Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
compra de un billete de 50000

La cosa es simple: con un billete de $50.000, no compramos las mismas cosas que comprábamos cuando fue lanzado en el año 2.000; porque en estos 16 años, en promedio, una cosa que costaba $1.000 en el año 2.000, hoy cuesta $1.966, es decir, el doble.

A petición de El Tiempo y Portafolio, en RADDAR se hizo un cálculo simple: ¿Cuántas cosas podemos comprar hoy con un billete de $50.000 y cuantas en el año 2.000?, y nos dimos cuenta que casi se puede comprar la mitad de las cosas que comprábamos hace 16 años (como se ve en la gráfica). Al corregir el billete de más alta denominación, por uno del doble, las cosas vuelven a la misma situación de comienzo de milenio, permitiendo facilitar algunas transacciones, y complicando otras, dando una extraña sensación de riqueza en la gente, causando el temor de gastar esa cantidad de dinero y en muchos casos convirtiendo en imposibles muchas transacciones, como montarse a bus, comprar un dulce en la calle o tomar un taxi.

Siempre que se lanza un billete de alta denominación vienen los debates sobre las vueltas, el costo de vida, la pobreza y el salario mínimo. El comercio levanta la mano y dice que los costos que tendrán que asumir para aceptar el billete serán enormes, se habla de quitarle tres ceros a la moneda y los taxistas se molestan.

Lo curioso es que todo eso tiene solución, si la economía fuera más formal, la gente estuviese bancarizada, y los pagos se hicieran con tarjetas débito, no tendríamos tanto lío; aunque ese es debate de otro día, no falta el que diga (y con razón) que los bancos son unos ladrones que, si la gente se formaliza, les cobran impuestos para que los políticos corruptos se los roben, y que aumenta el riesgo de fraude al usar esas tarjetas. Siempre es más fácil quejarse y culpar a los demás, que comprender las cosas.

El billete de $100.000 tenía que salir, porque las cosas son más caras, y se requiere que haya los billetes necesarios para hacer ciertas transacciones, o de lo contrario la gente tendrá en el bolsillo tantos billetes como un señor de una estación de servicio de gasolina.

Sin lugar a dudas, el tema de las vueltas es complicado, pero esto tiene un poco de culpa de todos, porque son muchos los que se suben a taxi, para una carrera que les va a costar $5.000, y la pagan con un billete de $50.000, y es muy probable que un taxista que, solo hace unas 20 carreras de $5.000 pesos al día, no tenga cómo darle vueltas.

Lo que pasa es que la gente saca plata de los cajeros electrónicos, y la maquina le da estos billetes, y de alguna manera hay que cambiarlos, bien sea en el taxi, en la tienda, con el vendedor ambulante o incluso en el mismo banco; mucho de este problema se soluciona si los bancos entregan una buena mezcla de billetes de alta y baja denominación en cada retiro; adicionalmente, estamos tarde en emitir una norma como la que existe en muchas ciudades del mundo, donde los taxis solo pueden recibir billetes hasta de cierto tipo de denominación, que para Colombia bien podría ser el de $20.000.

Así, hoy podemos tener en la mano una docena de billetes de $100.000, que es más o menos el ingreso medio de un colombiano, o bien un billete que es la sexta parte de un salario mínimo; si compráramos esto con el año 2.000, el salarió mínimo era de $260.100 y eso era más o menos 5 billetes de $50.000; hoy el mínimo es $689.500, que son casi 7 billetes de $100.000, lo que nos deja ver (al igual que la gráfica de los huevos y el arroz), que hoy podemos comprar más cosas que antes, porque el país ha mejorado mucho, pero nos quedamos en ver las pequeñas cosas que nos molestan y no los grandes logros que hemos tenido: los precios en 16 años se duplicaron, y el ingreso mínimo se multiplicó 2,5 veces, el salario promedio se multiplicó tres veces, y la pobreza se redujo; más esto no se puede decir en voz alta, porque la gente inmediatamente lo piensa como un tema político de un solo gobierno y no como un logro económico de todos los colombianos.

@consumiendo

www.camiloherreramora.com

(Visited 6.358 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Me gusta ser Colombiador. Tener actitud de pensador, madrugador, preguntador, inquisidor de la realidad colombiana. Estas serán mayormente cortas reflexiones sobre la realidad y cotidianidad que nos atañe. Este blog hablará de todo: Economía, Política, Mercadeo, Consumidor, Moda o lo que sea; lo que acá escribo son mis opiniones, no las de RADDAR, y agradezco sus comentarios, porque creo que su opinión es muy importante, no obstante, lo único que le pido es respeto al hacerlo, porque me he puesto la meta de escribir continuamente , y quiero aprender de ellos. No soy Liberal ni Conservador, ni de arriba ni de abajo; No soy Gavirista, ni Samperista, Ni Pastranista, Ni Uribista, Ni Santista, Soy Economista, Economista comprometido, Filósofo convencido y Marketero enamorado, que cree que estamos para lograr la satisfacción del consumidor ; actual Presidente de RADDAR Consumer Knowledge Group y del Moskowitz Institute.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Una de mis grandes sorpresas y fuente de felicidad durante estas(...)

3

Colombia viajará por todo el país durante la primera fase de la(...)

8 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. william312748

    Prefiero cambiar el billete de $100.000 por dos de $50.000 para comprarme 36 litros de leche en vez de 35 litros, qué coincidencia que con un billete que tenga un político te roben un litro de leche y el que tiene un escritor no.

  2. Hay varias cosas, el problema o es ni el cajero ni el taxista y ni siquiera los criminales (al menos no en términos de transacciones), el problema es la inflación y en últimas el grueso de las preconcepciones colombianas que permiten que los precios altos se acomoden y que nos tienen lejísimos medios de vida comparables al de paises desarrollados, por ejemplo si la fabricas de gaseosas bajan los «precios sugeridos» al público nadie dice nada y sigue pagando el precios que les pongan por que en tienen la concepción de que es barato con respecto al que les cobran en restaurantes (que cobra el servicio no la gaseosa) por ejemplo; un caso que nadie se pregunta un taxi con gas tiene costos de combustible de más o menos la sexta parte que un taxi a gasolina, sin embarga el precio de las carreras siempre sube porque la gasolina esta «muy cara» y como este muchos otros casos de costos y sobrecostos debido a la falta de interés del público que esta ocupado sobreviviendo la falta de competitividad y los malos manejos políticos del país.

  3. Para una transacción de 2Mi millones había que cargar billetes con un peso de 40 kilos, ahora con de 100 son 20 kilos, lo dijeron por la Radio. Luego por lo demás que no haya preocupación: una de Wuisky vale más de 100, una camisa también,cualquier mercado mucho más y si sobra el cajero dice: » desearía donar……..cuál es el problema ?.

  4. Es un sofisma de distraccion afirmar qye con el nuevo billete se compran mas cosas. Hay q tener en cuenta la inflación y el incremento del dolar. El salario mínimo es insuficiente para una familia de cinco personas. Con el billete de cien mil pesos en vez de mejorar el costo de vida, por el contrario va a empeorar.

  5. Quitarle tres ceros al peso es hacernos sentir masE pobres y robarnos el sueño de ser millonarios. El mínimo sera solo de $675,= que tristeza. Y la inflación sera alarmante todo nos parecera poquito

  6. En un pais de pobres los billetes de alta denominación son un problema y con el de $100.000 , los narcos, los paracos, los esmeralderos y en general los delincuentes estarán felices

  7. No puede ser, es como si hubiera habido una cosa de esas, como se llama?, se me va la palabra, inflación? que cosa mas rara, afortunadamente contrataron un estudio para descubrirlo. Hasta ahora me han gustado sus blogs, pero escribir que el agua moja no atrae a la mejor clientela.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar