Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

“Que los quiero mucho. Que Dios los bendiga y que se cuiden mucho”, les dijo, antes de romper en llanto, una niña de unos 10 añitos, a esos 33 angelitos que se fueron a dormir a los brazos de Dios en uno de los más horrendos pasajes de la vida nacional.

Estaba en Ciénaga, y salió a la carretera, a blandir una bandera blanca, como sus compañeritas, varias de las cuales tampoco pudieron aguantar el llanto al paso del cortejo fúnebre que nunca debió existir, que nunca debió pasar.

“Qué dolor tan grande siento en mi alma”, dijo una señora en Barranquilla, mientras al fondo se escuchaban los aplausos con los que centenares de personas despedían a esos chiquillos que iban a su última morada en Fundación.

Un periodista le preguntó a otra niña qué les decía y ella respondió “que se vayan con Dios”, y las lágrimas no la dejaron continuar.

Ayer, desde La Guajira hasta el Amazonas, desde Los Llanos hasta el Pacífico, el corazón de los colombianos estaba de luto. Y no es exageración.

Una patria grande, golpeada por tanta violencia, ayer tuvo el alma arrugada, como tal vez nunca la tuvo por unos pequeñines que nos tocaron hasta el fondo de nuestras almas.

“Es como si nos hubiera pasado a nosotros también. Es algo que no se puede explicar”, dijo otra señora en Barranquilla.

La Policía les rindió un hermoso homenaje a la salida de Barranquilla, con una calle de honor y con la escolta hasta Fundación. Y quienes allí iban se debieron empezar a asombrar en los primeros kilómetros, con la cantidad de gente que salió a rendirles tributo a nuestros angelitos.

Pero más adelante, tal vez ya no estaban asombrados, porque por donde quiera que iban había tanta gente, que rápidamente supieron que este “no es el dolor de una familia, sino que es el dolor de un país”, como dijo un colombiano en aquel trayecto.

Sobre un puente, corazones dolidos pusieron una pancarta que decía: “Los niños están en el corazón de Dios”.

Las banderas blancas y las de Colombia en las casas, las cintas moradas en las puertas, los letreros que se escribieron con mucho amor, los altares que levantaron, con todo el corazón, decenas de habitantes de Fundación, estaban allí cuando llegó el cortejo fúnebre y miles, miles de personas, querían entrar al cementerio que bautizaron “Ángeles de luz”, pero no todos cabían. 

El dolor desgarra el alma al saber que quedarán allí, que no van a estar más entre nosotros. Fundación jamás será la misma. Colombia nunca lo olvidará. Y donde quiera que haya un corazón colombiano estarán esos 33 angelitos iluminándonos.

Solo hay que decir que Dios los cobije con su gran manto de amor y los guarde con bien por toda la eternidad. Adiós, angelitos, adiós.

@VargasGalvis

 

(Visited 177 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Egresado de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de La Sabana. Hizo un curso de agencias de prensa en la Agencia Dpa, en Hamburgo (Alemania). Jefe de prensa y Director de Divulgación de Promec Televisión. Redactor de espectáculos, editor nocturno, redactor político, Jefe de Redacción y director de la Agencia Colombiana de Noticias Colprensa. Trabajó en la Casa Editorial El Tiempo como Editor de Actualidad, jefe de Redacción y Editor General del Periódico HOY. Fue Editor General del periódico Q'hubo de Cúcuta (Colombia). Twitter: @VargasGalvis

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Días antes de iniciar el racionamiento de agua en Bogotá, en(...)

2

Se hundió la reforma a la salud y me quedé con(...)

3

Radio Pirata con Jairo Guerrero - B-Liv Somos Canciones es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar