Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El odio, como la mayoría de las emociones o intereses feos del ser humano (por ejemplo, las noticias amarillistas), se esparce fácil. Sobre todo entre la ignorancia. El ser humano tiende a tomar lo que pueda para rellenar sus propios vacíos y lo encuentra mucho más fácil cuando debilita a otros en el intento.

Lo vemos hoy en la polarización en Colombia y en el mundo, en donde tantas personas que no se conocen se odian demasiado fácilmente y se pelean con una violencia que, a pesar de estar en ese espacio invisible que es internet, casi se puede tocar. Una violencia que se siente, sin duda. Y que transforma valores y acciones de personas más rápido y de manera más preocupante de lo que nos podemos imaginar.

Ahora que Mark Zuckerberg, líder de Facebook, está en boca de tantos por sus declaraciones ante el Congreso de Estados Unidos debido a la falta de cuidado que ha tenido la red social más poderosa del mundo con la privacidad, sería importante volver a hablar no solo del papel que ha tenido en la difusión de noticias e información falsas, sino también en la incitación de odio que, esa sí, no se queda en el terreno de lo invisible.

El odio, como decía, se esparce fácil, y tiene consecuencias desastrosas para todos nosotros como sociedad. Nos convierte en lo más obvio que puede resultar de la combinación de esas palabras: en una sociedad que gira en torno al odio.

Un ejemplo escalofriante es el de la situación actual de la comunidad Rohingya en Myanmar. Muchos seguramente no tienen idea de lo que estoy hablando ni habían oído la palabra Rohingya en su vida ni podrían ubicar a Myanmar en el mapa o saber que se trata de la antigua Birmania (no es un juicio, sino la forma como funcionamos). Para dar un mínimo contexto, si es que es posible resumir la tragedia ajena, los Rohingya son una minoría musulmana que vive en Myanmar (país de mayoría budista) desde hace muchísimo tiempo, bajo unas condiciones inaceptables e inhumanas de discriminación desde lo social y lo legal. Desde agosto pasado el asunto se puso peor y el ejército birmano, ante el silencio cómplice de la Nóbel de Paz Aung San Suu Kyi, empezó a violar y matar a miles de Rohingyas con las consecuencias más dolorosas y más graves posibles: alrededor de 10.000 Rohingyas han sido asesinados y 700.000 (la mayoría niños) han tenido que dejarlo todo y cruzar la selva (muchas veces descalzos y sin comida) para atravesar la frontera con Bangladesh, en donde hoy habitan el campo de refugiados más grande del mundo (que antes era un bosque y hoy no le queda un árbol) y esperan impotentes la llegada de los monzones. Solo quedan 500.000 Rohingyas en Myanmar (es decir, menos de la mitad de la población de esta comunidad, cuyo hogar legítimo es –o era– ese país), que siguen viviendo esta persecución y de los cuales 120.000 están encarcelados.

Estamos demasiado acostumbrados ya a oír números de tragedias internacionales anónimas. Pero toca hacer la tarea humana de agarrar el corazón para pensar con él por un momento y entender las cifras un poquito más cerquita de la realidad: 700.000 personas tuvieron que huir de esa forma después de ver asesinadas a sus familias y de sufrir lo que nadie se puede imaginar. Eso equivale a un quinto de la población de Medellín o a la población completa de Atenas. Y cada una de esas personas, cada número del 1 al 700.000, es como tu mamá o tu hijo o tu esposo. Es como tú. Todos son seres humanos y son –o eran– el mundo para alguien más.

¿Y qué tiene que ver eso con Facebook? Que tanto los habitantes de Myanmar como quienes han seguido la situación desde hace años (porque la segregación viene desde los años 70), explican que la campaña de odio contra los Rohingya, iniciada en Facebook por líderes budistas nacionalistas y xenófobos, y seguida y multiplicada como la roya por la sociedad, tantas veces desinformada y necesitada de algo por lo que pelear, de algún espacio que defender, ha sido clave en la pesadilla que está viviendo hoy esta comunidad, que muchos califican de genocidio.

Tengamos un poquito más de cuidado y pensemos un poquito mejor antes de actuar con odio o de compartirlo. Un simple mensaje en una red social puede desatar emociones con consecuencias nefastas en otras personas con otras circunstancias. No creo que eso sea mucho pedirnos como seres humanos.

 

@catalinafrancor

www.catalinafrancor.com

(Visited 631 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Catalina Franco Restrepo es periodista y Máster en Relaciones Internacionales y Comunicación de la Universidad Complutense de Madrid. Apasionada por los viajes, las distintas culturas, los idiomas y la literatura, ha vivido en Canadá, Estados Unidos y España, y actualmente vive en Medellín, desde donde maneja las comunicaciones de varias empresas, escribe y se imagina el universo que contará en su primer libro.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Mi novela: El valle de nadie

    Quiero compartirles uno de mis más grandes sueños: Acabo de publicar mi primera novela, El valle de nadie, y ya(...)

  • Mundo

    El vuelo de los pájaros

    Deseando profundamente la muerte para reunirse con el amor de su vida, que era su razón para vivir, al Señor(...)

  • Mundo

    Campeones del mundo

    Francia ganó el Mundial de Fútbol hace un par de días. Julio de 2018. Es la Francia de 2018 la(...)

  • Colombia

    Seamos uno en un millón

    Hace unos días compré algunas botellas de vino con mi esposo en un supermercado. Como eran varias, cuando estábamos llegando al(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

2

Es frecuente aumentar de peso por culpa de las pastillas anticonceptivas pero(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el apetito(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Empecemos por casa. Dinos, sabia Catalina, si no es odio lo que sienten los terroristas cuando bombardean una población humilde, sin conocer a sus gentes, y ¿Por qué las facilitadoras de paz afirman que cuando esas víctimas claman justicia es porque están llenas de odio y rencor?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar