Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El teatro bufo que en la actualidad están protagonizando los gobiernos de Colombia y Venezuela (ante todo el régimen de Nicolás Maduro) de cara al resto del planeta es, por decir lo menos, vergonzoso. En el caso de Duque, por optar por desbaratar parte de la médula del acuerdo con la subversión: la jurisdicción especial para la paz (JEP); y en el de Maduro y su cuadrilla, por seguir atornillados endiablada y obcecadamente al supurante, “atractivo” y rancio poder en Venezuela, azuzando vientos de guerra e instando a gigantes a cuidar de él a cambio del pago de viejos favores y, seguramente, de la concesión de ciertas “ordalías” y “atajos” geopolíticamente bien referenciados.

Nicolás, siendo el hazmerreír de todo el continente, no hay un solo día que no le cierre las puertas a la sensatez. Aborrecido por el grueso del hemisferio, pareciera no querer renunciar a un excéntrico y lacerante final como el que «se dieron el gusto» de tener personajes corrosivos como Muhamar Gadafi o Sadam Hussein, entre otros.

Y a propósito de él, quiero referenciar unas líneas de otro Nicolás más ilustrado, influyente y determinante que el presidente de la hermana república: Nicolás Maquiavelo, para quien  de haber vivido en estos tiempos, Maduro hubiese sido, seguramente, fuente de profunda inspiración…

Nicolás (Maquiavelo naturalmente) escritor excelso y persuasivo, consignó y ejemplificó en un capítulo denominado De qué modo el príncipe debe evitar ser despreciado y aborrecido, de su exuberante obra El Príncipe, las razones por las cuales un gobernante podría llegar a ser odiado, resaltando cuán funesto podría ello significar para quien anhele un principado o gobierno sólido e imperecedero. La enjundia de su recia pluma crea allí un derrotero de conductas que “el príncipe” debería evitar a toda costa, so pena de ser receptor del aborrecimiento no solo de sus subalternos, sino de su “sacrosanto” pueblo.

Solo por mencionar un acápite del texto, subrayo aquellas líneas que alrededor del año 1510 Maquiavelo halla como la caracterización indubitable de aquél príncipe, jefe de estado, zar, monarca, etc., que para su entorno se presenta como un ser absolutamente despreciable, a saber: «aquél de espíritu mezquino, voluble, indeciso, frívolo, afeminado, cobarde y blando; aquél cuyos juicios son revocables, no logra ser reverenciado por su pueblo y no cumple su palabra». Aunque, de cara a esta última cualidad, de la que me referiré más adelante, Maquiavelo la relativiza, honrando su cruda y tenebrosa pluma, hábil y sórdida para unos,  y razonablemente siniestra, para otros, pero de cualquier manera vigente hoy, casi 500 años después de su deceso.

Imposible no pensar en el polémico mandatario vecino (y aún en el de aquí) cuando a renglón seguido de su egregia obra, Maquiavelo escribe que: “un príncipe o gobernante ha de albergar dos temores, uno interior, debido a sus súbditos y el otro, de cara a los poderes externos. De lo segundo, le defiende estar bien armado y contar con buenos aliados. Y si está bien armado, contará con buenos amigos; todo permanecerá en calma en el interior si el exterior está tranquilo, a menos que las cosas se vean alteradas por una conspiración. (…) Y de la conspiración solo se librará aquél príncipe que evite ser odiado  y despreciado”. Y hace preponderante  la idea: “Uno de los remedios más eficaces de los que puede disponer un príncipe contra las conjuras es no ser odiado por el pueblo, porque ante todo, quien conspira contra un príncipe espera conquistar a los ciudadanos al eliminarle

Finalmente vale la pena compartir que de cara a esa virtud de honrar la palabra, para evitar que un príncipe sea abominado por su pueblo, paradójicamente o mejor “maquiavélicamente”, el mismo autor en un capítulo precedente, escribió lo siguiente: “…Así, un príncipe sabio no puede ni debería, mantenerse fiel a su palabra cuando dicha observancia pueda volverse en contra de él y las razones que le hicieron darla, dejan de existir.”

Esperando poder volver a escribir más adelante sobre esta impactante obra, de la que siempre habrá mucho más que opinar, remato mi columna preguntándome cuántas veces han leído a Maquiavelo los “príncipes” actuales expertos en deshonrar su palabra, y cuántas veces aun teniendo poderosos aliados, los ha despertado a media noche la pesadilla de una conspiración fraguada desde las mismas entrañas del mismo pueblo que los erigió presidentes.

 

 

 

(Visited 921 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Abogado, amante de las letras. Un escribano a merced del lector exigente.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Opinión

    ¿Esmad asesino?

    No sé exactamente qué o quién mató a Dilan Cruz, si la indómita e irredenta adolescencia lavada puerilmente en(...)

  • Opinión

    "Las cinco llagas del Duque"

    ¿Qué es exactamente lo que tiene al presidente Iván Duque contra las cuerdas? ¿Por qué tanta animadversión hacia el(...)

  • Opinión

    ÁUV: ¿De la unción a la ejecución?

    "¿-Quiénes sois vosotros que, contra el curso del tenebroso río, habéis huido de la prisión eterna? -dijo el anciano, agitando(...)

  • Vida

    ¿Trascendental paso?

    Flojo ha sido el resultado de parte de la industria de bebidas azucaradas con el hábil compromiso de auto(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Convalidaciones III – La decepción del año Dentro de la lista(...)

3

"Hace unos días un amigo me invitó a una cena en(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. hector801551

    Y Usted cree que Libia e Irak están ahora mejor de lo que estaban con Gadafy y Hussein?, Ah, claro, los pozos petroleros de ambos paises eestan en manos de EEUU y otros paises occidentales, pero la población sigue llevando del bulto: Personas como Usted le hacen el favor a los gringos , de sembrar el veneno del odio y la intolerancia, no cree?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar