Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Por: Sergio Hernández Muñoz, secretario académico Institución Universitaria Politécnico Grancolombiano

He descubierto que perdí, tal vez, la única alegría social que me quedaba, mi pasión por el fútbol.

Nada de lo que he visto es justificable; tiene que haber mucha frustración, desesperanza e incomprensión para perderle el miedo a la muerte, no solo la propia, si no la del otro, en un acto de irracionalidad, desespero y cobardía.

Sin embargo, esa alegría no solamente me la quitaron esos jóvenes disfrazados de hinchas, también lo hicieron esos jugadores que olvidan la lealtad cuando enfrentan al colega de otro equipo; me la quitaron los técnicos que llenos de miedo por no perder sus puestos se dejan manosear de más de un directivo; me la quitaron esos mismos directivos que se olvidaron el deporte por los negocios y; sin embargo, les temen a sus propios hooligans.

Esa alegría que genera el fútbol también me la quitaron los locutores perversos que posan de estudiosos y eruditos sin saber todo el daño que les hacen a esos jóvenes que viven o quieren vivir de este deporte; me la quitaron esos representantes que ilusionan jovencitos ofreciéndoles una vida llena de atajos y después se quedan con el retorno de sus esfuerzos; me la quitaron los directivos del fútbol nacional que se han enriquecido mientras han empobrecido el fútbol.

También me quitaron la alegría esos ídolos de barro que posan de súper estrellas; me la quitaron los dueños de los medios que creen que transmitir el fútbol vale tres veces más que el entretenimiento amplio que ofrecen las cadenas transnacionales en el mundo, me la quitaron los braveros que nos hacen pensar si voy al estadio o me pongo la camiseta del equipo amado.

Para quienes por herencia seguimos al equipo desde Unión Indulana, Atlético Municipal y Atlético Nacional hoy es una vergüenza saber que se atentó contra la vida de un ser humano por situaciones del contexto, pero ajenas al fútbol, se invadió la cancha no para celebrar un triunfo si no para perseguir a un aficionado de otro equipo, desde las tribunas no celebramos un gol si no que le dimos paso a la violencia, no cantamos nuestras consignas si no que hicimos un llamado a la muerte.

Tengo pena con mi padre que me enseñó que hinchar es vitorear a mi equipo, tengo dolor por mis hijos a los que les inculqué este amor por un deporte, por un club y por una camiseta de los que hoy no pueden sentirse orgullosos por culpa de todos aquellos que me quitaron esa alegría por el fútbol.

Somos reflejo de la inequidad social que es la madre de nuestra violencia, somos víctimas de la corrupción que justifica “el todo vale”, somos reflejo de una cultura que valora tanto el poder, que todos queremos ejercerlo por mano propia, así sea por cinco minutos: el portero que no permite el ingreso, el profesor que se cree que tiene la única verdad, el funcionario público que considera que servir es un acto de sumisión y por lo tanto niega cumplir su función,  el jefe que confunde liderazgo con sometimiento, el politiquero que cree que presupuesto es igual a botín, etc.

Tal vez pueda disfrutar otras ligas, que no es lo mismo, tal vez me entere de los resultados por los medios evitando seguir esas otras realidades del fútbol, tal vez encontremos que el fútbol femenino si nos de alegría sin tragedias, tal vez volvamos a las canchas del fútbol aficionado para ver a los nuevos y futuros virtuosos que ojalá maduren en nuestro medio y no se pierdan en los espejismos del fútbol internacional.

¡Gracias fútbol!

 

 

(Visited 183 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Voces de la Academia es un espacio comprometido con la transformación social y el acceso a la educación superior de calidad.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que declara(...)

2

    Del primero Julieta estaba completamente enamorada, le parecía un(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar