Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El carnicero se apoyó en una baranda del puente, mirando cómo pasaban de un lado a otro decenas de personas por entre el río Táchira, pagándole a maleteros o por su propia cuenta, y se preguntaba para qué lo hacían, si de un momento a otro iban a abrir la frontera entre Colombia y Venezuela (*).

“Yo ya dejé de vender ocho días. Afán no tengo como para meterme por entre el río. Un día más, un día menos, lo mismo da”, dijo, resignado a su suerte.

Estábamos parados justo en la mitad del puente Simón Bolívar, que comunica a Cúcuta con San Antonio, y a nuestro alrededor, del lado colombiano, había un poco más de 100 personas que esperaban el lunes 9 de diciembre, pacientemente, a que alguien, del otro lado de la frontera, ordenara correr las dos barracas que había puesto la Guardia Venezolana para cerrar el paso.

Ya habían pasado siete días desde el mediodía del 2 de diciembre cuando, sin avisar, la Guardia Nacional puso esas vallas de metal a las que rodeó con alambres de púas, en el centro del puente, y no dejó pasar a nadie más. Lo mismo ocurrió en el puente Francisco de Paula Santander, que conduce de Cúcuta a Ureña. La frontera quedó cerrada por las elecciones del domingo 8 de diciembre en el vecino país. Cientos de venezolanos y colombianos quedaron ‘atrapados’ a uno y otro lado de la frontera.

Un día después de las elecciones, a muchos colombianos se les ocurrió que ya deberían haber abierto la frontera y se fueron acumulando, uno detrás del otro en el puente Simón Bolívar. Todos llegaban preguntando ¿a qué horas dejan pasar?

Los malhumorados guardias solo decían ‘no se sabe’, ‘hasta cuando manden de allá’ y colombianos y venezolanos quedaban sin saber qué hacer.

“Yo quiero pasar hoy mismo por lo menos para limpiar el almacén”, dijo un hombre que tiene un almacén de calzado en San Antonio. Lo fabrica en Cúcuta y lo vende al otro lado.

Decenas de colombianos tratando de pasar la frontera, el 9 de diciembre pasado, en el Puente Simón Bolívar, que conecta a Cúcuta con San Antonio (Foto Q'hubo. Todos los derechos reservados).

Decenas de colombianos tratando de pasar la frontera, el 9 de diciembre pasado, en el Puente Simón Bolívar, que conecta a Cúcuta con San Antonio (Foto Q’hubo. Todos los derechos reservados).

¿A qué hora abren?

Mientras unos cuantos se dedicaban a mirar pasar a las personas por entre el río, los otros no se movían ni un milímetro del frente de las barracas, a la espera de que las quitaran. ‘En 10 minutos abren’, dijo un señor. Pero no era cierto. El comandante venezolano de la zona de frontera que había llegado unos minutos antes había dicho que hacía unas llamadas y luego miraban a qué hora dejaban pasar.

La hora de la apertura del puente dependía de a quién se le preguntara. ‘Dijeron que a las 6 de la tarde”, aseguró un hombre. ‘Al mediodía’, dijo otro. Pero la verdad era que nadie tenía certeza de nada.

Cuando se fue el comandante de la zona de frontera quedó al mando un sargento, para quien no importaba nada. Daba órdenes a los civiles como si estuvieran a su mando. Se pavoneaba de un lado a otro del puente, detrás de la barraca, y al lado de un camión de la Guardia Nacional.

Una señora pidió que la dejaran pasar porque acababan de ponerle un cuello ortopédico y otra, por el niño que llevaba en brazos. El sargento se paró en una escalera del camión y respondió: ‘espere que se vayan los periodistas y pasan’. Y cuando los periodistas de La Opinión y Q’hubo terminaron de hacer su trabajo y él comprobó que no estuvieran por ahí, dejó que las señoras pasaran.

El sargento, que se creía el ‘dueño’ de la frontera en ese momento, recibió una llamada, asintió con la cabeza, se acercó a las vallas y dejó pasar a unas mujeres con niños. Los demás empezaron a correrse hacia adelante para ver si también los dejaban pasar.

‘Ve, se ponen a sabotear y más esperan’, gritó el sargento.

‘La cotufa, la cotufa’, gritaba un vendedor. ‘Tinto, tinto; chocolate, aromática, tinto, tinto’, gritaba otro. Un motociclista no se quiso quedar atrás y gritó: ‘¡Directo San Antonio!’ y todos rieron.

El sargento decidió dejar pasar a otro grupo hacia San Antonio, mientras llegaban también ciudadanos desde San Antonio. Una señora explicó que le dijo a la guardia que tenía cita para un electrocardiograma y le mostró la orden, por lo que la dejaron pasar desde allá. “Pero eso la cola que baja de San Cristóbal está al otro lado. Hay una carramenta!”, aseguró.

Otro señor se volteó y le dijo en broma a un amigo: ‘Que los que tengan camisa rayada los dejan pasar” y aquel, por supuesto, no la tenía.

“¡Bueno, o van a abrir paso o tumbamos esto”, dijo otro señor que amenazaba jocosamente con su bastón.

‘Ayúdeme, ayúdeme’, se escuchó decir a alguien. La voz venía del río, desde donde también se escuchaban risas y gritos de personas que apuraban a otras para llegar rápido al otro lado.

El sargento decidió dejar pasar a otros y cuando iban varios caminando los paró: ‘Ah, no, no, no. Si van a pasar a la familia completa no. Pase de una vez y los espera al otro lado’, le ordenó con voz plena a un señor.

El oficial que está hablando con los colombianos es el comandante de la Guardia Nacional en la zona de frontera. Atrás, el sargento que quedó a cargo y ofició como 'dueño' de la frontera (Foto Roberto Vargas para Q'hubo. Todos los derechos reservados)

El oficial que está hablando con los colombianos es el comandante de la Guardia Nacional en la zona de frontera. Atrás, el sargento que quedó a cargo y ofició como ‘dueño’ de la frontera (Foto Roberto Vargas para Q’hubo. Todos los derechos reservados)

 

‘Nadie más pasa’

El uniformado miraba por encima de las cabezas a la multitud y decidía quiénes pasaban y quiénes no. ‘Ahora los que están allá’, dijo, señalando a un grupo del centro. ‘Córranse, que viene gente con maletas’, gritó después, al ver que venían personas por el puente que habían dejado pasar en San Antonio.

‘Se están aglomerando mucho y está llegando gente nueva. No llevan ni una hora aquí’, dijo y los colombianos empezaron a gritar que algunos estaban desde las 6 de la mañana y otros desde un poco más tarde. Ya era la 1 p.m.

Ordenó hacer dos filas: una de hombres y otra de mujeres. Yo me fui bien atrás para tomar una foto de las dos filas. Lo hice y el sargento ordenó cerrar la frontera. “No pasa una persona más. Allá me están tomando fotos. No pasa nadie más”, gritó.

Cuando vi que el asunto era conmigo me le fui acercando y le expliqué que no estaba tomando fotos de él sino de la gente. Me pidió que le dejara ver y lo hice. Me dijo que tenía que borrar las que tomé de las filas porque se veía el camión de la Guardia Nacional. La gente gritaba, unos apoyándome y otros pidiéndome que borrara las fotos, pero todos con un ambiente afable.

Estaban contentos, porque ya iban a pasar. Accedí entonces a borrar las tres fotos, chantajeado por el sargento que no iba a dejar pasar a nadie si yo no lo hacía.

Fue entonces cuando se escuchó la voz de mando del vendedor de jugo de mandarina que estaba del lado colombiano: “Vamos a poner una condición. El que tome jugo de mandarina pasa y el que no, no!”, dijo en broma. Hubo risas. Y al final, todos pudieron pasar.

(*) Esta nota la escribí para los periódicos Q’Hubo y La Opinión, ambos de Cúcuta. Hoy la comparto con ustedes.

(Visited 240 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Egresado de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de La Sabana. Hizo un curso de agencias de prensa en la Agencia Dpa, en Hamburgo (Alemania). Jefe de prensa y Director de Divulgación de Promec Televisión. Redactor de espectáculos, editor nocturno, redactor político, Jefe de Redacción y director de la Agencia Colombiana de Noticias Colprensa. Trabajó en la Casa Editorial El Tiempo como Editor de Actualidad, jefe de Redacción y Editor General del Periódico HOY. Fue Editor General del periódico Q'hubo de Cúcuta (Colombia). Twitter: @VargasGalvis

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

"A veces llega a tu vida alguien distinto, alguien que te(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. antonio924538

    ustedes los colombianos tienen sus leyes y nosotros las nuestras. nosotros respetamos las suyas y ustedes respeten las nuestras y yodo tranquilo estamos. otra cosa los colombianos que deportamos de nuestro pais lo hacemos porque son SICARIOS. MATONES. VIOLADORES. SECUESTRADORES. LADRONES. BACHAQUEROS. y una cosa muy importante que se les tiende la mano y hablan mal de nuestro pais que es sagrado para nosotros OK

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar