Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Les voy a contar una historia que le sucedió a mi familia hace una década y media por estas épocas. 
Hacía varias semanas que no íbamos a una finca que teníamos entre Guasca y Gacheta, pues la última vez nos habíamos visto forzados a dar vuelta y regresar a Bogotá justo antes de llegar. Antes de tomar la carretera destapada desde la principal, un tendero nos había advertido que las FARC estaban en la vereda, en la casa de un vecino. 
Desde ese día, nuestro modesto lugar de reposo, un sueño que mi padre había logrado hacer realidad después de muchos años de trabajo, se convirtió en un nudo en la garganta para todos, especialmente para mi madre. Para aliviar sus nervios, mi padre había decidido ir ese martes inesperado de noviembre a llevar las provisiones que desde hace semanas hacían falta, esperando protegerse del destino con un cambio de rutina.
Lo esperábamos de vuelta esa misma noche, pero a medida que se fue haciendo más tarde y no llegaba, nuestra ansiedad crecía. A las diez de la noche, por fin oímos el pito del carro frente al garaje, pero en lugar de mi padre llegaron unos señores que nos entregaron instrucciones para comprar un radio teléfono, unas frecuencias y una nota. Estaba escrita por él pero provenía de una mente nublada por el miedo de quien pierde su libertad frente al barril de un fusil. Temí que nunca más lo volvería a ver.
Esos meses sin él no fueron fáciles y diciembre fue especialmente triste. A pesar de que mi madre intentó mantener el buen ánimo en la casa, la tristeza de sus ojos opacaba la sonrisa que su resiliente naturaleza forzaba. Era evidente que la dura negociación la estaba afectando.
Un día de diciembre nos ofrecieron una “tregua navideña” que nos generó la ilusión de pasar el 24 en familia. Al final, terminó siendo uno de los muchos engaños de ese largo proceso de negociación, lleno de tácticas de manipulación tormentosas empleadas para obtener ventajas calculadas, que sin importar el daño que causaran, pretendían quedarse con el patrimonio que mis padres habían construido durante toda una vida de trabajo honesto.
Al final, gracias a mi madre, que luchó como una leona, nuestra familia no terminó incompleta. Tuvimos mejor suerte que muchas de las otras familias víctimas de este conflicto. Abandonamos el país en un doloroso exilio y a medida que fui madurando, perdoné a quienes le hicieron tanto daño a mi familia. Comprendí que debía hacerlo por mi propio bien y por el bien de una sociedad que vive en deuda permanente con sus hijos por no poder cerrar el circulo vicioso de violencia y venganza. En lugar de lamentarme, tomé la decisión de aprovechar las nuevas oportunidades que me brindaba la vida y seguí adelante.
Hoy, ante esta nueva oportunidad que tenemos todos, estoy dispuesto a aceptar a quienes nos han causado tanto dolor dentro de la sociedad civil y nuestra democracia, incluso a pesar de que con su discurso siguen desdeñando a sus millones de víctimas. Esa disposición surge de la esperanza de que las nuevas generaciones puedan tener una vida llena de oportunidades que el lastre del conflicto armado nos ha negado a muchos de nosotros.
Sin embargo, cuando leí el comunicado que las Farc emitieron ofreciendo una tregua navideña, sentí un nudo en la garganta. Reconocí una vieja táctica que a mi parecer surge de un cálculo mediático y político empleado para obtener una ventaja estratégica, y no del arrepentimiento genuino que invita al perdón duradero y a la reconciliación. Por el bien de todos espero que no continúen pensando que nuestra generosidad es sinonimo de ingenuidad. Las nuevas generaciones de colombianos no tienen porque heredar un conflicto anacrónico que no les corresponde asumir.
@CamiloDeGuzman

Nota Bene: Aun nada está perdido. En muchos aspectos, la ley internacional es más castaña que clara. Existe un largo precedente de democracias respetables que han ignorado fallos de la Corte Internacional de Justicia invocando, entre otras doctrinas legales, cuestiones de seguridad nacional.
(Visited 60 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Creo en el poder de las ideas. Pienso que vivimos en el siglo de las oportunidades. Busco comprender, compartir y colaborar. Economista (B.A.), McGill University (Montreal, QC). Abogado (J.D.), The George Washington University Law School (Washington D.C.) con un programa en derecho internacional y comparado en Cornell Law School & Université Paris I Pantheón-Sorbonne.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

2

Estoy en guerra contra mi cuerpo desde antes de la adolescencia.(...)

3

Drogas, sexo, jóvenes, drama…y una ex Disney. ¿Cómo describimos a Euphoria,(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. SEMEJANZAS ENTRE LAS FARC Y LOS NAZIS

    Es una cuestion de historia recordar que cuando el Supremo Comandante de las Fuerzas Aliadas, General Dwight D. Eisenhower encontro las víctimas de los campos de concentracion, ordeno que fuesen hechas el mayor número posible de fotos e hizo que los alemanes de las ciudades vecinas, fuesen guiados hasta aquellos campos para que enterrasen a los muertos.

    Y el motivo lo explico asi:

    “Que se tenga el máximo de documentacion, de filmes, graben testimonios recopilen toda la información que sea posible, porque ha de llegar un dia en que algun idiota se va plantar y dirá que esto nunca sucedio”.

    No podemos sacar de la memoria y de la historia los millones de judios, rusos, cristianos y católicos que fueran asesinados, masacrados, violados, quemados, muertos de hambre y humillados, mientras Alemania y Rusia miraban en otras direcciones.

    Pero el mundo debe tener en cuenta que en colombia existe un grupo terrorista que esta realizando crimenes en contra de la poblacion, utilizando las formas mas mostruosas para asesinar campesinos, niños, ancianos, hombres y mujeres desde el año de 1964: “EL GRUPO NARCOTERRORISTA DE LAS FARC”

    Gobiernos como Venezuela, Cuba entre otros estan sosteniendo que las FARC no son terroristas y
    es increible que en colombia algunas personas y organizaciones internacionales pretenden engañar al mundo para que se olvide y no se reconozca el inmenso dolor causado al pueblo colombiano.

    En oslo y cuba con un discurso pobre y mal fundamentado, las farc pretenden convencer a la sociedad mundial que son un movimiento que lucha en beneficio del pueblo colombiano, pero no reconoce que aun continua sembrando los campos con minas y utilizando todos los medios de horror para mantener a mas de 40 millones de colombianos en el miedo.

    Pretenden que el mundo olvide todos los actos de barbarie y terror que han realizado por mas de 40 años en colombia, asesinando campesinos, secuestrando, manteniendo en cautiverio a ciudadanos de diferentes nacionalidades

    Así las cosas, la guerrilla de las Farc y los Nazis son la misma vaina pero en diferente época.

    Colombiano Mamado de las Farc
    @mamadodefarc

  2. No parece que someternos a los terroristas sea la esperanza de las nuevas generaciones. Al contrario, si no luchamos por nuestra libertad, los rufianes seguirán haciéndose cada día mas fuertes y exigentes, y además de su despotismo, tendremos que soportar también sus burlas, como esa de “las treguas navideñas”.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar