Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Cuando se es virgen y soltero las máximas preocupaciones que pueden residir en la cabeza de uno son cómo perder la castidad con decoro (para el caso de las mujeres), cómo conseguir el mayor placer (para el caso de los manes) y cómo pasarla bien el fin de semana. Mejor dicho, el mundo de uno se circunscribe a hormonas, placeres y planes pasajeros. Esa es la juventud: una bella etapa en la que la palabra “responsabilidad” se conjuga en tiempo futuro y que sólo aparece en boca de los adultos que todo el tiempo están recomendando, exigiendo y reprochando.
 
¡Qué agradable es ser joven! Y cómo se añoran esos días en los que cometíamos locuras impunemente; aquellos tiempos en los que después de subirnos muertos de risa por la puerta de atrás del bus, sólo pagábamos la mitad de los pasajes ante la ira del conductor y la sonrisa cómplice de ciertas señoras que veían en nosotros a sus traviesos hijos… qué deliciosa es la juventud: aquellas tardes de cine con la chica que nos gustaba y por culpa de la cual debíamos pedir plata en la calle para regresar a nuestra casa ya que el helado que a última hora le gastamos nos dejó sin cinco para la buseta… qué deliciosa es la juventud: aquellas noches de miniteka con los desabrochados compañeros del colegio (y con las nenas de décimo que estaban buenas) y esas frenéticas veladas de rumba con los compas de la “U” que a mayor bebida, más se ponían trascendentales: unas veces hablaban (hablábamos) de la mierda de país que teníamos, otras veces hacían (hacíamos) promesas de cambio en procura de ser mejores personas y mejores ciudadanos y, en el peor de los casos, cuando el remordimiento nos asolaba, jurábamos no volver a derrochar dinero – a costillas de nuestros padres- en fiestas innecesarias.
 
Aquella era otra época. Esos eran otros tiempos. Luego, sin saber muy bien cómo, resultamos ser adultos y con un pocotón de responsabilidades (la palabrita aquella) colgadas al cuello ¿Qué pasó, entonces? La respuesta es macabramente sencilla: nos fuimos a vivir con la chica del helado, le hicimos mil veces el amor, la embarazamos y ahora somos padres, pagamos arriendo y nos quebramos el lomo por un miserable sueldo que apenas alcanza para pagar recibos, mercar y comprar los pañales del bebé. Pasamos, en un santiamén, de la gloriosa inocencia de la pubertad a la pícara vida de la juventud y terminamos en la apabullante cotidianidad de los casados con hijos. Claro que no todos se casan y claro que no todos tienen hijos, pero lo que si es seguro es que todos debemos enfrentar al fin nuestras vidas: debemos ponernos serios porque, al decir de la sociedad, ya no somos ningunos culicagados y por lo tanto se nos exige orientar nuestro porvenir aunque antes de ello tengamos que trabajar (así no sea en lo que estudiamos) para aportar un porcentaje de nuestras ganancias en la morada paterna si aun vivimos allí o para dejarlo todo en casa si ya somos padres.
 
Atrás quedó el colegio y con él todos los recuerdos: el primer beso, los memorables robos de onces a los pequeños de sexto; las soberbias clases del cucho de sociales… Atrás quedó la universidad: el sexo día por medio, las trasnochadas para los parciales de fin de semestre y los viajes de auto stop a la costa. Ahora debemos levantarnos a las 4:30 AM, omitir el desayuno (que reemplazamos por un tinto a las ocho de la mañana), embutirnos en la lata de sardinas de Transmilenio, cumplir ocho horas de trabajo, volver a estrujarnos en los articulados buses rojos y llegar al apartamento alquilado cinco minutos antes del partido de Copa Libertadores que finalmente no podemos ver porque, entre cucharada y cucharada de comida, debemos dedicarle quince minutos de juego al incansable hijo que nos espera y atender, en simultánea, las interminables preguntas y relatos de nuestras consortes… ¿les parece conocido el cuadro? En menos de lo que canta un gallo ¡acabamos como nuestros padres!
 
Pero no hay que ser injustos (eso ya no le queda bien a un adulto) ya que no hay nada, nisiquiera un orgasmo bien confeccionado, que reemplace ese efusivo “¡papá!” que lanza un hijo cuando uno regresa del trabajo; tampoco todo el oro del mundo pagaría la solidaridad de nuestra pareja cuando nos consuela por la pésima jornada que tuvimos. Los hijos y la mujer reemplazan las diversiones fútiles de antaño y nos hacen pensar en colectivo y con proyección. Ya dejamos en el pasado la singular conjugación de la primera persona de cualquier verbo “yo soy, yo estudio, yo rumbeo, yo, yo, yo…” que se transforma en la plural cuarta persona al decir “nosotros saldremos adelante, nosotros debemos resistir, nosotros estamos endeudados” y en el imperativo de segunda persona cuando hablamos a nuestra prole a la que le decimos “tu serás, tu lograrás ó tu tendrás que… “. Ya nos olvidamos de nuestras personas y asumimos un rol distinto; aplazamos (por no decir “cancelamos”) los deseos de estudiar una maestría y hacer un doctorado en el exterior y ya ese anhelo juvenil de conocer a Cuba con Fidel Castro vivo y de ir a la Muralla China se empieza a esfumar como la vitalidad que antes nos hacía resistir dos días sin dormir: ahora nos da sueño a las ocho de la noche y nos molesta cuando los adolescentes se suben por la puerta trasera del bus y ni el pasaje pagan.
 
Claro que, otra vez, no hay que ser injustos: a la chica del helado (un poco a la culpable de todo lo que nos pasa) le ocurre algo igual: debe renunciar a sus metas de la infancia, a sus sueños posgraduales y a su bella figura de la juventud: el cuerpo no queda igual después de los hijos y todo el embellecimiento posible se limita al rubor, la pestañina y las sombras que alcance a echarse en el colectivo si alcanza a coger silla vacía.
 
Lo otro que hay que vivir son los arrebatos de solemnidad que nos asedian cuando tenemos hijos. Nuestras cabezas bullen y casi explotan al preguntarnos qué tipo de sociedad, ciudad y país les dejamos a nuestros chicos; cuánto hicimos por mejorar lo que encontramos y qué ejemplo de vida les podemos mostrar sin ruborizarnos. Allí es cuando una cerveza ayuda mucho ya que el balance casi siempre es desolador. El problema es cuando esa cervecita compartida con amigos (que están igual o peor que uno) nos queda gustando ya que al asumir la ‘tomata’ como deporte la acabamos de embarrar: nos gastamos la plata de Cablecentro, la ETB, Codensa, Gas Natural y de la tarjeta Carrefour, que tienen en casa, en nuestra propia cama, a su mejor cobrador ¡nuestra mujer! Así es que cuando empinamos el codo para apurar un Aguila siempre lo hacemos con sentimiento de culpa ¡cuando antes lo hacíamos con la mayor frescura!
 
En fin, la vida va cambiando y si no tuvimos arrestos para intentar guiarla acabamos siendo parte del redil; nos sorprendemos viviendo un estilo de vida que criticábamos en la juventud y reproduciendo costumbres que antes detestábamos. Así mismo, los de mayor ímpetu, nos consumimos en nuestra propia frustración (muchos de nuestra generación “sí llegan” a lograr lo que queríamos) y apenas hallamos alivios pasajeros al observar que no somos los peores ni que estamos tan mal como otros.
 
Total: esta es una reflexión pequeñoburguesa hecha en voz alta. A nadie culpo por mi vida. Es más, me da vergüenza comentar estas cuitas cuando el país está devastado por asuntos de mayor gravedad: la parapolítica y la violencia verbal e incendiaria de nuestros políticos… pero paro ahí, no sigo porque de continuar acabaría amargado al contestarme que el mundo no lo dejé mejor que lo encontré y que mi hija no la tendrá fácil a la hora de conseguir lo que yo ya no pude.
 
 
 
 
 
(Visited 73 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

David Quitián es padre de Luna, seguidor de la "Mechita", latinoamericano hasta los tuétanos y sentipensante de la Colombia profunda. Es sociólogo y magíster en antropología de la Universidad Nacional de Colombia y PhD en antropología por la Universidad Federal Fluminense (Brasil). Sus trabajos más destacados indagan sobre los cruces del deporte, las identidades/alteridades y las violencias. Se desempeña como investigador y profesor universitario en Villavicencio. A Quitiman lo puede seguir en Twitter en @quitiman

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

A través de campañas de información y concientización dirigidas por organismos(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

13 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Miercoles¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡………….. entonces es cierto eso de que los sueños se desvanecerán irremediablemente?, ash porqué a los 17 años todo es posible? será necesario eso de empezar a llamar “locura” a la “valentía· y rendirse “madurar”? como sea ya se volvió una nesecidad soñar y creer que SÍ voy a ser una de esas “alguienes” que mejoran en algo el entorno,…………. ojalá el golpe no sea demasiado fuerte si tengo que aterrisar.ANGELA
    ——–

  2. Mijo, creame que yo a los 30 soltero y sin hijos, por algunos momentos he anhelado lo que algunos de mis amigos tienen, un hogar y la compañia de ella. Pero en fin, tendrè que pasar por otras cosas antes de llegar a eso. Usdetes ahora padres cumplen con su mision y yo harè la mia, asì por momentos no nos guste. Ya nos daremos cuenta que que se hizo lo correcto.

  3. Buena reflexión, a veces se añora mucho aquellas épocas colegiales y universitarias, cuando solo se preocupaba por pasarla bien. ahora cuando existen responsabilidades con esposo(a) e hijos, es otro cuento, termina olvidándose hasta de uno mismo, y lo peor de todo, sin saber, que tanto sacrificio no sea compesado por aquellas personas por las cuales ha dejado todo a un lado

  4. Hola quiti, ahora que te veo rodeado de tantos libros y queriendo reflejar sabiduria con tus reflexiones, no dejo de sentir un terrible oso ajeno cuando encuentro que confundes el verbo hallar con el verbo haber, transcribo “hayamos (sic) alivios pasajeros…”. Además faltan algunas comas para evitar que el lector se canse o se disperse.
    Más suerte para la próxima, y tal vez te ayude un poquito leer los libros que usaste para la foto

  5. Refrexiones de un papa….
    de un papanatas!!! primero un filosofo y luego rodeado de libros que tipo tan iluso era mejor la foto con la sonrisita idiota, refleja mejor los contenidos del blog

  6. Germanbufalo

    Muy cierta su reflexión. Creo que ahora nosotros, papás post-modernos, nos concentramos mucho también en vivir a nuestros hijos, aunque también nos espere la famosa frase materna de **uno da la vida por ellos, para qué, para que lo dejen a uno tirado….** o variantes similares. Un campanazo más de que debemos superar el golpe y recordar vivir más intensamente nuestras vidad, nuestros gustos y sueños, lo cual también incluye a nuestros hijos.

  7. Muy buen texto, una reflexion sensata y sin arandelas de un recorrido que nos toca a todos… pero le tengo una pregunta señor Quintián: Que cosas en medio de la rutina y el trabajo le ayudan a liberar su espiritu? un deporte?, un hobbie?, la musica, la lectura?

  8. A la rutina hay que atacarla siendo tolerante consigo mismo recordando que en alguna epoca de la vida tal como lo describe muy bien el bloguista las locuras fueron el pan de cada dia, la rutina es cuando nos olvidamos de esas vivencias dejandonos llevar por la falsa comodidad de lo “estable” olvidandose que en la edad adulta hay recompensas tales como la verdadera libertad la caul es malinterpretada con actos irresponsables consigo mismo y su familia ocmo aquellas “tomatas” o el “levantarse” cuanta “sardina” ignorando el hecho que el tiempo transcurre inexorablemente.

  9. Excelente mensaje. Ojalá muchos jóvenes leyeran esto… pero lo mejor sería que al leerlo los tocara de verdad y no empezaran a burlarse… porque aquí todos somos del pensar “eso nunca me va a pasar a mi”…

  10. javierodrigo

    Bellísima reflexión, muy cierta por demás. Gracias por “aporriarnos” en nuestros triunfos y fracasos colectivos. Je je jé. Y aún, siempre, quedará algo por hacer para dejarles a nuestros hijos algo menos malo de lo que todo podría ser si no cultiváramos la conciencia social.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar