Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Politécnico Grancolombiano

“Las personas más felices son las que están ocupadas, porque sus mentes no tienen tiempo para pensar en preocuparse.”
                                                                                              Kate Morton

La ansiedad y el estrés se ha convertido en los trastornos más comunes en la actualidad. La aceleración de los mercados, los cambios… son muchos los motivos por los que las personas hoy en día están sometidas a circunstancias de vida difíciles y retadoras. Todo esto se ve reflejado en los entornos laborales, ya que son estos donde el ser humano se desarrolla y comparte la mayoría de su tiempo productivo.

Es de gran importancia comprender el concepto de preocupación, que deriva del latín praeoccupatio, acción vinculada principalmente con la generación de zozobra, inquietud y nerviosismo. Este estado, tanto emocional como psicológico, afecta fundamentalmente a las personas en su ámbito laboral. Cabe destacar, que puede aparecer de diversas maneras, así como niveles de intensidad. Estos se relacionan con exceso de las demandas laborales, horarios exigentes, falta de supervisión de las tareas, como también la generalización de que no se tienen los recursos suficientes para cumplir con las responsabilidades laborales.

Es importante detectar si nos estamos preocupando más de lo normal, diferenciando lo que es una preocupación adaptativa normal ante situaciones desafiantes del día a día y que no han ocurrido, a una preocupación negativa que pueda producir malestar o afectar de alguna manera nuestras relaciones en el trabajo, como también la salud física y mental de los individuos. En ese sentido, las primeras nos permiten enfocarnos en la acción para evitar precisamente las segundas, es decir, los eventos dañinos o negativos perjudiciales para nosotros o para las demás personas.

Por eso, la inteligencia emocional puede ayudar a identificar las emociones que sentimos cuando nos preocupamos en exceso y por lo tanto reaccionar de forma positiva a nuestras emociones, sintiendo que no estamos en lucha constante contra lo inevitable, relajando la mente de una forma más comprensible. De este modo, estaríamos cambiando la preocupación excesiva negativa por una preocupación positiva adaptativa.

Para resumir, el conocimiento emocional es importante para entender la ansiedad que provoca la preocupación en exceso, de esta manera gestionar inteligentemente las mismas a través de herramientas que puedan ayudarnos a distanciarnos emocionalmente de ellas, principalmente las que solemos acompañar de visualizaciones negativas. Si bien es cierto, nuestras emociones son importantes ya que son suministran información valiosa, el manejo de estas es fundamental para minimizar el efecto de la preocupación excesiva, con efectos muy negativos en el entorno laboral.

 

Por:

Dra. Lisbeth Marina Molero Suarez

MGs. Francisco Jose Pastor

Docente de la Escuela de Estudios en Psicología, Talento Humano y Sociedad

Politécnico Grancolombiano

(Visited 682 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Voces de la Academia es un espacio comprometido con la transformación social y el acceso a la educación superior de calidad.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

  El mundo viene experimentando una revolución tecnológica que avanza a(...)

2

Cuando despedimos a personalidades que de una forma u otra han(...)

3

El primer trabajo de Zanja Records (Cuban Jam Session Vol 1),(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar