desde ahí los otros edificios del conjunto.

– ¡¡¡Ves!!!! No tienen boca!!! Ehhhhhh, mi papá!

Superado el episodio de la sonrisa, seguí peleando con el computador. Iván regresó. “Papi, te quiero”, dijo primero. Y luego me mostró cómo había pintado la casita que yo había dibujado.

-¿Cómo me queda?

– ¡Te está quedando muy bien!

– Gracias, Papi.

Luego se fue para su cuarto y regresó protestando: “Mi mami… siempre todo yo. Faltan los juguetes, faltan los colores, ¡todo yo!”.

A la final no entendí por qué protestaba, pero me mostró otra página del cuaderno para que le hiciera otro dibujo. Le dibujé un carrito, pero me cuidé de que no tuviera sonrisita. La pintó y al rato regresó a mostrármela.

– Te pasaste. Pintaste la ventana del carro. No te tienes que salir de las rayitas, le dije.

– A mí me gusta, me contestó.

Cuando me pidió otro dibujo, no se me ocurrió más que hacerle otro carro.

– No, papi. Ahhhhh… Yo quiero una libreta de las pistas de Blue, me dijo.

Afortunadamente he sido un asiduo televidente de muñequitos al lado de mis hijos Esteban e Iván, y conocía de lo que me estaba hablando. Dibujé entonces la libreta de Blue y él la pintó.

A esas alturas de la noche yo ya estaba estresado porque no lograba que me aparecieran en pantalla los contactos de mi correo, la pantalla no me dejaba ver una página completa, cuando escribía no me aparecía el texto….y por supuesto, no había podido enviar nada de lo que tenía que enviar.

Ivancito llegó a mostrarme cómo había pintado la libreta de Blue.

– Estás pintando por fuera, le dije.

– Quiero así, volvió a repetir. Y me mostró el carro que había desechado antes: mira, aquí pinté bien las ruedas, dijo.

Le pedí que en adelante, hiciera él dibujitos, mientras yo resolvía el problema en el computador, y que los pintara él, ahí al lado mío. Hizo unos rayones en una hoja y celebró: “Ya sé pintaaaar, una pueeerta”.

– ¿Dibujaste una puerta? Está bonita. Y dónde está la llave, le pregunté.

– ¡La llave!, ¡la llave!, ¡la llave!, exclamó y corrió a buscar un lápiz.

– ¿Con qué color?, me preguntó.

– Con el que quieras, pero que se vea bien, respondí.

– Ahhhhhh, dijo.

Unos minutos después: ¡La llave! ¡Mira la llave!

– Ahora píntala sin salirte del marco. Despacito, le dije.

– Bueno…. ¡Corra!, ¡Corra!, ¡Corra!, se fue diciendo y corriendo.

– No te saliste. Eso está muy bien, le dije cuando me mostró otra vez el dibujo.

– Gracias, contestó. Y al momento, orgulloso, me dijo: ¡mira, una carita feliz para tí! (me la había dibujado)..

Caminó un ratico por ahí y me dijo: Papi. No quiero pintar más.

– Entonces ve a dormir (ya eran las 12:30 de la madrugada).

– No tengo sueño. Quiero armar rompecabezas, dijo y se fue para su cuarto.

Al momentico me llamó. Quería coger unos muñequitos del hermanito. Le dije que no se podía y él decidió jugar entonces con unas fichas de armar figuras. Yo regresé a pelear con el computador. Él se quedó sacando las fichas de su juguetería y protestando: “Papi, todo yo. Me sacas las fichas pequeñas?”. Empecé a ayudarle.

Pasaron varios minutos y llegó con las fichas armadas. ¡Qué bonito! ¿Qué es?, pregunté. “Un cosito para caminar”, contestó.

Pero venía el otro trabajo: despegar las fichas. Él no podía con las pequeñas. Empecé entonces a separárselas. “Eso… Buena vaina”, dijo.

Ya era la 1:06 de la mañana. Iván decidió que no quería armar más y empezó a recoger todo para llevarlo a su sitio. “limpiar, limpiar, limpiar”, decía mientras iba y venía entre la sala y su cuarto, llevando las fichas.

Luego me llamó a la ventana: ‘Papi, mira, está un potito de día’, me dijo, señalando un poste del conjunto, que tiene una luz blanca.

– No. Está de noche. Ese es un poste, mi chinito, le dije.

– Ven. ¿Ves la luz? Está un potito de día, replicó.

En ese momento decidió que iba a armar rompecabezas. Y trajo dos. Los puso en el píso a la 1:15 de la mañana. Y 19 minutos después terminó de armar el primero.

– ¡¡¡Bravo, bravo mi chinito!!!, dije.

– Gracias, respondió, haciendo cara de orgullo.

A la 1:36 a.m. volteé a mirar y había armado el segundo. “¡Bravo!”, dije. “¡Me asusté!”, respondió.

Entonces estornudé y él agregó: salud y amor, papi.

Un poquito más tarde, cuando yo estaba concentrado en el computador, me llamó: “Papi”. Y me mostró orgulloso el otro rompecabezas. El más grande. ¡Lo armó en seis minutos! Cuando terminó otro (eran cuatro al final) se fue a guardarlos ‘porque o sino se pierden’.

– Voy a ver muñequitos, me dijo.

– ¿Me dejas darte un abrazo?, le pregunté y él se me lanzó a los brazos. Nos quedamos así un buen rato, como el primer día en que llegó al mundo. Lo llevé a su cama, frente al televisor, al lado de la nuestra, porque no hemos podido hacer que se duerma en su cuarto, y él se escondió entre las sábanas para que le hiciera cosquillas.

– ¿Te tapo? Le dije después. Sí, pero así sentado, respondió.

– Bueno. Te dejo a Bombi (su osito)

– ¡Sí! Quiero a Bombi, dijo mientras lo abrazaba y se quedaba dormido en cuestión de segundos.

Ya eran más de las 2 de la mañana. Una mañana en la que me fui a dormir feliz. ¿Qué más le puede pedir uno a la vida con dos hijos tan hermosos como Esteban e Iván?

(Visited 239.423 times, 11 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Egresado de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de La Sabana. Hizo un curso de agencias de prensa en la Agencia Dpa, en Hamburgo (Alemania). Jefe de prensa y Director de Divulgación de Promec Televisión. Redactor de espectáculos, editor nocturno, redactor político, Jefe de Redacción y director de la Agencia Colombiana de Noticias Colprensa. Trabajó en la Casa Editorial El Tiempo como Editor de Actualidad, jefe de Redacción y Editor General del Periódico HOY. Fue Editor General del periódico Q'hubo de Cúcuta (Colombia). Twitter: @VargasGalvis

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

"Reinventarte para no desaparecer", fue la premisa que reinó durante este(...)

2

Con todo el respeto que merecen las personas que han elegido(...)

3

Extractos del 'Bogotálogo: usos, desusos y abusos del español hablado en la(...)

8 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. coyotentropico

    Roberto, leí este blog también de pasada, pero no se imagina la sonrisa tan bonita que me logró sacar, tengo 27, aún no tengo planes de tener hijos, pero pensar que pueden salir así es una de las cosas más bonitas que me pudo pasar por la cabeza hoy, saludos

  2. SEGURIDADIND

    Que bien que sientas que los hijos son importantes, que deben ser respetados y amados por sus padres. Pero son importantes los hijos de TODAS las personas, y a nadie se le debe alcahuetiar la irresponsabilidad con ellos…

  3. PORejemplo

    Roberto, recorriendo blogs, leí este, de manera informal, despreocupadamente, pero mi subconciente empezó a procesar su escrito, por efecto de unas auditorias que hace algunos años efectué en el magdalena medio y mi cerebro al igual que el de todos los humanos, introyecta, procesa e informa y si algo de lo que le “informamos” al cerebro, así sea solo óptico, nos causa preocupación, éste (cerebro), define cosas y nos dá conocimiento ó información; Pues bién, en el entorno social de dicha auditoría, es normal ver mujeres menores de 30 años con 7 u 8 hijos sin un “hombre” que, responda por uno solo, nada de lo que hagan estos niños le importa a nadie y si piden juguetes les dán una bofetada, no reciben amor si no, indiferencia por haber nacido, por ser un verraco problema, porque la plata no alcanza; Estoy seguro de que, si el 70 ú 80% de natalidades fueren como sus hijos, Colombia sería un paraiso y no un infierno.

  4. El amor de padres es el amor más desagradecido que hay. Nosotros hacemos todo por ellos y solamente para que un día tomen alas y puedan volar a donde quieran, que muchas veces no será a donde nosotros quisieramos. Por eso, debemos no ser egoístas. Los hijos no son para que los disfrutemos, son para que los amemos. Y amarlos es darles las herramientas para que puedan salir adelante ellos mismos, sin nosotros. Es enseñarles límites para prepararlos para los triunfos y decepciones de la vida; es enseñarles respeto por ellos mismos y por los demás; es dar ejemplo en cada cosa que se hace.
    Si de verdad amamos a nuestros hijos, no se trata de nosotros. Se trata de ellos. Nuestro rol no es “disfrutarlos” es educarlos. Ellos no nos agradecerán los consentimientos. Nos agradecerán las lecciones. Y éstas se pueden dar muy divertidas y con mucho amor. Una lección no es sinónimo de aburrimiento o de castigo. Una verdadera lección es sinónimo de amor.

  5. eso,! como nos gustaria que la mayoria de los padres de colombia pensara como ud, que los niños son una alegria , lo triste es que los fabrican y no hacen el proceso de gestarlo con amor, con el tiempo estos seres , nacen con un resentimiento y los padres se las pasa en los comedores populares, subsidiados a cambio de votos,tratando de convencer a quien les clava otros ser sufrido en este mundo….

  6. jimenauruena2008

    Gracias Roberto por ese escrito; para mi los hijos (en este caso, mis hijas) son la razon de mi existencia, todo lo demas no valdria la pena, sin ellas. Por eso mi padre, quien ya murio, y a quien cada dia amo mas, decia que lo mas terrible que le podia pasar a uno en la vida, era que se le muriera un hijo. Que Dios se los conserve por muchos años. Y para “lapatri”, dejese de pendejadas, disfrute a los hijos, si los tiene, bajele un poquito a la disciplina y metale mucho amor, quieralos hasta que le duela quererlos, creame, nunca sera suficiente lo que los quiera.

  7. Pues a mi me parece terrible lo que usted encuentra tan divertido. Que un niño de esa edad esté despierto hasta la madrugada haciendo lo que le viene en gana y “divirtiendo” de esa manera a su padre lo que está indicando es un pésimo sentido educativo del padre. Aunque los hijos nos diviertan, nos produzcan ternuras enormes y grandes alegrías, el asunto de la crianza es bastante más serio. Los niños necesitan normas, límites, autoridad (no tiene nada que ver con ser furioso y gritar o castigar). Es en los primeros años cuando podemos ayudarles a construir pautas y hábitos de comportamiento que les ayuden a construir una buena vida (dormir bien y con horarios regulados por ej). Ese niño -como dicen- “se lo va a tragar a usted sin picarlo”, y para cuando se dé cuenta tal vez será demasiado tarde.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar