Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

¿Cuántas paganas conocemos, con esta o historias diferentes?

A los 17 años me convertí en mujer cuando me enamoré de un hombre mayor. Con él aprendí a beber coñac, a ponerme vestidos y a usar corsé. La niña de papá y mamá ya era bienvenida en las ligas mayores. Rápidamente tuve carro, dos cirugías plásticas y un gran diamante en la mano.

¿Que si me arrepiento? No, doctor, no sería la mujer que soy ahora. Míreme: pelo impecable, sonrisa inmaculada, senos despampanantes. Toda una reina de belleza. No me cambiaría por nadie.

Como le venía contando, pasé de niña a mujer. Tuve clases de etiqueta y glamour. Aprendí a hablar solo cuando fuera necesario y a dejar a mi esposo solo con sus amigos y socios. Eso sí, él me hacía respetar. Ninguno podía mirarme, así yo estuviera nadando desnuda en nuestra piscina. Los guardaespaldas debían fingir ceguera. Durante ese tiempo él jamás me tocó un pelo, yo sabía lo de sus amantes, claro, no hacerlo habría sido como negar lo innegable. Eso nunca me molestó.

Sin embargo, todo cambió a partir de mi crisis nerviosa. Dejé de sonreír tanto y me costaba vestirme con la elegancia que él quería para las fiestas. Los antidepresivos me ponían a dormir largas horas y no pude seguir consumiendo alcohol.

Colmé su paciencia el día en el que toqué su inmaculado caballo. No me pregunte por qué, pero en uno de mis delirios, aparecí desnuda tocando su caballo y quise salir a montarlo. Traté de ensillarlo, pero no pude. Me monté así, lisa y llana, y cabalgué. El animal era manso y no puso problema hasta que sonaron esos disparos. Anunciaban el Apocalipsis.

Venía él, acompañado de sus escoltas. Me persiguieron, como en un juego de esos de Nintendo, caí en el piso. recuerdo a mi marido arrastrándome del pelo. Los golpes y disparos cerca a mi oreja. Yo sentía dolor, pero también terror de que me expulsaran del único mundo que conocía.

Ahora me ve aquí, lejos del bullicio, de los caballos y del whisky. Él sigue siendo generoso, me envía regalos cada mes al centro de reposo, pero jamás volví a verlo.

(Visited 324 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy comunicadora social y periodista de la Pontificia Universidad Javeriana y magíster en Escritura Creativa y en Estudios Literarios de la Universidad Complutense de Madrid. Fui jefe de redacción de la revista digital Bacánika y editora de tendencias en el portal Kienyke. Mi último proyecto literario fue la novela 'Elisa'. Mamá de Martina, amante de los gatos, y escritora de cuentos para poder respirar, a veces pienso que Cher pronosticó mi vida.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Ya casi viene fin de año y es donde el presupuesto más(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

3

Muchas compañías de tecnología de talla mundial como Google, Facebook, Twitter, Microsoft, IBM(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar